Abuelos: cuando la distancia no cuenta

Estar a muchos kilómetros de sus nietos, no significa que el vínculo deba debilitarse. Hoy en día, y gracias a la tecnología, poseemos una gran variedad de formas de mantener vivo el contacto con los seres queridos, sin importar la distancia a la que nos encontremos.
  
  

Hoy en día, millones de familias
occidentales se encuentran separadas por distancias que son demasiado extensas
como para tener una relación diaria y cotidiana.

Aunque las estadísticas oficiales no midan
estos fenómenos, las experiencias personales que hacen alusión a esta
problemática son realmente extensas. Puede darse una idea de esto con solo
consultar en su vecindario o lugar de trabajo.

¿Cuántos de sus amigos, colegas o
vecinos, viven en familias con tres generaciones presentes en la misma ciudad?
¿Cuántos abuelos viven cerca de sus hijos y nietos? ¿Cuántos padres tienen a sus
propios padres cerca?

¿Por qué los occidentales se mudan tanto?
Los diferentes censos realizados citan muchas razones, entre las cuales están
las necesidades económicas, afectivas (por casamientos), para hacer otro tipo de
vida, o por la salud. Ciertas regiones de los diferentes países atraen a la
gente porque se especializan en ciertas industrias, o tienen un atractivo
geográfico especial.

Pero sean cuales fueran las razones,
sabemos que la distancia afecta negativamente la proximidad de la familia, y
especialmente el lazo abuelo-nieto. Gente de todas las edades se comunica con
este portal continuamente para pedir sugerencias sobre cómo superar las
dificultades que la distancia impone ante sus afectos.

Muchos abuelos que viven dejos de sus
nietos desean saber si el axioma "fuera de la vista, fuera de la mente" es
efectivamente cierto.

Nos preguntan; "vivir a una larga distancia y lejos de mi
nieto me relega inevitable a desempeñar solo un papel simbólico en su vida?"
(José Raindi, Buenos Aires). O "cuándo tales situaciones se tornan inevitables…
¿que puedo hacer para dar vuelta los resultados de no tener un contacto más
frecuente con mis nietos?" (Alberto López, Lima).

O "¿Cómo reduzco al mínimo los
efectos negativos de la distancia? No deseo ser una abuela olvidada"(Juanita
Koyum, Madrid, España). Este es un tema serio, sin respuestas fáciles.

¿Cuáles son los efectos negativos que la
distancia inflige en el lazo de los abuelos y los nietos? Para responder esto,
primero deberíamos entender dos de los ingredientes emocionales y espirituales
que conforman la "conexión vital" entre los abuelos y nietos:

Primero: El tiempo que se pasa sin
relacionarse es directamente proporcional al “enfriamiento” de la relación. Y
las relaciones son difíciles de establecer cuando los abuelos y nietos viven a
una larga distancia entre sí.

Segundo: El contacto cotidiano, siempre
será un aliado. Para hacer que la relación prospere, los abuelos y los nietos
necesitan compartir una vida cotidiana con la otra persona, especialmente en los
primeros años de vida del nieto. Viviendo lejos, el abuelo y el nieto poco
sabrán del otro, porque habrá poco contacto y tiempo para los cariños y afectos.

Pero más allá de esto, no tendría que
importar cuan lejos esté viviendo de sus nietos, ya que hay dos cosas que
trabajan a su favor y pueden ayudarle a mantener viva su relación.

En primer lugar, los chicos pequeños
tienen la capacidad de ampliar tiempo. ¿Recuerda cuando usted era más joven, y
el tiempo parecía transcurrirle más lentamente, las calles más largas, y los
edificios más grandes? Esto significa que el tiempo que usted pase solo con su
nieto será muy disfrutado por él, y puede gratificarlo por un período
considerable.

En segundo lugar, créalo o no, la tecnología es un aliado
magistral. Se ha convertido en una gran ayuda para fomentar las relaciones
emocionales en la distancia. Sin dudas, la tecnología no puede ayudar a bajar la
fiebre, ir de pesca, o dirigirse al circo, pero puede jugar muy a favor para
fomentar la comunicación, un factor imprescindible de mantener entre un abuelo y
su nieto, sin importa cuan lejos o cerca vivan.

Aquí le señalamos algunos principios
básicos e ideas prácticas sobre como aprovechar los factores citados, para que
los abuelos que vivan lejos puedan mantener una fuerte conexión en la distancia:

El principio básico es
mantener la comunicación con continuidad

Convoque a una reunión
familiar con sus hijos y nietos.

Identifique los
problemas, -y discútalos-, que causa el hecho de estar geográficamente
separados.

Prometa reducir al mínimo
la tristeza de su familia manteniendo una comunicación constante y estando
físicamente juntos todo lo que les sea posible. A los chicos les encantará oír
esto.

Idee un plan para estar
junto a su nieto todo lo que le sea posible. Los chicos también estarán muy
alegres de esto.

Prometa poner, a favor de
este plan, todos sus recursos financieros posibles. Por ejemplo, págueles un
boleto de micro, tren o avión a sus nietos mientras sus padres se vayan de
vacaciones. Los abuelos pueden ahorrar durante todo el año, y no les resulta tan
dificultoso pagar unos pasajes al año.

Tenga en cuenta pasar la
mayor cantidad de tiempo posible "solos" junto a su nieto, y coordine hacer esto
en las visitas, durante las vacaciones de los padres, etc. Planee también hacer
excursiones juntos.

Mantener una conexión a la distancia es
también ser creativo para llegar a ser parte de la vida diaria de su nieto tanto
como le sea posible. Entonces, cuando se encuentren en persona, no habrá
molestos momentos en lo que usted no sabrá que era exactamente lo que su nieto
ha venido haciendo últimamente.

Los chicos pequeños crecen y cambian
rápidamente. Muchos chicos nos dicen que cuando no hablan con sus abuelos (a la
distancia) de forma regular, sienten que, cuando se reúnen con ellos, están
frente a una especie de extraño. Por suerte, esto se modifica rápidamente
después de un par de días de estar juntos.

Y muchos se quejan de que sus abuelos
pasan demasiado tiempo con los padres (porque no los han visto desde hace
tiempo) y no bastante con ellos mismos.

Mantener una conexión fluida es
verdaderamente muy importante. Estas formas le permitirán un contacto diario y
espontáneo:

La tecnología, esa gran aliada.

La tecnología es la mejor aliada de los
abuelos que viven a largas distancias. Usted puede utilizar las computadoras,
los fax, o el clásico correo para mantener un contacto significativo con su
nieto.

Muchos chicos son
expertos en computación. Los abuelos también deberían aprender a utilizarla sin
mayores dificultades. Por suerte, el costo de una computadora, es
perceptiblemente menor que en los tiempos pasados, aún con los vaivenes
económicos que sufre América Latina.

Las oportunidades que puede dar el E-Mail
(Correo Electrónico), el Chat, (Puede conversar con su nieto por escrito, en
tiempo real) y ahora también la videoconferencia (lo mismo que el chat, pero
también viéndose las caras a través del monitor) están a nuestro alcance.

El
e-mail, los juegos de computadora en línea, y la capacidad de enviar y recibir
notas (desde recetas, hasta bromas, pasando por cartas de amor y chismes) pueden
hacer que mantenga un contacto fluido, interesante, vibrante y relevante con su
ser querido. También  puede tener su propia Página Web en el atrapante mundo de
Internet.

Los fax son muy útiles.
Una abuela que nos escribió hace poco, nos contó que compró varias máquinas de
fax a sus nietos para poder permanecer en contacto de forma diaria, y más
económica. Los chicos pueden enviar por fax dibujos, bromas, tarjetas, boletines
escolares, etc. Esta abuela nos contó que les envía a sus nietos una pequeña
nota de estímulo varias mañanas a la semana.

El contacto telefónico
también es muy importante. ¡Es una voz en vivo! Pero asegúrese de llamar
especialmente a su nieto. Su nieto no desea venir detrás de sus padres, sino
sentirse especial, y como un individuo.

Si usted quiere llamar a algún otro, o
charlar con cierta persona de la familia, contáctese con ellos por separado. Es
mejor llamar en un momento en el que sabe que su nieto no tiene otras
actividades, como su tarea escolar o su padre gritándolo que su comida ya está
sobre la mesa.

Correo: Las cartas de
afecto y los pequeños símbolos son muy importantes. Si usted no tiene un fax o
una computadora, anime a su nieto a que le envíe fotos, dibujos, tarjetas etc.,
y hágalo usted también. Sólo una carta con un chicle es muy aceptable para
comenzar esta correspondencia. Los chicos más pequeños se fijan más en la forma
que en el contenido, y el solo hecho de recibir una carta especialmente
confeccionada para ellos, es más importante de que hay dentro.

Videos y casetes. Las
cámaras fotográficas y los videos son excelentes maneras de establecer un
contacto con su nieto. Seguramente los guardará junto con sus fotos y otros
antecedentes familiares. Envíe muchas fotografías. Trate de comprarle a su nieto
su propia cámara fotográfica, para que él tome fotos para usted.

Lo más importante, esté
allí cuando su nieto tenga acontecimientos importantes como graduaciones,
eventos religiosos, recitales, días de fiesta, o cualquier acontecimiento que su
familia valore mucho.

Sea creativo al usar su propio ingenio
para mantener a su nieto emocionalmente cercano. Podrá experimentar las
respuestas que seguramente recibirá al hacer el esfuerzo de amar y cuidar a los
nietos que vivan lejos. Los chicos lo saben, significa todo un mundo para ellos,
y no dudarán en devolverle ese afecto. Y cuando crezcan, y pueden viajar por sí
mismos, estarán impacientes por ir a visitar a sus amados abuelitos.

 "Mi abuela
realmente me ama y extraña", nos escribió cierto día a nuestro e-mail una Jazmín
Palacios, una nena de diez años, "aunque vivo muy pero muy lejos, recibo
noticias de ella casi todos los días.

Ella me llama y escribe, y me envía lanas
para hacer tejidos. Y cada año, paso dos semanas con ella durante el verano.
Cuando sea más grande, voy a ir a la universidad de la ciudad en donde ella
vive, así podré verla más seguido".