Home > Vida cotidiana > Espiritualidad

Religión

La tercera edad estuvo presente en el Jubileo

Los mayores tuvieron su oportunidad en el Jubileo del año 2000, logrando un espacio propio de bendición papal en un llamamiento a la reflexión en esta etapa y en la reivindicación de su importancia social.

El 17 de septiembre, por intermedio de una Misa brindada por el Papa Juan Pablo II en la tradicional plaza de San Pedro, se celebró el Jubileo de la Tercera Edad, en momentos en que todavía se recordaban la impresionante experiencia obtenida tras la Jornada Mundial de la Juventud, con dos millones de jóvenes.

El acto estuvo precedido por un intercambio de experiencias y testimonios y por la tarde se dieron lugar distintos tipos de reuniones y encuentros, con la presencia de conjuntos teatrales y musicales como el Coro de los Alpinos, piezas clásicas, canciones napolitanas y otras.

El sábado 16 se celebró un Foro para los representantes de movimientos, parroquias y asociaciones para discutir “El don de una larga vida: responsabilidad y esperanza”.

De esta manera los mayores fueron convocados a presenciar las distintas reuniones y en conmemoración del Jubileo de la Tercera Edad se han propuesto diversos gestos solidarios.

Específicamente, se buscó ampliar un centro de reunión para musulmanes y cristianos mayores en Belén y brindar apoyo económico a algunas mujeres trabajadoras en artesanías de Bangladesh, para incentivar a que progresen en su propia actividad.

El Jubileo de la Tercera edad trató de dar un espacio para evaluar este instante de la vida desde un sentido más comprensivo, a pesar de los cambios corporales, cambios de vida y otros.

En la reflexión estaban invitados tanto las personas para las cuales la vejez es un motivo de paz y tranquilidad, como para aquellas que la padecen, concentrándose en sus deterioros físicos o en sus temores.

El grupo de los mayores de esta manera adquirió su propio espacio en el jubileo, en un modo de reflejar su importancia cada vez mayor en la sociedad y una valoración particular, como así también un espacio mayor en la actividad eclesiástica.

El 17 de septiembre se buscó agradecer el “don de la vida”, y ofrecer solidaridad.

Por la mañana, el Papa ofició una Misa proclamando la necesidad que tiene la Iglesia y los jóvenes de los mayores.

Reconociendo la cada vez mayor presencia de mayores en la sociedad y su importancia e incitando mediante el jubileo a transitar su camino con el mensaje de Cristo, llevando su experiencia y sabiduría.

El Papa definió a este momento tan particular de los mayores como un tiempo para reorganizar la propia vida, haciendo fructificar la experiencia y las capacidades adquiridas, de modo de vivir con la mayor dignidad y en plenitud esta etapa de la vida.

El Consejo pontificio para los laicos participó de estas discusiones y reflexiones subrayando la responsabilidad de llevar una larga vida.

De este modo, se convocó a las familias, laicos y personas religiosas a ayudar a las personas de la tercera edad a renovarse, para que puedan expresarse mejor, activamente en la Iglesia y para que sean tratados como personas dignas.

El papel que se le adjudicó aquí a los mayores es la responsabilidad de transmitir su experiencia y riqueza al resto de las personas.

El jubileo fue un llamado a los mayores a la necesidad que de ellos tiene la Iglesia, los jóvenes y la importancia que transmitan su fe en Dios.

También en Buenos Aires se organizó una celebración, bajo la iniciativa de la Comisión Arquidiocesana de Personas Mayores, bajo las directivas del jesuita Ernesto Giobando, con el propósito de “Celebrar los años con Jesús”.

Uno de los mayores grupos que se adhirió fue Vida Ascendente, un movimiento laico constituido por personas mayores, con la intención de seguir y progresar en los caminos de la fe y el Evangelio.

Este movimiento, lleva el aval y el reconocimiento de la Santa Sede, por lo que su presencia es una prolongación que transmite la fe eclesiástica, en ocasión de la homilía papal.

El Jubileo celebrado en Roma también fue un llamamiento a una mayor valoración de las personas mayores a los que en ocasiones se suele ignorar porque tienen una menor productividad.

Por lo tanto, la ocasión fue motivo oportuno para el llamado a la solidaridad que une a las distintas edades con sus preocupaciones particulares, en un estado de mutua necesidad.

 

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Humor: cuestiones de procedimiento

Humor: cuestiones de procedimiento

Sepa como preparar un pavo al whisky mientras le da su remedio al gato.

Eliminado las malezas sin químicos ni productos tóxicos

Eliminado las malezas sin químicos ni productos tóxicos

Años atrás, nadie utilizaba pesticidas u otro tipo de productos químicos para combatir la maleza de los jardines, y sin embargo, tenían mucho éxito en erradicarlas. En esta nota, las técnicas que más utilizaban los jardineros del pasado, para combatir las malas hierbas

Pollo asado estilo mexicano

Pollo asado estilo mexicano

Tan solo 15 minutos de preparación y una deliciosa receta de pollo asado con un toque mexicano…

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: