Home > Dinero > Economía personal

Finanzas personales y economía familiar

¿En qué te afecta la economía china?

¿Por qué debes saber sobre el crecimiento y  la descomunal evolución de la economía China en los últimos años? Por que el conocimiento es poder y este te llevara a la independencia económica y a la libertad financiera

La permanente tasa de aumento del PBI Chino, quintuplica a la del promedio de la economía mundial y reincorpora a este país en la posición que ocupaba, hasta el inicio de la expansión de los pueblos cristianos de Europa Occidental, en el siglo XV.

El pueblo Chino, víctima de un declive relativo de 500 años, vuelve a estar en el lugar que se relaciona y corresponde a un país, con más del 20% de la población mundial, heredero de una de las mayores, avanzadas y probablemente más antigua civilizaciones que se conozca. 

Ahora, la gran pregunta seria ¿cómo está logrando China semejante crecimiento? Y sobre todo ¿cómo influye o como se interpone la titánica irrupción del gigante asiático en las circunstancias internacionales y de qué manera condicionan el escenario y  el desarrollo económico mundial, pero básicamente como emprendedores, debemos y tenemos que saber cómo esta irrupción influye en nuestros planes para obtener la libertad financiera y la independencia económica.

LOS GÉRMENES: Respecto de la primera pregunta, el punto de partida, o el inicio de este descomunal proceso de crecimiento sostenido, es sin duda atribuible a la edificación  y cimentación del Estado nacional Chino después del triunfo de la revolución.

No debemos olvidar que en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, China era un país muy pobre, dedicado básicamente a las actividades agrícolas y con un desarrollo industrial prácticamente inexistente (sólo el 3% de la población trabajaba en la industria).

China, durante todo el siglo XX sufrió un largo y muy sangriento proceso histórico que aun no ha concluido pero lo importante para nuestro estudio es que el Gobierno Chino pos Mao, utilizo  el mismo sistema que estaba presente desde el surgimiento de las primeras economías capitalistas de occidente, y de allí en más la economía china da el Gran Salto. Este mismo sistema lo podemos encontrar en todos los casos de desarrollo exitoso, incluyendo Japón y los "tigres asiáticos".

El sistema se basa primero que nada, en la presencia de un Estado clásico capitalista, como condición previa necesaria e ineludible.

Luego,  el desarrollo posterior, tiene siempre que verificar e identificarse con un espacio o mercado híper-protegido de carácter ultra nacional.

Dentro de este mismo mercado, una sociedad determinada comienza a crear y proteger sus recursos, expande su potencial y pone en marcha los procesos de acumulación y autoabastecimiento de capital, capacita sus recursos humanos e incorpora rápidamente pero de manera muy racional o especulativa, el conocimiento científico y tecnológico extranjero, es decir, este conocimiento se incorpora al sistema siempre y cuando sea afín o esté relacionado al resto del proceso de crecimiento.

Por lo tanto, y en total acuerdo a la teoría clásica Keynesiana, que ya hemos estudiado anteriormente en Clubprivadodeinversion.com, sea cual fuere el sistema político con el cual funcione, el Estado Nacional fuerte, posibilita y dispone que los actores y los sectores sociales consagrados a la economía, construyan las sinergias, las concordancias y la coherencia indispensables para el desarrollo económico sostenido.

Como ya lo hemos planteado antes, este aspecto del modelo chino no tiene nada de curioso o que sea consecuencia de un nuevo descubrimiento particular de la ciencia o la política-económica China.

El enorme crecimiento  de la economía china se debe esencialmente a la vieja y muy conocida aplicación de la Clásica Teoría Keynesiana del Estado fuerte, enérgico, sumamente dinámico, que interviene constantemente regulando absolutamente todos los resortes de la economía de una Nación.

Digamos también que en el caso Chino, está también presente una variante muy particular del sistema Keynesiano que se conoce como socialismo de mercado.

Este es un sistema económico donde existe colectivización, es decir que los medios de producción son controlados por el Estado o controlados por una corporación obrera, pero donde la producción no está totalmente planificada centralmente por el Estado o por comités de planificación, sino que da en alguna medida, más espacio, habilita a una tenue iniciativa privada al ser una economía que está orientada o dirigida a través del mercado.

Luego de establecida esta etapa, de la más pura ortodoxia Keynesiana, con esta variante del socialismo de mercado como guía, China a principios de los años 90 del siglo pasado, se propuso acelerar el ciclo, y pasar abruptamente, sin muchas consideraciones de tipo social, de una disposición económica, rezagada y de muy baja productividad, a un sistema industrial audaz, muy animoso, donde prevaleció y se priorizo el mayor ritmo del crecimiento económico y sobre todo, absorbió como una enorme aspiraradora todas las empresas portadoras de los conocimientos de última generación concebidos en occidente.

Vale decir, que el régimen Chino desde un primer momento, objetó la inclusión periférica de su económica en el orden mundial, generada por la abundancia de mano de obra y los bajos salarios.

En cambio, impulsó la generación de ventajas comparativas dinámicas en las actividades de frontera, para alcanzar una relación simétrica no subordinada en la división internacional del trabajo. Sobre estas bases y la concentración del ingreso en las ganancias se logró un altísimo nivel de ahorro interno lo que llevo invariablemente a mantener una elevada tasa de reinversión estatal.

Esta maniobra económica fue sostenida y alimentada por un tipo de cambio competitivo y el acaparamiento de una colosal masa de reservas, que excede actualmente los u$s3 billones.

La  estrategia fue, en gran medida posible, como venimos diciendo desde que empezamos con esta serie de artículos sobre la realidad económica globalizada,  por el persistente déficit de los Estados Unidos en su comercio exterior y en este caso particular con el gigante asiático, pero este déficit ha sido permitido con la única condición que la mayor parte de las reservas chinas fueran invertidas en papeles del Tesoro norteamericano.

La atracción y seducción de la inversión extranjera fue desde un primer momento, direccionada por el Gobierno Chino a cumplir con los objetivos del desarrollo del país, en el marco de normas de acceso a su economía que increíblemente todavía están consideradas como las más restrictivas del mundo.

El acceso de China a los mercados internacionales cuenta, simultáneamente, con un eficiente y muy poderoso respaldo financiero nacional, asentado en las gigantescas reservas del país, su extraordinaria tasa de ahorro y el superávit de su balanza de pagos.

Un factor fundamental del desarrollo chino es que sus políticas públicas siempre están orientadas y privilegian la economía real. En casi todas las economías desarrolladas de Occidente, la globalización financiera está orientada a la especulación y a las ganancias de los operadores del sistema.

Los gobiernos y los bancos centrales privilegian las prioridades de la especulación financiera, como sucede con las políticas monetarias fundadas en las metas de inflación y con el ajuste fiscal.

Para el gobierno Chino, en cambio, las finanzas y todos los sistemas  y subsistemas monetarios, constituyen un instrumento del poder nacional.

Se usan para la promoción, desarrollo y perfeccionamiento de los intereses de la nación China dentro y fuera de sus fronteras.

El modelo chino ratifica la importancia decisiva de las políticas públicas, el impulso a la inversión y las iniciativas privadas, la industrialización, la prioridad que deben tener la educación, la ciencia y la tecnología, los equilibrios macroeconómicos y  básicamente la soberanía, para participar, si muy activamente de la globalización pero manteniendo la autoridad,  la soberanía y el comando del propio destino como nación.

No todos los sistemas económicos son iguales y por eso las recetas globales que desconocen las características particulares de cada nación y de sus individuos, tienden indefectiblemente al fracaso. Esta es la primera lección que nos deja la actual crisis.

La segunda, es que la única manera que conocemos  de no seguir siendo victima de estos vaivenes de la política económica es consiguiendo tu libertad financiera y la independencia económica lo más rápidamente que puedas.

Por Jose Villegas Carmona - Director de: www.clubprivadodeinversion.com y también de otros sitios como www.JoseVillegasOnline.com

Desarrollo inversiones en los mercados financieros y redes comerciales usando las nuevas tecnologías. Prepárate para estrategias, tips, tutoriales, cursos y mucha más Información que te ayudará a alcanzar la Libertad Financiera y La Independencia Económica.

¡ Aprenda cómo ganar más dinero haciendo que el dinero trabaje para usted !! (que es lo que hacen los inversionistas)
Para ello, le invitamos a inscribirse ahora en nuestro curso en Internet para Inversores gratis Aprenda a Invertir y Administrar su dinero


 

Recomendar a un amigo:

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: