Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

¿Tu trabajo vale la pena?

¿No va siendo hora de tomarse unos minutos para evaluar tu carrera? Sentirse satisfecho con su carrera profesional marca una gran diferencia en la felicidad general de una persona, y a menos que ganes la lotería, va a ser así por gran parte de tu vida…
  
  



Lógicamente, el mayor valor que la gente obtienen por su trabajo es el
salario: a menos que tenga el dinero suficiente como para ser independiente, el
beneficio que se saca del trabajo es el sueldo. Pero no deje que el dinero en
efectivo se vuelva la única medida del
valor de su trabajo.

El dinero es
importante hasta cierto punto, pero después de ese nivel rápidamente se pasa de
lo que es necesario tener a lo que sería bueno tener.

Ciertos estudios sobre la
felicidad, desarrollados en EE.UU., han demostrado que, cuando se está por
encima de un ingreso familiar anual de alrededor de $70.000, el dinero adicional
ya no genera una felicidad mayor: otros factores comienzan a tener más
importancia.

Así que no descarte posibles empleos, en los que le paguen lo mismo
o incluso menos de lo que esta recibiendo actualmente, ya que existen otros
beneficios que podrían darle más satisfacción que el dinero.

Estas son algunas cualidades clave que todos la gente, sin importar quién
sea, valoran en su trabajo.

Beneficios

A medida que envejecemos, un buen plan de seguro se convierte en un elemento
fundamental. Si  tiene la intención de casarse y formar una familia, estos
beneficios pueden brindarle el cuidado que su familia necesita.

Además, está el
aspecto de las vacaciones. Ya sea para recuperar energías o para visitar a sus
seres queridos, disponer de grandes períodos para tomarse vacaciones, le
permite, a la gente que quieren viajar por el mundo, tener las aventuras que
han estado soñando.

Un buen plan de
jubilación, con crecimiento libre de impuestos, y con contribuciones patronales,
le permitirá planificar su futuro.

El desafío


El trabajo ideal es aquel que se encuentra a mitad de camino entre ser demasiado
difícil y demasiado fácil. Muchos estudios han demostrado que la inteligencia
humana se desarrolla cuando se la esfuerza hasta el límite, pero no cuando se
sobrepasa ese límite.

Piense en los breves trabajos de verano que realizó en su
adolescencia, y se dará cuenta que un trabajo que se podía hacer con los ojos
cerrados no es algo tan bueno después de todo. Sin esforzarse en el trabajo, las
horas y los días se vuelven insoportables.

El impacto

Suele valorarse mucho el hecho de trabajar para una empresa que se esfuerce
por hacer del mundo un lugar mejor. La oportunidad de contribuir a una causa en
la que  cree y dejar un legado, puede convertir el trabajo de cada día en
felicidad en lugar de ser una carga.

Las conexiones
sociales


Muchas
amistades duraderas se forman en el trabajo. Al pasar tanto tiempo allí y tener
una porción tan grande de nuestra vida en común con nuestros compañeros de
trabajo, estas relaciones pueden resultar muy gratificantes.

Desde amistades
profundas hasta tomar unas cervezas ocasionales después de un día estresante, o
de conseguir un mentor para su carrera, estas conexiones pueden hacer que dejar
a sus amigos sea la parte más difícil de cambiar de trabajo.

El reconocimiento

La otra cara de la búsqueda de un trabajo desafiante, es el reconocimiento
que se recibe por hacerlo bien. Este tipo de elogios puede ser tan simples como
una palmadita en la espalda por haber cumplido una tarea, pero cualquier tipo de
reconocimiento contribuye a su sensación general de bienestar.

Los superiores o
incluso los compañeros que se toman un tiempo para reconocer y alabar el buen
trabajo, pueden hacernos sentir mejor con todo el esfuerzo que estamos poniendo.
Otras fuentes de reconocimiento pueden ser otros miembros de su misma industria,
los medios de comunicación y los clientes.

Una base profesional

¿Alguna vez hizo una pasantía? ¿O ha escuchado a alguien referirse a un proyecto
como un gran lugar para iniciar una carrera? Si es así,  debe estar
familiarizado con la idea de construir una base profesional.

Además de
concentrarse en cómo progresar en su trabajo actual,  debe tener al menos
un esbozo general de hacia donde quiere llevar su carrera. ¿Dónde quiere estar
en un año? ¿En cinco años? Cuando se jubile, ¿que desea haber logrado?

Su
posición actual puede ser sólo una etapa en este viaje. No estamos diciendo que  debe utilizar su trabajo como un trampolín, pero el trabajo y las
habilidades de hoy en día son la base para el futuro.

Trabajar para una compañía
reconocida y respetada puede ser un gran salto para su carrera, como puede serlo
trabajar para un jefe respetado.

Equilibrio entre el
trabajo y la vida

Para muchos hombres, esta es una consideración que está solamente por debajo del
dinero, y para algunos ocupa un lugar incluso más alto. Mucho se ha escrito
sobre el equilibrio entre la vida y el trabajo, pero hay algunas reglas claves
para tener en cuenta.

En general, trabajar menos horas es algo positivo:
trabajar duro no es algo tan grave, pero trabajar 80 horas semanales puede
llevarlo a un agotamiento en muchos casos. Los trabajos que generan altos
niveles de estrés, o que implican llevar trabajo a casa o estar recibiendo
llamadas constantemente durante su tiempo libre, generan un impacto negativo en
su vida.

Todos los trabajos tendrán períodos de mayor estrés, que le quitarán
gran parte de su tiempo y de su energía, y no hay nada de malo en tener que
poner el trabajo por encima de todo lo demás de vez en cuando.

De hecho, este
tipo de trabajo puede ser beneficioso. Pero si se trata de trabajar a un ritmo
frenético sin parar el resto de su vida, habrá que analizar si los beneficios
que obtiene de su trabajo justifican este desequilibrio.


Para terminar…


En conclusión: el dinero es la más importante de las recompensas del trabajo, pero no
es la única. Es importante evaluar su trabajo en términos más globales. Siéntese
con papel y lápiz, y revise su trabajo en el contexto que hemos descrito
anteriormente.  Usted puede sorprenderse de lo que descubra.


Y si no está
satisfecho con lo que encontró, utilice esa misma hoja para establecer sus
objetivos para su trabajo el año siguiente. Es mucho más fácil progresar
sabiendo dónde se está parado, así que tómese el tiempo necesario para averiguar
cuál es el valor que está obteniendo de su trabajo.

No
esperes que la suerte golpee a tu puerta y diga: “Tengo un trabajo para
ofrecerte; uno que te hará sentir feliz y completo”. Tú puedes (y debes)
organizar el futuro de tu carrera profesional. Este
curso gratis
de
Planificación de tu
Carrera Profesional
te ayudará a lograrlo
.