Consejos útiles en la frigidez y la impotencia. Parte 2

Hay veces en que el problema no está donde uno cree.

Los problemas del hombre

En cuanto a los problemas sexuales masculinos hay algunas formas y recetas para solucionarlos. Si se padece de impotencia, o si se tiene cada vez mayor dificultad en conseguir una erección, no se debe seguir forzando una solución, pues lo único que se conseguirá es obsesionarse y dificultar el proceso de curación.

La solución está en el lado opuesto. Cuanto más se obligue al pene a mantener una erección, menos posibilidades tendrá de que suceda.

Si desde el principio el hombre tiene miedo de que su órgano lo traicione, la excitación sexual pasará a un segundo plano y la erección será muy difícil de conseguirse. Para ello no existen ni recetas milagrosas ni soluciones fantásticas, solo cabe aprender a relajarse y dejar que la naturaleza siga su curso.

Nunca debe pensar que su pareja espera de usted hazañas sexuales, por el contrario concéntrese en tocarse, jugar, hablar y darse placer mutuamente. No haga ningún esfuerzo particular por tener una erección. Utilice el tiempo necesario para que todo se de naturalmente.

Si la erección se produce y desaparece, no se precipite porque la siguiente ya está en camino. Rápidamente usted podrá constatar que no tiene ninguna dificultad para sentir una nueva erección y que es muy enriquecedor y placentero el disfrutar con su pareja de los diferentes juegos sexuales sin que su orgasmo sea el objetivo esperado.

No trate de forzar algo que se tiene que dar naturalmente, aunque si usted ha sido siempre impotente, necesitará la ayuda de un médico.

Si un hombre tiene una erección parcial, semirrígida, puede perfectamente penetrar a su pareja ayudándose de la mano, con la condición de que ella esté bien lubricada. En la mayoría de los casos después de haber penetrado a la mujer el hombre alcanzará rápidamente una erección completa.

Si habría que sacar una conclusión sobre la calidad sexual de una pareja, habría que decir que la paciencia y compañerismo en las relaciones casi siempre son una buena solución para poder disfrutar con mayor plenitud y menos problemas.

Anterior