Home > Tiempo libre > Deportes

Deporte y salud

El ejercicio y el alcohol

¿El deporte va de la mano con el alcohol? ¿Por qué algunos de los mejores deportistas son también grandes bebedores?


No es una broma, es algo que ocurre cada vez más en la vida real. Y los estudios demuestran que, una vez que se insertan en el mundo del deporte, los corredores más dedicados y otros deportistas que hacen ejercicio con cierta frecuencia, tienden a tomar más alcohol que el ciudadano promedio.

Un estudio de 2009 de la Universidad de Miami reveló que cuanto más ejercicio realiza una persona, más alcohol bebe, y que las mujeres más activas son las que consumen la mayor cantidad de alcohol mensual.

Este es un fenómeno muy peculiar, que mantiene a los científicos desconcertados desde 1990, cuando apareció la primera investigación que enunció esta relación entre alcohol y ejercicio. Pero se esperaba que, en algún momento, el patrón se revirtiera, y que los mayores bebedores comenzaran a hacer menos ejercicio. Pero esto nunca sucedió.

Por el contrario, este estudio del año 2009, realizado entre más de 230.000 hombres y mujeres, reveló que, en promedio, los bebedores de ambos sexos y de todas las edades (no sólo los veinteañeros) eran 10 por ciento más propensos a realizar ejercicios físicos, como por ejemplo correr. Los bebedores más habituales realizaban ejercicio durante 10 minutos semanales más que los bebedores moderados y 20 minutos más que los abstemios.

Esta tendencia es particularmente pronunciada en las mujeres, especialmente en las mujeres activas y educadas que, según un estudio reciente del departamento de Salud Pública de la Universidad de Columbia, están bebiendo más que nunca.

En parte, el progreso puede ser la raíz de este mal: con un número creciente de mujeres que trabajan y que ocupan otros ámbitos que antes eran exclusivos para los hombres, se ha vuelto cada vez más socialmente aceptado que las mujeres salgan y tomen alcohol tal como lo hacen los hombres.

El ejercicios y las calorías del alcohol

Una teoría sencilla que manejan los científicos para establecer esta conexión entre el alcohol y el ejercicio es el fenómeno de la mañana siguiente. En este caso, las mujeres que salen de fiesta y toman unos tragos de más (y tal vez comen un poco de más) sienten la necesidad de quemar esas calorías corriendo varios kilómetros al día siguiente.

Las mujeres que toman alcohol podrían simplemente hacer más ejercicio porque quieren quemar esas calorías y evitar aumentar de peso. También pueden tomar más simplemente porque pueden hacerlo, ya que saben que van a quemar esas calorías, por lo que están menos preocupadas por el aumento de peso.

Pero hacer ejercicio para liberarse de los pecados nocturnos no explica por qué alguien podría salir de una clase de spinning e ir a tomar unos tragos, situación que también ocurre con una frecuencia sorprendente.

Esto, dicen los investigadores, podría ser consecuencia de una filosofía del tipo de "si trabajo mucho, puedo divertirme mucho". Hay muchas personas que son buscadores de sensaciones, y estas personas se involucran en actividades que producen sensaciones intensas y se aburren rápidamente de aquellas cosas que no les producen estas sensaciones.

Para otros, puede ser una cuestión de liberar la tensión. Lo cual podría ser la explicación de por qué algunas mujeres buscan liberar su tensión diaria con clases de gimnasia con estilo militar, o emborrachándose, o ambas cosas.

El ejercicio estimula la liberación de serotonina, que es un antidepresivo natural, así como también dopamina, que es el principal neurotransmisor del cerebro. Nos hace sentir bien. El alcohol tiene un efecto similar, por lo tanto, emborracharse alivia las preocupaciones (aunque sólo sea temporalmente).

Todo vale en pos del placer



La desventaja de la constante activación de estos elementos antidepresivos es la siguiente: el cerebro se acostumbra a ellos y quiere más. Por lo que no es sorprendente que alguien que anhela correr una carrera de 10 km. o un entrenamiento exigente también será usualmente propenso a tomarse un trago de más.

Estudios realizados en animales confirman este efecto. En un estudio de 2010, los científicos de la Universidad de Houston tomaron un grupo de ratas amantes del alcohol y, a la mitad de ellas, les dieron ruedas para correr, mientras que la otra mitad mantuvo una vida sedentaria durante tres semanas.

Entonces sacaron las ruedas y les ofrecieron a la mitad de los roedores de cada grupo bebidas alcohólicas, sospechando que las ratas que habían estado en actividad iban a beber menos que las perezosas. Pero se equivocaban. Bebieron más.

Curiosamente, estos estudios sugieren que, de manera moderada, el ejercicio y el alcohol pueden sustituirse el uno al otro como un medio para lograr una sensación de bienestar, permitiéndole a la gente cambiar un elemento natural y altamente sano (el ejercicio) por uno potencialmente dañino (el alcohol).

Pero esto pierde validez cuando una persona toma grandes cantidades de alcohol, lo que podría suceder cuando un solo trago o dos no le producen ningún efecto después de una sesión de entrenamiento.

El tira y afloje de las neuronas

En teoría, existe un beneficio adicional en esta conexión entre el ejercicio y el alcohol: tomar alcohol en exceso puede producir apoptosis, y puede generar muerte de algunas células del cerebro.

El entrenamiento físico, por el contrario, aumenta significativamente la producción de neurotrofinas, lo que le permite generar nuevas células cerebrales. Este es uno de los beneficios del ejercicio: es una especie de super-fertilizante para el cerebro que duplica o triplica las neuronas, y mejora la función cognitiva.

Habiendo dicho esto, no se deje engañar,  y no piense que su visita al gimnasio le da un pase libre para beber alcohol. Estar en forma puede hacerlo sentir inmune a los efectos nocivos del consumo de alcohol, como las enfermedades hepáticas, las diabetes y ciertos tipos de cáncer, e incluso podría hacerle pensar que nunca va a convertirse en alcohólico.

Pero, en realidad, esa misma investigación de la Universidad de Columbia demostró que cada vez más mujeres se están volviendo alcohólicas. Y como mujer, usted sigue siendo vulnerable ante los riesgos reales (y físicos) de sobrepasarse.

Por un lado, las mujeres tienen proporcionalmente más grasa corporal y menos agua, por lo que no absorben ni diluyen el alcohol como lo hacen los hombres. También tienen una menor concentración de deshidrogenasa, la principal enzima que metaboliza el alcohol en el cuerpo.

Los cambios hormonales de las mujeres empeoran las cosas, ya que el estrógeno afecta el metabolismo del alcohol. Es por eso que una bebida alcohólica puede no producirle ningún efecto una noche y emborracharla unas semanas más tarde.

Las mujeres también se vuelven víctimas de enfermedades relacionadas con el alcohol más fácilmente. Son más propensas que los hombres a desarrollar trastornos del hígado y a sufrir daños en el cerebro y el corazón producidos por el alcohol.

El alcohol también incrementa la probabilidad de contraer cáncer de mama. Y el consumo excesivo de alcohol puede provocar todo esto, sin importar la cantidad de ejercicio que realice. Otra consecuencia menos grave, tomar demasiado alcohol también es perjudicial para su rendimiento deportivo.

Tomar cinco o más bebidas en una sola noche afecta al cerebro y al cuerpo durante varios días. Incluso cantidades menores, especialmente en las mujeres, pueden afectar su estado físico en casi todos los niveles.

¿Cuánto alcohol es demasiado?

Nadie está diciendo dejar el alcohol por completo. El consumo moderado de alcohol (dos tragos al día para los hombres, y uno para mujeres) está asociado con la longevidad. Sin embargo, algunos expertos tienen tendencias un poco más liberales, hay quienes sugieren no tomar más de tres tragos y que entre cada uno tomen agua, que te mantiene hidratado y ralentiza el efecto del alcohol.

Los signos de advertencia de que usted (o un amigo) están en problemas son los mismos si el problema es el exceso de ejercicio o de consumo de alcohol.

Si usted está gastando un montón de tiempo haciendo cualquiera de las dos actividades y no cumple sus obligaciones laborales y personales, si cada vez tiene que aumentar la cantidad de esa actividad para obtener el mismo efecto, si se siente muy irritable cuando no puede realizar esa actividad, entonces tiene un problema.

Después de una noche de copas, déle a su cuerpo unos días de descanso del alcohol. Si usted bebe sólo de vez en cuando, tomarse unos días de descanso es una buena manera para darle descanso a su organismo, para que pueda absorber todos los nutrientes que necesita de los alimentos, y para restablecer un patrón de sueño saludable y ayudar a su cuerpo a recuperarse.

También puede probar con el yoga. Las investigaciones demuestran que esta actividad puede ayudarle a aumentar los niveles de GABA de su cerebro, lo que también ayuda a evitar la depresión y a reducir la ansiedad, pero sin resaca. Podría ser una manera efectiva de reducir la necesidad de recurrir a otros remedios para el estrés menos saludables.

Otros hábitos poco saludables de los deportistas:

Tienen relaciones sexuales riesgosas

En comparación con quienes no practican deporte, los deportistas son más propensos a beber antes o durante las relaciones sexuales (un comportamiento sexual arriesgado).

Los trastornos alimentarios

Un veinticuatro por ciento de las mujeres que practican deportes de resistencia tienen comportamientos alimentarios peligrosos, como por ejemplo los atracones, contra un 9 o 10 por ciento de las mujeres que no son deportistas.

Exposición al sol

A pesar de ser más vulnerables al cáncer de piel que las personas promedio, el 85 por ciento de los atletas universitarios admitieron no usar protector solar.

Nick Nilsson, autor de "Los mejores ejercicios de los que ha oído jamás", te enseña un sistema de entrenamiento efectivo en base a rutinas de ejercicios originales e innovadores. Conócelo ahora haciendo clic aquí

 

Nick Nilsson

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Nick Nilsson

Programa de entrenamiento completo de media hora para todo el cuerpo

Programa de entrenamiento completo de media hora para todo el cuerpo

Nuestro personal trainer te enseña online un entrenamiento completo de 30 minutos que te ayudará a acelerar tu metabolismo y a que tu corazón se oxigene además de ejercitarte unos minutos...

Dieta para deportistas

Dieta para deportistas

¿Cuáles son los alimentos que deben consumir quienes se dedican al ejercicio físico? Le sugerimos algunas propuestas para sacarle el mejor partido a la energía que brindan los alimentos...

Piragüismo, un gran complemento para la musculación

Piragüismo, un gran complemento para la musculación

El piragüismo es un deporte acuático se lleva a cabo sobre una especie de canoa ligera y sirve para trabajar los músculos de los brazos y el tórax. ¿Cómo comenzar?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: