Cómo controlar la rabia y la frustración en el ámbito laboral

Nuestra vida laboral nos conduce muchas veces a la rabia, el enojo y la frustación. En esta nota, te proponemos algunos recursos para saber como desactivarlo

Las dos secretarias que no paran de cuchichear a un costado de su escritorio; el joven pasante oyendo música a todo volumen; y el técnico, que no para de fumar. Su impulso, lógicamente, será levantarse y tirar todo por el piso. 
Pero en lugar de eso, cuando ya siente que está a punto de estallar, se da un profundo respiro y sale al exterior para tomar un poco de aire fresco 
¡Felicitaciones! Acaba de sortear una situación potencialmente explosiva.

Esto es lo que sucede en la mayoría de los casos, pero, posiblemente, en más de una oportunidad nos habremos preguntado si corremos el riesgo de que llegue el día en el que el final pueda no ser tan feliz.

De hecho, debe saber que no está solo en este tipo de dilemas. Según afirma un sondeo, uno de cada seis empleados ha señalado que sufrió un enojo hasta el punto de querer pegarle a un colega. Incluso si, afortunadamente, su enojo no ha devenido en golpear a alguien, puede estar entre el 50 por ciento de la gente que por lo menos, según el estudio, manifestó haber estado bastante enojada en algún momento de su vida laboral.

El riesgo de perder el control

Por supuesto, existen casos extremos en los que cualquier desliz por parte de un empleado puede llegar a provocar, en ciertas personas, un enojo extremo, convirtiendo esta cólera en algo trágico, lo cual es totalmente injustificable. Ha llegado incluso ha haber casos en donde, también, se produjeron asesinatos.

Todo esto dista mucho de lo que aquí estamos hablando, que es el enojo justificado y lógico por cualquier actitud irresponsable y descomedida para con nuestra persona. Sin embargo, nada justifica una reacción violenta, que siempre estará fuera de lugar y sólo empeorará nuestra situación. Por ello, quienes sienten que podrían perder el control por su cólera, deberían buscar ayuda.

Asimismo, muchas compañías tienen programas de ayuda para sus empleados, que pueden ser muy útiles para ayudarlos a vencer las dificultades tanto dentro como fuera de su lugar de trabajo.

O si lo que se busca es enfrentar el problema sin que se enteren sus empleadores, debería consultar a su médico de cabecera para obtener una referencia o contactarse con profesionales u organizaciones de salud mental.

Pero lo cierto es que más allá de los casos extremos, el enojo puede ser verdaderamente destructivo, incluso si no acarrea consecuencias terribles. Según los especialistas, el enojo es una emoción humana perfectamente normal. 

Y una reacción común ante este enojo, es responder agresivamente, aunque ello no significa que sea normal, y se tenga vía libre, como para abordar físicamente a cada persona u objeto que irrita o molesta. 

La clave, afirman los profesionales, deberá ser expresar los sentimientos de enojo de una forma no agresiva, pero sí clara.

El riego del enojo

Veamos un caso en los que el enojo puede ser verdaderamente nocivo para los trabajadores que lo experimentan. 
Héctor C. es un periodista free-lance que recibió una crítica por un artículo que había escrito para una publicación. El artículo en cuestión, recibió una aceptación condicional, lo cual significaba que en términos generales estaba bien, pero que se requerían unas revisiones para su aprobación final.

Esta situación, que podría ser perfectamente entendible para la mayoría de los redactores, fue como un balde de agua fría para Héctor, quien acto seguido envió un correo electrónico al redactor manifestándole, de fuerte manera, todo su enojo.

Obviamente, Héctor no había prestado mucha atención a esta acción, o no había pensado en el resultado de la misma. De hecho, solo se trataba de que el editor le pedía que el artículo atraviese otro proceso de revisión, pero Héctor se rehusaba a aceptar esta crítica como algo que era parte de su trabajo, y por el contrario la tomaba como algo personal, que fue lo que motivó su encendido correo electrónico.

¿Qué es lo que causa que una persona reaccione de manera tan autodestructiva y cómo se puede hacer para evitar caer en este tipo de cuestiones, es decir saber cuando es lícito nuestro enojo y cuando no (pero, en cualquier caso, no reaccionar de una forma perjudicial para uno)? Para saber esto, lo primero que deberíamos hacer es entender bien en que consiste el enojo.

Continúa en la página siguiente…

×

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click Add to Home

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click
& Select "Add to Home Screen"

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline

Just Click Responsive image
& Select "Add to Home Screen"