Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Registro genealógico: pequeños errores, grandes inconvenientes

Las dudas pueden existir… el asunto es ¿para que lado seguir cuando no estoy seguro? Esa es una de las problemáticas que usted puede afrontar cuando está leyendo un registro genealógico… ¿cómo superarlo?
  
  

Enséñele a su hijo a tomar decisiones financieras

Los obstáculos en la búsqueda
genealógica son el principal enemigo del éxito. Las diferencias de idiomas,
traducciones y hasta las letras mal escritas, pueden modificar toda una
historia.

Los documentos escritos antes del
siglo XVIII requieren un estudio especial de la caligrafía.  Podemos
encontrar diferencias en la "R", la “F” y la “T”: Esta última por ejemplo, se escribía de tal modo que se
parecía a la F. 

El aspecto gótico de las letras
han modificado definitivamente, varios nombres y apellidos, y despistado a gran
cantidad de personas. La “s” por ejemplo, se ha escrito de una infinita
cantidad de formas diferentes, en muchas, parecidas a la “f”, por lo que un
apellido como “Rasso”, pudo transformarse en “Raffo”.

Una costumbre antigua consistía en
anotar los nombres fonéticamente, es decir como sonaban, lo cual hizo
rebautizar a gran cantidad de personas, de generación en generación. Muchos
estudios han realizado un análisis al respecto, concluyendo que muchos
apellidos actuales, son deformaciones directas de otros, los originales.

Algunos datos que usted considera
importantes, pueden resultar incompletos al encontrarlos. Se pueden encontrar
nombres sin apellidos, apellidos sin nombre, apodos con apellido, apodos
solamente y hasta lugares vacíos en el documento que se esta leyendo. 
Aunque la información no sea completa, no la deseche, puede ser una buena base
para obtener datos a futuro.

Para anotar que la información
esta incompleta siga los siguientes pasos:

-Nombre
sin apellidos:

“Jorge –“ (dos guiones)

Apellidos
sin nombre:

“- Márquez Solís” (un guión y los apellidos)

Apodo
con apellidos
:
“(Cacho) Márquez Solís” (el apodo entre paréntesis y los apellidos)

-Apodo
sólo:

“(Cacho)” (en paréntesis el apodo)

-Documento
al que le faltan letras
: “Mario J……o Suárez” (puntos
suspensivos y uno por letra faltante)

Cuando se pierde una palabra
completa se pueden usar tres puntos suspensivos.  En caso de fechas se
puede usar un guión para los días o años. 

Más
o menos una fecha…

Las llamadas fechas aproximadas,
son eventos que se marcan cuando se conocen en que período se desarrollaron
aproximadamente. Se pueden marcar por semestre, durante un desastre natural, una
guerra, una presidencia, etc.

En épocas en que se registraban
gran cantidad de fallecimientos por un motivo u otro (los nombrados
anteriormente, más grandes epidemias infecciosas), se efectuaban registros de
difuntos indicando los entierros de varios meses sin especificar la fecha
exacta. 

Puede encontrarse entonces, con que
la fecha dice (marzo – agosto 1831). Cuando existían dudas respecto al día,
mes o año se registraban de la siguiente manera:

-22/25 noviembre 1804,

-30 septiembre / octubre 1873

-3 enero 1823/1825. 

Cuando en el documento original hay
confusión respecto a una fecha pero se pueden establecer alternativas, se
registra: 13 septiembre 1878 o 1888.