Home > Familia > Padres e hijos

Límites y rebeldía

¿Problemas con su hijo adolescente?

Es la edad del amor, la edad en que comienzan a definir sus personalidades... ¡y la edad en que más conflictos nos causan! Si su hijo adolescente presenta serios conflictos de comportamiento, deberá recurrir a un profesional para evaluar las mejores soluciones, pero si solo se trata de un joven inquieto y rebelde tal vez le ayude leer el siguiente artículo.

Si usted o algún conocido están teniendo problemas con un hijo adolescente, le sugerimos responder las preguntas formuladas a continuación. Pueden servirle como parámetro para medir la magnitud del problema.

En determinadas ocasiones, estos conflictos solo pueden ser tratados con ayuda profesional, pero la mayoría de las veces solo se trata de reforzar las reglas y los límites del hogar.

Luego de contestar el cuestionario, lea la Guía de Respuestas, que le ofrecerá sugerencias y recomendaciones en base a sus respuestas

Conteste cada respuesta con un sí o un no. Contabilice la cantidad de “sí” respondidos.

Su hijo adolescente...

1. ¿Se rebela contra las reglas del hogar?

2. ¿Ha sido frecuentemente sancionado, amonestado, o expulsado durante su etapa escolar?

3. ¿Suele agredir verbalmente?

4. ¿Se junta con otros adolescentes rebeldes?

5. ¿Ha perdido el interés en la práctica de su deporte, actividad o hobbie favorito?

6. ¿Tiene dificultades para cumplir sus tareas escolares?

7. ¿Ha tenido problemas por violar leyes ciudadanas?

8. ¿Suele contestarle mal, provocando que usted se sienta obligado a no pronunciar ciertas frases o palabras que pudieran alterar el ánimo de su adolescente?

9. ¿Podría tener problemas para finalizar el secundario?

10. ¿Tiene un aspecto depresivo?

11. ¿No cuida su higiene personal?

12. ¿Suele tener un comportamiento violento?

13. ¿Es manipulador y mentiroso?

14. ¿Parece falto de iniciativa y motivación?

15. ¿En determinadas ocasiones se comparte en forma deshonesta con usted?

16. ¿Tiene un comportamiento sexual promiscuo?

17. ¿Ha manifestado acciones que sugieran ideas de suicidio?

18. ¿Posee dinero u objetos valiosos sin que este clara la forma en que los consiguió?

19. ¿Podría poner en juego su seguridad personal?

20. ¿Está constantemente de mal humor?

21. ¿Parece carecer de autoestima y valor en sí mismo?

22. ¿No es una persona en la que usted pueda confiar ciegamente?

23. ¿Tiene problemas en respetar la autoridad?

24. ¿Realiza actividades que usted no aprueba?

25. ¿Podría estar consumiendo drogas o alcohol?

26. ¿Lo preocupa acerca de sus posibilidades futuras de inserción en la sociedad?

27. ¿Suele oponerse a los valores de su familia?

28. ¿Constantemente desafía cualquier tipo de reglas, cualesquiera que estas sean?

29. ¿Lo tiene agotado por estas actitudes?

30. ¿Lo hace sentir impotente cuando usted intenta cambiar sus actitudes?

Contabilice las respuestas afirmativas. Estas son nuestras recomendaciones para la cantidad de “sí” acumulados:

18 o más respuestas afirmativas: Alto riesgo. ¡Consiga ayuda ya mismo! Hable con un psicólogo sobre estas dificultades y sus posibles formas de solución.

Entre 9 y 17 respuestas afirmativas: En el límite. Puede resolver los problemas ajustando los límites de la convivencia familiar. Sin embargo, no debe descartar la posibilidad de iniciar un tratamiento psicológico.

Hasta 8 respuestas afirmativas: Riesgo moderado. Sea más severo con los límites familiares y supervise su cumplimiento constantemente.

PARA AQUELLAS FAMILIAS QUE DEBAN REFORZAR LOS LÍMITES Y ESTRUCTURAS FAMILIARES, OFRECEMOS LOS SIGUIENTES CONSEJOS.

Fijar mejores límites

Los límites y las reglas son fundamentales para el desarrollo, crecimiento y seguridad de las personas y sus instituciones. Nada ni nadie puede funcionar correctamente careciendo de reglas.

Si en una clase no existiesen reglas habría un gran caos, y los alumnos poco podrían aprender. Si una ciudad careciera de leyes, no habría seguridad para vivir. De la misma manera, una familia debiera poseer reglas, basadas en su propio sistema de valores.

Si su hijo adolescente es responsable y criterioso para manejarse, seguramente no necesitará mucho más que algunas pautas firmes y claras. Pero si no es así, usted necesitará recrear todo un sistema de reglas y valores, que además sean supervisadas en forma mucho mas severas.

No bastaría con que usted le prohíba, por ejemplo, el uso de drogas, si luego le permite a su hijo adolescente juntarse con amigos o compañeros que las usen.

Lo ideal, sería que fije reglas preventivas muy claras respecto a con “QUIÉN” le está permitido juntarse, “QUE” cosas pueda hacer, “DONDE” se le deja ir y “CUANDO” puede ir y debe volver.

Si además desea que su hijo obtenga muy buenas notas, deberá fijar reglas concernientes al compromiso con la escuela, a la responsabilidad de terminar su tarea, y a la constante comunicación con usted sobre su desempeño académico. De esta forma, usted no solo controlará sino que también ayudará al adolescente a maximizar sus oportunidades para el éxito.

Cuando se logran crear y aplicar un buen número de reglas, no solo se ayuda al adolescente a prevenirse de muchos conflictos, sino que además usted puede estar enterado de ellos en forma anticipada, lo que permite resolverlos antes de que sean demasiado complejos.

Es inevitable que existan conflictos con adolescentes rebeldes y desafiantes. Pero si usted logra poner límites en las cosas más pequeñas y cotidianas, como el cumplimiento de la tarea escolar, su forma correcta de vestir, los amigos que más le convienen, sus horarios, los productos que consume, etc., habrá logrado la mejor medida preventiva para evitar otros problemas mucho más grandes, como embarazo adolescente, repitencias, grandes fracasos, soledad, etc. “Preste atención a las pequeñas cosas y las grandes se evitaran por sí solas”.

Conformidad.

Una vez que haya establecido un sistema de reglas, su cumplimiento dependerá en gran medida de estos cuatro puntos.

1. Que las reglas sean transmitidas en forma firme y clara, para que sean entendidas.

2. Que su cumplimiento sea constantemente supervisado.

3. Que se las haga cumplir constantemente

4. Que las consecuencias de no hacerlo sean una traba para futuros beneficios.

Si alguno de estos ítems no fuese cumplido, se convertiría en un gran escollo para el cumplimiento de las reglas. Vamos por puntos.

1. Que las reglas sean transmitidas en forma firme y clara, para que sean entendidas

Si las reglas no se entienden claramente, se prestan para los malentendidos, las confusiones y, por ende, las manipulaciones. Muchos de los padres actuales piensan que su hijo adolescente ha entendido las reglas tal como ellos pensaban.

Por ejemplo, si le dice a su hijo que debe volver temprano a casa, el significado de la palabra “temprano” puede tener drásticas diferencias entre usted y él. Si le dice a su hijo que debe limpiar su cuarto, la idea de un “cuarto limpio” también puede diferir mucho entre ustedes dos. Por esta razón, las reglas necesitan ser muy especificas.

Ser claro y bien entendido es una muy buena forma de evitar que su hijo se aproveche –voluntaria o involuntariamente- de la confusión.

2. Que su cumplimiento sea constantemente supervisado

La supervisión es un elemento fundamental para cualquier regla. ¿Se imagina, por ejemplo, como sería el transito si nuestras calles no estuviesen supervisadas por la policía? ¿Cómo serían los productos de un negocio si estos no estuvieran supervisados en su producción y calidad?

Como padres, debemos proporcionarle seguridad a nuestros hijos por medio de la supervisión de su comportamiento. La “cantidad” de supervisiones dependerá del tipo de hijo que se tenga. Algunos adolescentes no requieren mayores controles.

A otros, se les debe estar siempre con un ojo encima. En todo caso hágale saber a su hijo que usted estará siempre pendiente de su comportamiento.

Con esto lograra dos cosas: primero, que no se sientan ofendidos cuando vean que usted los está controlando, y segundo, que se auto-obliguen a cumplir las reglas, sabiendo que sus malas acciones podrían ser descubiertas (de cualquier forma, también es recomendable que no avasalle su intimidad).

La supervisión se puede dar de muchas formas. Por ejemplo, y en relación con la escuela, puede pedir a los directores informes semanales sobre la evolución académica de su hijo. También puede pedir citas con los profesores para conversar con ellos personalmente.

Con respecto a las salidas y la ingesta de drogas, puede esperarlo en la madrugada, cuando vuelve de bailar, para comprobar su estado general. El uso del auto se puede comprobar por medio del cuentakilómetros, mientras que el lugar al que afirma dirigirse puede ser corroborado mediante el pedido del teléfono, para mas tarde llamar a ese lugar.

3. Que se las haga cumplir constantemente

Uno de los puntos que más les cuesta consumar a los padres es la severidad con sus hijos adolescentes. Basta con que no se haga cumplir una sola regla como para que cualquiera de ellas pueda ser también violada.

Si el adolescente piensa que todo depende de su humor, estará ,as pendiente de eso que de comportarse con criterio. Cuando como padres no damos el ejemplo mediante premios y castigos, nuestros adolescentes pierden todo tipo de límites, alterando en el recorrido la convivencia familiar.

Si nuestros hijos incumplen una regla, debemos hacerles sentir las consecuencias, por mucho que nos pese. Es muy común que los adolescentes desobedezcan reglas intentando “medirnos” para ver nuestra respuesta.

De ahí que sea fundamental una reacción correcta de forma temprana. Si se dejan pasar las pequeñas cosas, tarde o temprano se complicaran las grandes, creando de esta forma caos, confusión y resentimiento.

Muchos padres suelen hacer cumplir las reglas “en determinadas ocasiones” o “de vez en cuando”. Este comportamiento resulta muy ineficaz, ya que la clave es la consistencia. Cumpla siempre con lo que prometió que haría. Una aplicación esporádica no funciona. Solo los padres que hacen cumplir sus reglas constantemente lograran que sus hijos respondan... constantemente.

4. Que las consecuencias de no hacerlo sean una traba para futuros beneficios.

Las consecuencias a imponer dependerán en gran medida de la violación a la regla así como de la reacción del adolescente a los diversos tipos de sanciones. Para algunos adolescentes, la máxima pena es la prohibición de salidas los sábados por la noche, mientras que para otros ese castigo no tiene importancia.

La clave está en dos puntos: primero, que la sanción tenga una verdadera importancia para el adolescente, y segundo, que la severidad de la pena tenga una estricta relación con la falta cometida.

La experiencia demostró que cuanto más inmediatas son las sanciones, también son más eficaces. Pero en algunos casos las faltas son tan graves que no alcanza con exhibir una reacción instantánea. Para esos casos, lo ideal es una combinación de penas inmediatas con otras que perduren durante varios días.

Las primeras son aquellas que tienen un objetivo definido y puntual, como una prohibición de salida, el pedido de una tarea escolar extra, o algún tipo de colaboración especifica en el hogar, como ordenar el galpón. En cambio, al aplicar sanciones prolongadas se obliga al adolescente a modificar su rutina diaria, perdiendo ciertos privilegios.

Estas pueden ser la quita del carné de conducir, la prohibición de efectuar futuras vacaciones junto a sus amigos, un proyecto de trabajo importante, como pintar la terraza, o la quita de la mensualidad. Aunque no sea fácil implementar estas sanciones, pueden ser muy buenas para prevenir futuros conflictos aún más importantes.

Consecuencias disuasivas

Las consecuencias que utilice deben ser lo suficientemente firmes como para disuadir a sus hijos de volver a violar las normas. De otra forma, no solo serán inefectivas, sino que además serán ignoradas.

Algunos adolescentes pueden violar las reglas sin importarles las consecuencias. Otros, acostumbrados a desafiarlas, podrán también desafiar los castigos. En ambos casos, los padres deben solicitar ayuda a un profesional, para evaluar conjuntamente la solución de los casos particulares.

Aprenda lo que todo padre debe saber para ayudar a sus hijos a mantenerse lejos de las drogas, con nuestro libro digital gratis Prevención de las adicciones - Guía para los padres
Haga clic aquí para descargarlo

 

 

Viviana Vergara

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

mi hijo se esta volviendo rebelde

Por LOURDES PACHAY


Donde es el lugar para hacer intercambio de adoslecentes

Por ANGELICA COLOMBIA


taller una vida con propósito

Por LORENABAROCCIO


Psicóloga muy válida

Por ANAYROBERTO2


tengo problemas graves con mi hijo adolescente.

Por ADRIANA ALONSO


tenia un hijo maravilloso

Por MENCHA36


tenia un hijo maravilloso

Por MENCHA36


hijo adolecente rebelde

Por ABLE


tenia un hijo maravilloso

Por MENCHA36


mi hijo

Por FABITOAN


Mas notas del autor:

Viviana Vergara

El tatuaje: un fenómeno social

El tatuaje: un fenómeno social

El tatuaje es una práctica milenaria que está causando furor entre los adolescentes... y entre quienes ya no lo son también.

Cómo entender el razonamiento de los adolescentes

Cómo entender el razonamiento de los adolescentes

Al hablar con un adolescente, más de una vez habremos tenido la sensación de hablar idiomas diferentes. Te ayudamos a saber cómo piensan, y como deberías actuar en consecuencia

Bases de una buena comunicación con sus hijos

Bases de una buena comunicación con sus hijos

Sobre todo cuando de poner límites se trata

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: