Cómo usar Internet para aprender

Estudiar con Internet es posible y beneficioso, si hace como se debe
  
  


Cuando
les preguntamos a los adolescentes qué hacen cuando los vemos sentados frente a
la computadora, muchas veces su respuesta es “estoy estudiando”.

Todos sabemos
que de momento, son pocos los profesores que utilizan internet para enseñar, sin
embargo, estudiar con la red es algo a lo que nos deberíamos ir acostumbrando,
porque son muchas las ventajas que este medio puede ofrecer en materia de
educación.

Una
herramienta para aprender con imágenes

Todos
nosotros tenemos libros de cocina en casa, y si les pregunto qué libros de
cocina son los mejores, casi seguro que me dirán al unísono: los que tienen
fotos.

A lo
largo de sus años de
aprendizaje formal, los niños, niñas y adolescentes deben
adquirir miles de conceptos nuevos, y dentro de estos, muchos presentarán
dificultades para ser asimilados porque generalmente se presentan fuera de
contexto. Ante estos casos, utilizar una imagen de internet puede ser de mucha
utilidad.

Aprender
con imágenes estimula la zona derecha del cerebro, haciendo que los estudiantes
presten más atención a los conceptos, activando con más facilidad la
representación interna de los mismos y fijándolos con más fuerza en la memoria a
Largo plazo.

Por ello, cuando los hijos o alumnos no comprendan un concepto
sería de mucha utilidad invitarlos a buscar imágenes que les ayuden a
integrarlos con más facilidad.

Un lugar
donde aprender a su manera

En el
siglo XX, la mayoría de los estudiantes tenían limitado su aprendizaje por
aquello que estudiaban en los centros educativos. Pero en el siglo XXI, es en
internet donde realmente aprenden de verdad.

 Algo
cada vez más común, es que un alumno cuente a su profesor la historia y
costumbres de un pueblo con muchísimos más detalles que un libro de texto porque
lo ha aprendido jugando a su videojuego favorito o porque está relacionado con
su película preferida.

Pero es
que cada vez son más las situaciones en las que estos estudiantes después de
interesarse por algo que el profesor comentó en clase, buscaron en internet y
pasaron una hora viendo un documental, o varios, sobre el tema en cuestión.

No
digo que estudien más que antes, sino que por primera vez en mucho tiempo,
buscan información sobre un tema que les interesa sin que nadie se lo marque
como tarea.

Los
jóvenes de hoy en día buscan tutoriales para aprender a realizar vídeos, leen
artículos sobre trucos de videojuegos o visitan periódicamente blogs sobre temas
de ecología por iniciativa propia, y eso es algo que los docentes deberían
explotar. ¿No están de acuerdo?

Una forma
interactiva de comunicación

Algo que
muchos profesores ya comienzan a incorporar a sus estrategias de enseñanza es el
uso de un blog para comunicarse con el alumnado.

Este tipo de iniciativas son
muy positivas porque hacen que el alumno, nativo digital, establezca un mayor
vínculo con su profesor inmigrante que está realizando el esfuerzo de “hablar su
idioma”.

Aún queda
mucho para que la mayoría de los blogs docentes estén a la altura de muchas
páginas de internet que capturan la atención de los alumnos y los mantienen
clavados a la silla como por arte de magia, pero lo que si se está consiguiendo
es que alumno se sienta más motivado, más comprometido con su aprendizaje, que
pregunte y que intercambie ideas con su profesor y sus compañeros.

Por eso,
cada vez son más los profesores que se animan a utilizar las nuevas tecnologías,
incorporando plataformas como Moodle o blogs educativos a sus clases.

Internet
crece a ritmos agigantados y está modificando nuestra forma de vivir, de
relacionarnos de enseñar y de aprender.

Por eso, es muy interesante estudiar la
forma en la que los estudiantes utilizan estos recursos para construir nuevos
aprendizajes y a la vez, aprender acerca de cómo son capaces de construir nuevos
conocimientos de manera más profunda y acelerada.


Por Jenny
Guerra Hernández


www.facilmente.org

¿Tu hijo no quiere estudiar? Inscríbete ahora
en nuestro curso gratis Ayúdame a entender cómo estudiar