Mi búsqueda genealógica llegó a un punto muerto. ¿Y ahora qué?

Recursos para el momento en que parece que ya no podremos avanzar en la búsqueda de nuestros antepasados
  
  

El primer momento, en el que uno
es un principiante absoluto, se supera a través de pasos ya mencionados en otras
notas: leyendo, estudiando, navegando por Internet y conversando con gente que
comparte la afición, el interés, o la necesidad de saber.

 

Después de esa etapa, muy
inicial, mientras se dedica uno a su propia investigación, hay momentos en que
se llega a un punto en que “se da contra una pared”. Siento que es entonces
cuando se potencia el valor de las redes, las listas y las reuniones.

 

En ese momento uno tiene un
problema aparentemente insoluble, pero lo tiene acotado y definido, sabe
especificarlo, y puede por lo tanto hacer la pregunta específica a un ambiente
de cooperación como una lista. Y es en ese momento cuando la experiencia de
algún lector, el conocimiento de otro, o un enfoque distinto y creativo de un
tercero al que “se le prendió la lamparita”, puede ayudar a resolver el
problema.

 

En otro orden, creo que al
pedir ayuda es bueno recordar que el correo electrónico no incluye sobre, ni
estampilla. A priori y sin hacer alguna averiguación, uno no sabe desde donde
llegó ese correo. Puede ser de un vecino. Puede ser de un suscriptor en
Australia.

 

Un pedido como el que
mencioné al principio, “Nada sé. Dígame todo”, a mi entender tiene pocas
posibilidades de ser productivo. Por cierto, la respuesta – si la hay – no será
breve. Es mucho lo que habría para decir.. parecería que demasiado. ¿Alguien
intentará explicar todo lo que habría que explicar? (Suponiendo que alguien
supiera todo lo que hay para explicar, y para aprender!).

 

Ayudar por escrito lleva un
tiempo, ayudar por teléfono lleva menos… Sería bueno saber que no está de por
medio un llamado de larga distancia! O lo que es mejor en tiempos de crisis.
También uno puede pedir ayuda y escribir “Si me puede ayudar y prefiere hablar
por teléfono y está en …. (su ciudad), por favor hágame llegar su numero de
teléfono así lo llamo y no necesita escribir tanto”.

 

Son todos detalles que
“ayudan a ayudar”.. y espero que algún punto de todos estos sea de utilidad para
alguien.

 

¡Buena búsqueda!

Por
último, recuerde aprender algunas palabras y frases básicas en el idioma de
sus anteapsados. Puede hacerlo ya mismo inscribiéndose ahora en
nuestros cursos gratis de idiomas (haga clic
en el nombre del curso):

Inglés
Francés
Italiano
Portugués