Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Sexo anal: qué piensan ellas de esta práctica

Los hombres siempre lo piden, pero ¿están las mujeres de acuerdo...?

El coito anal consiste en la introducción del pene por vía anal. Según estudios, el 40 por ciento de las parejas heterosexuales han intentado al menos una vez la práctica. Aunque existe mucha reticencia al respecto, es una experiencia que siempre ha despertado curiosidad, sobre todo femenina.

El por qué atrae a los hombres es una de las primeras inquietudes que se plantean ellas. “La mayoría de las mujeres, aún aquellas que lo han practicado una vez consideran el sexo anal como algo sucio, perverso y sumamente doloroso y que no vale la pena volver a intentarlo.

La mujer si desea intentarlo debe estar muy relajada y muy lubricada ya que el dolor es una de las verdaderas causas por las cuales la mujer no quiere intentarlo”, considera el sexólogo español Juan José Ramírez Trench.

Uno de los mayores inconvenientes que se manifiestan en la pareja es cuando uno de los dos quiere practicarlo y el otro no.

El hombre es casi siempre el que quiere probarlo o o el que lo propone, pero la mujer no debe sentirse obligada o presionada. No debe ceder si no lo desea y si lo ha practicado ya y no le ha gustado no tiene por qué someterse a una situación que no le convence ya que la tensión y la falta de deseo harán que la relación sexual no sea en nada placentera y se torne dificultosa y dolorosa”, continúa diciendo el especialista. 

A tener en cuenta: 

  • Siempre debe practicarse con protección ya que la zona al contener heces puede transmitir infecciones y también protege del VIH. La vía anal es la más sensible para transmitir este virus.
  • La práctica requiere dosis de mucha confianza de pareja, lubricación y paciencia por parte del hombre.
  • No debe practicarse de manera seguida ya que el recto no está diseñado para el sexo. Debe considerarse el encuentro sexual como un acontecimiento especial.  

Antes de su práctica es importante: 

  • Lograr una buena relajación
  • Debe utilizarse una crema o gel lubricante ya que es una zona que no se autolubrica como sí lo logra la vagina.
  • El uso del preservativo es fundamental ya que previene cualquier tipo de infección.  

Una buena oportunidad para mejorar tu vida sexual, es realizar un Taller de Sexualidad y Erotismo como el que puedes realizar gratis haciendo clic aquí.

También puedes encontrar otros cursos gratis que te ayudarán a mejorar tu sexualidad y tu relación de pareja en:

Sexo y comida: el Tantra del amor
Cocina afrodisíaca

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
EnPlenitud ©Copyright 2000-2018