Cirugías contra las arrugas

El lifting facial... ¿será para mi?

El lifting facial puede dar a una persona un aspecto más joven. El grado de mejora, sin embargo, depende de factores como la edad, estructura ósea, tipo de piel y hábitos personales como fumar y exposición al sol.

Procedimiento

Cuando la intervención proyectada es relativamente simple, puede tomar cerca de dos horas en el mismo consultorio del profesional, y se realiza con anestesia local. 
Cuando es más complicada, se utiliza anestesia general en un hospital o clínica y puede tomar entre tres a seis horas. 

Existen diferentes técnicas, que son las siguientes:

    El SMAS, que trabaja a partir del tejido subcutáneo y es el procedimiento más común. El cirujano hace una incisión en el límite entre el cabello y la frente y separa la piel del tejido y los músculos subyacentes. Se tensan los músculos, y el exceso de grasa es removido.

   La cirugía endoscópica es una técnica quirúrgica menos invasiva. El cirujano levanta las estructuras faciales en vez de cortarlas. Solamente se realizan algunas incisiones de 1 cm o menos y la cicatriz es mínima.

    Ni el SMAS, ni la versión endoscópica son eficaces para la parte media de la cara, particularmente para las líneas profundas (pliegues naso-labiales) que van desde la nariz hasta los bordes de la boca. A veces, luego del SMAS, la parte superior de la cara comienza a envejecer otra vez mientras que el área inferior todavía conserva su forma, dando una aspecto inconsistente.

Recuperación

La recuperación normalmente tarda varias semanas o meses. La hinchazón y la decoloración son comunes. Algunos pacientes reportaron zumbidos o entumecimiento después de la cirugía.  

Complicaciones

Los hematomas postquirúrgicos son una acumulación de sangre que puede ocurrir después de una ritidectomia (el nombre técnico de esta técnica). En un estudio las hematomas importantes ocurrieron en 2,2% de los casos, y hematomas de menor importancia en 6,65% de los pacientes. Generalmente aparecen en el plazo de dos semanas después de la cirugía y requieren drenaje. 
Incluso los hematomas menores pueden necesitar tratamiento rápido para prevenir mayores complicaciones, como infecciones, cambios en la pigmentación, y acumulación de fluidos. Otras complicaciones pueden ser:

  Sangrado excesivo.

  Excesiva asimetría del rostro

 Retardo en la curación

 Cicatrices

 Lesiones permanentes en los nervios que controlan los movimientos faciales

Estas complicaciones son raras que ocurran con las cirugías más simples, pero en los liftings más complejos el riesgo es mayor.

Aprende a realizar los principales tratamientos de belleza en forma profesional, con nuestro curso gratis de cosmetología, haciendo clic aquí.