Beneficios y desventajas de llevar a un bebé a la guardería

Un niño debe enfrentarse a muchos cambios en su vida. Uno de los primeros es cuando debe acudir a la guardería. Conozcamos cuáles son las virtudes de asistir a ella y cuáles son los posibles inconvenientes que pueden presentarse

Los padres envían a sus niños a una guardería por muchos motivos. “Puede ser porque trabajan ambos o porque advierten que el niño necesita comenzar a interactuar unas horas con otros pequeños de su misma edad.

Uno de los beneficios más grandes que se pueden mencionar es la importancia de la convivencia ya que enriquece, aunque también hay que considerar que los hábitos que se adquieren no siempre son positivos”, destaca la psicopedagoga española Edith Martínez Rosa.

Ventajas de las guarderías

1.- Aprendizaje: “Un niño aprende realmente a ser sociable cuando comparte con otros pequeños de su misma edad. Cuanto antes incursionen en esto, mejores resultados se lograrán y mayor beneficio para los niños y para los padres también”, señala la profesional.

2.- Independencia: “El bebé que está creciendo comienza a entender que pasar algunas horas alejado de su madre es posible. De a poco, irá adquiriendo cada vez más libertad y es muy saludable para el niño y todo su entorno”, destaca la especialista.

3.- Generosidad: “El compartir es parte del aprendizaje. Los niños aprenden a compartir a la maestra, los juguetes, los tiempos y todo. Es fundamental poder hacer hincapié en esto y desarrollarlo no solamente en la etapa de la guardería sino en el hogar y en el resto de los períodos educativos”, opina la psicopedagoga.

Desventajas de las guarderías

1.- Los pequeños enferman de modo frecuente. “Esta situación es uno de los motivos por los cuales los padres dudan bastante a la hora de apuntar a los hijos o no en la guardería.

Hablamos de padres que tienen la posibilidad de quedarse en el hogar a cuidar a los niños.”, revela la experta.

2.- Los niños muy sobreprotegidos pueden sufrir más de la cuenta a la hora de desapegarse de la familia.

“Sin embargo, no hay que preocuparse demasiado ya que los niños se adaptan más rápidamente de lo que creemos a los cambios y en cuanto se den cuenta que la pasan muy bien en la guardería se olvidarán de la preocupación”, expresa la profesional.

3.- No dar con la guardería indicada o que respete las necesidades del niño que asiste. Es mejor poder visitar varias instituciones para hacer la mejor elección posible.

“Muchas de las quejas de los padres residen en la falta de entendimiento con los directores o maestros de la escuela por lo que es muy importante hacer una elección a consciencia”, finaliza diciendo la especialista.

¿Tus hijos se portan mal y ya no se sabes qué hacer? Nuestro curso gratis Cómo enseñar buenos modales a los niños te ofrece una guía paso a paso, y para cada edad, para enseñar a tus hijos buenos modales y a ser un invitado educado. Comienza ahora haciendo clic aquí