Home > Salud y Bienestar > Medicina

Salud sexual

El tamaño del pene y la inseguridad sexual

¿Cómo influyen en la inseguridad sexual el tamaño del pene y la eyaculación precoz?

El tamaño del pene es más una preocupación masculina que femenina. Una de las cosas en la que las mujeres coinciden es que lo que más deserotiza de un hombre con un pene pequeño no es tanto el tamaño, como la inseguridad que transmite al considerarlo un problema, su actitud acomplejada y poco seductora y su forma “mecánica” de emprender la relación sexual.

Es mucho más erótico para una mujer estar con un hombre de pene pequeño que se siente seguro de cómo tratarla en la cama, y que usa todos sus recursos para seducirla, excitarla y acompañarla en su placer, que con uno de pene grande que no sabe qué hacer con él o es brusco y poco sensible.

El tema del tamaño, si bien no es desdeñable (tantos hombres sienten tanta inseguridad que están dispuestos a operaciones y procedimientos sumamente riesgosos para cambiar esta situación), también tiene que ver con compatibilidades.

Si un hombre de pene relativamente grande se encuentra con una mujer de vagina pequeña se producirá la misma incompatibilidad genital que si fuera viceversa (un hombre de pene pequeño con una mujer de vagina grande).

Aunque la vagina es un conducto flexible que se hincha y esponja durante la excitación y puede adaptarse a casi cualquier tamaño de pene, hay posibilidades de que ésta sea muy flexible y dilatada para el tamaño de él.

La eyaculación precoz es uno de los problemas serios de nuestra época y su altísima frecuencia más que tener que ver exclusivamente con el área sexual, se relaciona más con una forma ansiosa, apurada y nerviosa de enfrentar la vida.

Los hombres que sufren de eyaculación precoz suelen ser personas que viven su vida con rapidez y sin disfrute, sin degustarla, probablemente coman también apurados, caminen rápido y les cueste concentrarse con presencia y lentitud en alguna actividad sosegada y tranquila.

Entonces la solución no pasa por trabajar con su genitalidad (que es solamente el síntoma del problema), sino con su forma integral de relacionarse consigo mismo, con la vida y con las otras personas.

Tanto hombres como mujeres en general se relacionan con su sexualidad como si fuera un espacio de competencias, una carrera con un único objetivo: el orgasmo.

La relación sexual tiene más un sentido de encuentro, de placer compartido, de conocerse, de transitar juntos un camino, con conciencia y disfrute, que de lograr llegar a una meta.

Si las personas se ponen el rendimiento y el “llegar a algún lado” como único camino posible de su sexualidad, es posible que se estén perdiendo una gran parte del sendero, que tiene muchas posibilidades, sensaciones y emociones disfrutables.

Para eso, se necesita estar muy conciente del propio cuerpo, de las sensaciones, de las sutilezas de las distancias y la intensidad de los toques, los aromas, los movimientos.

Además, el que las personas centren su sexualidad exclusivamente en su genitalidad reduce en un altísimo porcentaje sus alternativas de exploración. Y cuando lo que sucede no es lo que esperan, se frustran.

Siguiente: La obesidad como factor de inseguridad sexual

Por Lic. Verónica Kenigstein
Sexóloga holística - Corporalista
Consultas personales y a distancia
Tantra (individuos, parejas y grupos)
http://www.senderosdelplacer.com.ar 
Buenos Aires, Argentina • (011) 4586-1070

Una buena oportunidad para mejorar tu vida sexual, es realizar un Taller de Sexualidad y Erotismo como el que puedes realizar gratis haciendo clic aquí.

También puedes encontrar otros cursos gratis que te ayudarán a mejorar tu sexualidad y tu relación de pareja en:

Sexo y comida: el Tantra del amor
Cocina afrodisíaca

 

Verónica Kenigstein

Recomendar a un amigo:

enplenitud.com - Autor Verónica Kenigstein
Mas notas del autor:

Verónica Kenigstein

Cómo resolver el vaginismo

Cómo resolver el vaginismo

El dolor a la hora de hacer el amor es uno de los problemas sexuales más frustrantes para una mujer. Técnicas para solucionarlo

Dos matrimonios, dos exigencias: la realidad de las familias ensambladas

Dos matrimonios, dos exigencias: la realidad de las familias ensambladas

Padres y madres divididos en dos o más. ¿Cómo conciliar las demandas de los hijos y de la nueva pareja?

Dudas sobre el sexo oral

Dudas sobre el sexo oral

¿Es malo?, ¿hay riesgo de embarazo?, ¿hace que el hombre piense mal de la mujer?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: