¿Qué hago con la herencia?

Ha recibido una suma inesperada, pero usted no es un experto en finanzas… ¿Qué hará?
  
  

No son pocas las alternativas que poseen las personas para colocar su
dinero,
aún los inversores más pequeños. En primer lugar, se puede encontrar una que, a
lo largo de historia, ha sido la inversión más segura: los ladrillos.

Por empezar,
son muy pocos los períodos en los cuales se experimentan grandes bajas en las
viviendas construidas (una gran devaluación puede ser un caso, aunque esto
afecta a casi cualquier inversión que no sea en dólares billete), pero además,
esta inversión cubre también una necesidad básica, como lo es disponer de un
techo.

Por otra parte, los impuestos que se deben pagar por una propiedad (Rentas,
Alumbrado, Limpieza) son considerablemente inferiores a los de otras
inversiones. Además, si se elige la casa con visión de futuro, también puede
llegar a ser una inversión muy rentable, pues el barrio en el que esta ubicada
puede llegar a desarrollarse con el tiempo y revalorizar así la vivienda.

Por último, existe una gran variedad de opciones, desde un monoambiente hasta
una casa con piscina y garaje. Si se puede ahorrar el alquiler (que suele
representar, mensualmente, el 1 por ciento del costo total de la vivienda), se
podrá crecer gradualmente, hasta llegar a la casa de sus sueños.

El clásico plazo fijo, y otras variantes

Luego de la casa, un plazo fijo es la alternativa más segura para colocar
nuestro dinero. De lo que se trata, es de entregar al banco una determinada suma
de dinero, para, en una fecha pactada (que puede ir del mes a los diez años),
volver a retirarlo (¡pero no antes!). Mientras tanto, podrá ir recibiendo los
intereses que este dinero genere.

Algo más riesgosos, pero también más rentables, son los fondos de inversión. En
este caso, el dinero depositado en el banco, se invierte en títulos con rentas
fijas o variables, con diferentes plazos e intereses.

También, se puede optar por invertir en bonos, acciones, u obligaciones
negociables. Para esto, hace falta tener alma de jugador, puesto que aquí no
existe “satisfacción garantizada”, ya que una empresa u organismo público
podrían “quebrar” y no devolver el dinero. Por supuesto, son quienes mayores
intereses pagan por el dinero recibido (o, en el caso de las “acciones”, la
ganancia se podrá dar por el simple hecho de la valorización total de la
empresa, lo que representa también la valorización de sus acciones).

Además…

Finalmente, se puede optar por la compra de oro o dólares, así como la
adquisición de obras de arte. Aquí se presentará una dificultad extra, puesto
que no estaría totalmente tranquilo si las dejara en su hogar, y, en el caso de
optar por una caja de seguridad de un banco, se perdería de ganar los intereses
que él mismo podría darle si invirtiese sus activos…

Tampoco se deben olvidar todos los planes de previsión, como los planes de
jubilación privada o los de pensión y capitalización, que, a diferencia de los
primeros (que son en definitiva fondos de inversión a largo plazo), tienen
también desgravaciones fiscales, ya que complementan la jubilación estatal.

Es cierto: si no la estaba necesitando, recibir una herencia también puede
convertirse en un “problema”. Pero debe saber que no es necesario ser un experto
para elegir algunas de las opciones señaladas: solo debe saber qué riesgo está
dispuesto a correr, en pos de obtener los mayores beneficios.