Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

La cebolla, ahora también contra el cáncer 

Además de hacernos llorar, parece que las cebollas pueden ser muy efectivas en la lucha contra el cáncer. Esto según un nuevo estudio que además afirma que cuanto más fuertes sean las cebollas, más fuerte será su efecto sobre la salud. 
  
  

Se descubrió que la cebolla
actúa en conjunto con otros factores como la radiación solar y otros componentes
de la dieta (cereales, tomates, frutas y ciertos tipos de grasas animales y
vegetales, entre otros) en la prevención del cáncer de próstata, pulmón hígado,
colon, y algunos tipos de melanoma.
 


Se sabe por ejemplo que una moderada exposición al sol reduce el riesgo de
cáncer ya que estimula la producción de vitamina D, pero el potencial poder de
la cebolla aún se desconoce, debido a que hasta aquí no se le había prestado
mucha atención.





No obstante se llegó a la conclusión de que las variedades más poderosas de la
cebolla (aquellas con olor más fuerte) tienen una capacidad especial para
combatir el daño a las células causado por el cáncer debido a su alto efecto
antioxidante.



Los fenólicos y flavonoides, fitoquímicos que se encuentran en frutas y
vegetales, inhiben la producción de sustancias dañinas y destruyen los radicales
libres que atacan a las células, reduciendo de ese modo el riesgo de padecer
enfermedades crónicas como las que atacan al corazón, la diabetes o distintos
tipos de cáncer.



Para la investigación se utilizaron células afectadas por cáncer de colon y se
las trató con diez variedades de cebolla diferentes. Allí se descubrió que las
más fuertes eran las que proveían el mayor efecto contra la proliferación de
células cancerígenas.



Las cebollas son el segundo cultivo del mundo dentro de la horticultura, además
de ser la mayor fuente de flavonoides en la dieta humana. Además de su efecto
anticancerígeno, los flavonoides son antialergénicos, antivirales y combaten
virus e inflamaciones.



Las cebollas contienen además un componente llamado quercetina, que es el que
les otorga su penetrante olor. La quercetina es un potente antioxidante que
también ha sido vinculado –además de su uso para combatir el cáncer– con la
prevención de enfermedades coronarias y de las cataratas.



Fuente: Journal of Agricultural and Food Chemistry,
Nov. 2004


Y si quieres aprender los secretos para vivir más y mejor a través de la comida,
inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Nutrición
saludable
, haciendo

clic aquí
.