Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

La dieta de las grasas

¿Comer grasas ayuda a bajar de peso? ¿En serio…?
  
  




Si la palabra "grasa" le trae a la mente la imagen de un brownie, manteca y un
aumento de peso, usted no está solo. La gente suele atribuirle su
grasa corporal
a la grasa que incorporan en lo alimentos.


En realidad, no todas las grasas se
forman de la misma manera y algunas son esenciales para la salud. Las grasas
saludables
también pueden ser aliados útiles para las personas que buscan perder
peso.


Es importante que uno conozca sus datos nutricionales para conocer sus
opciones alimentarias para complementar sus esfuerzos para perder peso.

Grasas monoinsaturadas

Las grasas
monoinsaturadas
son saludables y pueden ayudar a disminuir el
colesterol, reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y a controlar su nivel
de azúcar en sangre.


También pueden aportar un sabor cremoso y rico a los
alimentos y aumentar la sensación de saciedad después de las comidas.


Las grasas
monoinsaturadas se encuentran en los frutos secos (almendras, castañas de cajú y
nueces) y mantecas hechas de frutos secos como manteca de maní o almendra. Otras
fuentes son el aceite de oliva, aceite de sésamo, la palta y las aceitunas.


Grasas poliinsaturadas


Las grasas poliinsaturadas, otro tipo saludable de grasa, puede disminuir los
niveles de colesterol malo, aumentar el colesterol bueno y reducir el riesgo de
desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas.  


El omega-3 y el omega-6
son dos tipos de grasas poliinsaturadas. Estas grasas saludables ayudan a
controlar el apetito entre comidas y mejoran el sabor de los alimentos, dos
factores importantes para la pérdida de peso.


Las nueces, los pistachos, la
manteca de maní, el aceite de oliva y los pescados grasos, como el salmón, son
excelentes fuentes de grasas poliinsaturadas.


Grasas saturadas y trans



Las grasas saturadas y trans son grasas no saludables y, si se las consume en
grandes cantidades, pueden provocar un aumento de peso.


Las grasas saturadas
pueden elevar el colesterol y suelen estar relacionadas con las enfermedades
cardíacas.


Se encuentran mayormente en productos de origen animal ricos en
grasas, como la crema, la manteca, el queso y algunas carnes, además de comidas
elaboradas con estos ingredientes.


Las grasas trans, un tipo de grasa
particularmente poco saludable, pueden elevar el colesterol y aumentar el riesgo
de sufrir enfermedades cardíacas.


Las grasas trans se encuentran en algunos
tipos de margarina, manteca y productos horneados, como galletitas, tortas y
facturas.

La
dieta mediterránea


La dieta mediterránea es un enfoque novedoso que incluye alimentos ricos en
grasas saludables. Según la

“Asociación de cardiología” de EE.UU.
,
la dieta mediterránea genera niveles más bajos de enfermedades cardíacas y una
menor mortalidad.

También puede ayudar en la pérdida de peso, ya que las grasas
saludables mantienen la sensación de saciedad hasta mucho después de las
comidas.

La dieta mediterránea incluye grasas saludables, como aceite de oliva,
salmón y palta, y muchas frutas y verduras, legumbres y cereales integrales.

¿Quieres
saber cómo preparar
recetas fáciles y
rápidas que quemarán la grasa de tu cuerpo
mucho más rápido que cualquier
dieta? Conoce a Karin Loser y su
Cocina Metabólica
haciendo clic
aquí
ahora