Trabajar a comisión: ¿trampa u oportunidad?

Hoy en día, los trabajos a comisión son los que más anuncian y más solicitan determinados sectores empresariales. ¿Para ventaja de quien? ¿del trabajador o del empresario?

No todos los empleos a comisión implican una relación laboral con la empresa y mucho menos se establece un contrato que brinde seguridad y una mínima remuneración.

En la mayoría de los casos no se contemplan aportes a la seguridad social, ni bajas por enfermedad ni vacaciones.

“Más del setenta por ciento de la demanda que hay actualmente en el mercado se asocia con el trabajo a comisión.

Esto significa que un empleado gana un dinero si realiza con éxito una venta, pero que no tiene un sueldo fijo ni tampoco cuenta con los beneficios de un empleado contratado por cuenta ajena.

Si no realiza ninguna venta en el mes, no se le brindará remuneración alguna. Aunque la mayoría de los contratos roza la ilegalidad, las empresas disponen de las herramientas legales para no pasarse de la raya.

Son en muchos casos, situaciones inhumanas para el trabajador que lamentablemente debe adaptarse cuando no el empleo no se puede elegir”, comenta la Licenciada en Relaciones Laborales, la española Maribel Muñoz.

Otra de las alternativas es la de contratar a un trabajador comercial de modo que pueda gozar de seguridad social.

“Se le otorga un sueldo fijo que es mínimo y que debe compensar para llegar a fin de mes con un número de ventas”, comenta la profesional.

Las ventajas del trabajo a comisión son mínimas. “Por más que se sea un vendedor con experiencia y siempre se haya tenido una cartera importante de clientes y las ventas hayan acompañado, hay que reconocer que el mercado está cada vez más complejo.

Trabajar en la calle es muy duro y durante un tiempo puede ser una manera de salir de un apuro, pero quien se dedica a ser comercial y vivir de lo que vende durante toda su vida es una persona digna de admirar”, relata la experta.

Recomendaciones a tener en cuenta:

1.- Si nunca se ha vendido, puede ser una manera un tanto brusca de insertarse en el mercado laboral. “Aconsejaría otro modo de incorporarse al mundo del trabajo.

A veces, vale la pena esperar un poco más, pero dar con un mejor empleo en el que las condiciones sean más benéficas y en donde desde el primer día los aportes cuenten y sirvan de algo”, destaca la especialista.

2.- El estado de ánimo influye mucho en el trabajo a comisión. “En otros empleos se podrá rendir más o menos lo mismo, pero el vender exige tener una actitud siempre positiva más allá de las circunstancias personales. No todo el mundo está preparado para asumir semejante reto”, sostiene la licenciada.

3.- Antes de firmar un contrato, es conveniente informarse con un abogado de confianza sobre las condiciones. Hay muchos acuerdos que no son legales y luego, en el momento de un despido, no habrá nada que poder hacer.

¿Quieres tener tu propia tienda virtual para trabajar y ganar dinero desde tu casa?
 Aprende todo lo que necesitas saber para comenzar en el libro “Tienda virtual en casa – Cómo ganar dinero desde tu casa sin ser un experto ni tener inventario”, que encontrarás haciendo clic aquí