Los adultos mayores, ¿son frágiles?

Tendemos a pensar que, después de cierta edad, todos se vuelven débiles. Pero la realidad indica que se trata sólo de otro mito sobre el envejecimiento…

Los adultos mayores, en su gran mayoría, siguen estando en buenas condiciones físicas hasta bien entrados en la vejez. Además de poder realizar las tareas de la vida diaria, se desempeñan activamente en la vida comunitaria.

 

El mantenimiento del máximo de capacidad funcional es tan importante para los adultos mayores como el verse libre de enfermedades.

 

Estilo de vida y envejecimiento

 

La capacidad de nuestros sistemas biológicos (por ejemplo, fuerza muscular, capacidad cardíaca, etc.) aumenta en los primeros años de vida, alcanza el máximo al principio de la edad adulta y de ahí en adelante disminuye; la velocidad de esa disminución depende, en mucho, de factores externos relacionados con el modo de vida, incluidos tabaquismo, consumo de alcohol, régimen alimentario y la clase social; la curvatura (la pendiente) de dicha disminución puede llegar a desencadenar discapacidad.

 

Sin embargo, la aceleración de la disminución provocada por factores externos, es reversible a cualquier edad, ya que se reducen los riesgos; si ya hay discapacidad, hay mejorías por medio de rehabilitación y las adaptaciones del entorno físico pueden ayudar a reducir el avance de la discapacidad.

 

Muchas enfermedades crónicas que reducen la capacidad funcional son el resultado de un modo de vida poco saludable. Existe el reporte de que el alcohol es la causa principal de discapacidad masculina en los países industrializados, y la cuarta causa en los hombres de los países en desarrollo.

 

Sucede igual con las enfermedades cardiovasculares y los cánceres, ya que son causa importante de discapacidad en todos los países, hay un aumento de las enfermedades no transmisibles que además la mala nutrición, hacen que la carga sea doble.

 

Los factores sociales también afectan la capacidad funcional, como son la educación deficiente, la pobreza y las malas condiciones de vida y del trabajo, lo que hace probable la reclusión en instituciones.

Medidas para mantener un nivel máximo de salud y actividad en el adulto mayor:

 

  • Promoción de los beneficios de los modos de vida sanos.
  • Legislación sobre venta y publicidad de alcohol y tabaco.
  • Garantizar los servicios de atención de salud y de rehabilitación para los adultos mayores.
  • Adaptación de los entornos físicos a las discapacidades existentes.
     

¿Necesitan atención?

 

La gran mayoría de adultos mayores siguen estando en condiciones de salud adecuadas y en la capacidad para cuidarse, los muy ancianos pueden requerir ayuda, atención y asistencia diariamente.

 

Se han definido distintas medidas para pronosticar las necesidades de atención de una población que envejece, una es la de estimar la esperanza de vida sin discapacidades; en los países desarrollados ha bajado el nivel de discapacidades graves, a razón anual de 1.5%.

 

La quinta parte de la población adulta, en los países desarrollados sí recibe una formal atención médica y social, de esta atención una tercera parte es en instituciones y dos terceras partes en los hogares, porque se trata de que el adulto mayor permanezca en su propio hogar el mayor tiempo posible.

 

Los adultos mayores son receptores y proveedores de atención, además de cuidar a hijos y nietos y otros familiares, dicha atención se brinda por cariño y por un sentido de obligación y sin expectativas de reciprocidad, y las exigencias pueden ser estresantes y perjudiciales para la salud del adulto mayor.

 

Y si quieres saber cómo envejecer sin volverte viejo, nada mejor que nuestro curso gratis de Longevidad. Inscríbete ahora haciendo clic aquí.