La prevención bien entendida comienza por casa

Mantener una casa en buen estado puede parecer aburrido, pero sin dudas nos ayudará a prevenir problemas mayores. Aquí, una completa lista para colgar en la puerta de su heladera, y recordar hacer todo… en el momento exacto.

Usted se ríe de la gente que se queja por el hecho de que sus vidas hogareñas son muy rutinarias. ¡Cuan distinta es la suya!

Basta con recordar la última tormenta, cuando el agua de la lluvia comenzó a entrar en el living debido al agujero que había en el techo de la terraza… o esa ocasión en la que el humo de la chimenea inundó la casa, debido a la grieta que había en el escape.

O por que no, el verano pasado, en el que un día se cocino entero dentro de su casa, ya que el aire acondicionado no tenía hecho el mantenimiento, y por ende no funcionaba.

No existen muchas alternativas: si desea quejarse junto con sus amigos de lo rutinaria que es su vida hogareña, deberá tomarse el tiempo necesario para efectuar el aburrido trabajo que demanda el correcto mantenimiento de una casa.

Para facilitarle este trabajo, le hemos preparado una lista con todo lo que usted debería hacer -y cuándo debería ser hecho-, para colgar en la puerta de su heladera.

Imprima esta lista, corte por la línea punteada, y cuélguela en la heladera


Para realizar una vez por año (en primavera)

Artefactos a gas: Sus artefactos a gas (cocina, calefón, termotanque, calderas, chimeneas, etc.) deben ser examinados anualmente. Cualquier desperfecto debe ser solucionado lo antes posible.

El profesional al que llame, debería hacer una prueba de dióxido de carbono, un examen completo del artefacto y de sus sistemas de ventilación (para asegurarse de que no está perdiendo demasiado calor por alguna parte, que los conductos no estén tapados, que no se acumule gas por una mala ubicación de los conductos, etc.) y una prueba de humo (para ver si el combustible se está quemando correctamente).

Agua corriente: Usted mismo debe controlar la calidad del agua. Si no sabe como hacer esto, comuníquese con su compañía abastecedora. Recuerde siempre que el tanque de agua también debe limpiarse con regularidad.

Aire acondicionado: Limpie o sustituya los filtros de los acondicionadores de aire de cada cuarto. Limpie y reinstale las unidades de aspiración. Programe un nuevo ajuste para el acondicionador de aire central.

Revisiones varias: Además de las tareas citadas, controle el extintor, pruebe las baterías de su alarmar del humo, y limpie y arregle los colchones.

Para realizar dos veces por año (en primavera y otoño)

Controle las habitaciones: Examine cada cuarto para saber si se necesita efectuar alguna reparación, reemplazar algún estante que haya estado sobrecargado, o cualquier mancha de humedad que se encuentre en el techo.

Examine los canales de desagüe exteriores, y quite las hojas y/o las ramas que allí se encuentren. Controle las bases y los montajes de las antenas o receptores de TV. Controle el sótano para saber si puede notar alguna filtración de agua.

Chequeos de superficie: Revise cualquier lugar oculto de la casa, como detrás de un ropero o debajo de la heladera. Alise cualquier superficie que forme escamas, y haga los retoques cuando sea necesario.

Controle la chimenea, el sótano, la azotea, y la calzada, y repare cualquier grieta de rayita que encuentre en cualquiera de estos lugares. Fíjese si es necesario volver a enduír algún techo.

Ventanas y puertas: Reemplace la masilla floja de los marcos de madera; píntelas para no dejarlas desparejas.