Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Cómo cuidar de una gata preñada

Consejos para que tu gata tenga un embarazo y un parto felices

Si tienes una gatita sin castrar, de más de cinco meses de edad, bien harás en pensar qué harías si llegara a quedar preñada.

O, si tu gata ya se encuentra embarazada, querrás que tus cuidados se adapten de la mejor forma posible a sus necesidades y a las de sus mininos.
 

Instrucciones para cuidar de una gata preñada 

  • Paso 1

Solicita una cita con tu veterinario tan pronto como sepas o sospeches que tu gatita se encuentra en la dulce espera. Tu veterinario hará una revisión del animal, para ver si se encuentra en buen estado y para determinar cuanto tiempo lleva preñada.

El embarazo de una gata dura alrededor de 65 días, aunque, al igual que en los humanos, puede ser un poco más o un poco menos. A menos que tu gato sufra de lesiones o de alguna enfermedad, no volverás a necesitar de la asistencia del veterinario. 

·         Paso 2

Discute la dieta con tu veterinario. Generalmente, a las dos semanas del embarazo deberás comenzar a mezclar algo de comida para gatitos dentro de la comida habitual para gatos adultos.

Incrementa el alimento para gatitos cada semana, hasta que la gata se encuentre consumiendo enteramente alimento para gatos chicos en la semana final del embarazo.

Tu veterinario también podrá proveerte de algún suplemento dietario para incorporar determinados nutrientes a la alimentación del animal.
 

  • Paso 3

En un primer momento, alimenta a tu gata preñada, al menos, dos veces al día, y luego sube a cuatro veces a medida que se vaya acercando el momento del parto.

Las gatas en la dulce espera suelen tener ingestiones más reducidas, aunque más frecuentes, por lo que también suelen terminar comiendo cantidades mayores al final del día.
 

  • Paso 4

Observa con atención a la gata para ver que no muestre signos de enfermedad. Ten en cuenta que puede tener ciertos malestares mañaneros y no comer demasiado de a ratos.

Sin embargo, si no ingiere agua, no come por varios días, o parece carente de energía, ponte en contacto con tu veterinario.
 

  • Paso 5

Unas dos semanas antes de la fecha de parto, confecciona una madriguera para que la gata pueda dar a luz. Tu gata preñada necesitará un lugar cálido y seguro alejado de otras personas y animales.

Una caja de cartón grande con los costados recortados para facilitar el acceso y rellena con una almohada o una sábana abullonada será un ambiente más que acogedor.
 

  • Paso 6

Recorta el pelaje alrededor de los pezones a medida que se aproxime la fecha del parto.

Esto le permitirá corresponder con facilidad las necesidades nutricionales de sus mininos inmediatamente después del nacimiento.
 

  • Paso 7

Mantén a tu gata dentro de la casa o departamento durante las dos semanas finales del embarazo. De este modo, te asegurarás que el nacimiento se produzca en un lugar seguro. 

·         Consejos y advertencias

    • Si una gata preñada tiene pulgas o parásitos, lo mejor es combatir estos padecimientos temprano durante el embarazo. Consulta a un veterinario acerca de las formas seguras de tratar parásitos en una gata preñada.
    • No suministres a una gata preñada ninguna medicación sin la previa autorización de un médico veterinario.

¿Quieres conocer a tu perro? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis, haciendo clic aquí.