Cómo pedir un aumento de salario

Más allá de la situación financiera de la empresa en la que se trabaje, la decisión de aumentar tu salario se deberá en gran parte al modo de solicitarlo y las razones que se den y que justifiquen el ascenso económico. ¿Cómo proceder?
  
  




Si se ha planteado el pedir un
aumento de salario, lo primero que se debe tener
muy en claro es la cantidad que se desea solicitar. “Siempre es conveniente
saber muy bien de cuánto se está hablando para no quedar en una posición de
desventaja y que sea el
empleador el que maneje la situación
”, sostiene la
especialista española en recursos humanos, Bea Caralt.


La mejor manera de no
olvidarse de ninguna razón por la cual se merece dicho aumento es apuntar todos
los argumentos en un papel y luego reunirse con los superiores para plantear el
tema de modo razonable.


Otro de los aspectos a considerar es la época del año en la que se formule este
requerimiento. “No es lo mismo plantear el asunto unos días antes de que
comience la temporada de vacaciones que hacerlo antes de que la empresa cierre
los presupuestos anuales.

El análisis de la situación debe estar muy bien
pensado para que las excusas por parte del empleador sean las menos posibles
”,
aconseja la profesional.


Un buen momento para pedir un aumento es cuando esta necesidad coincide con un
exceso de trabajo o una responsabilidad mayor. “Si el pedido del empleador no
se ve reforzado con un dinero extra, es el momento de solicitarlo uno.

Es una de
las mejores alternativas para tener éxito ya que las dos partes se verán
beneficiadas
”, opina la experta.


Recomendaciones al pedir un aumento de salario


Los argumentos para solicitar un aumento de salario deben centrarse solamente en
lo que refiere al trabajo en sí. “Los temas personales, las deudas o los
problemas financieros no deben mencionarse.

Por más que haya confianza con el
superior no se merece un aumento por los problemas personales sino por las
responsabilidades y la carga de trabajo que se está teniendo
”, argumenta
Caralt.


Muchos de las denegaciones se deben más allá de la situación financiera
de la empresa a una solicitud mal hecha por parte del empleado.


Es conveniente no dejarse llevar por la ansiedad y el nerviosismo. “Nunca es
adecuado amenazar ni bajar el nivel de productividad a pesar de la negación. Hay
que ser constante ya que una buena oportunidad puede presentarse nuevamente
dentro de poco tiempo.

El empleador también verá que se ha tomado la negativa
con madurez y solamente se necesitará constancia y fortaleza para que la próxima
vez que se haga el pedido, éste tenga la respuesta esperada
”, finaliza
diciendo la licenciada.


Más allá de estos consejos mencionados por una profesional que está
constantemente en contacto con este tipo de situaciones, lo más indicado es ser
muy sincero y siempre mostrar los verdaderos argumentos.


Pensar detenidamente
antes de actuar es fundamental para lograr el éxito deseado.

No
esperes que la suerte golpee a tu puerta y diga: “Tengo un trabajo para
ofrecerte; uno que te hará sentir feliz y completo”. Tú puedes (y debes)
organizar el futuro de tu carrera profesional. Este
curso gratis
de
Planificación de tu
Carrera Profesional
te ayudará a lograrlo
.