¿Que tipo de neumático se utiliza en cada terreno?

La frase de Serrat “Se hace camino al andar…” podría perfectamente adaptarse a la necesidad de saber que neumático y llanta usar para cada tipo de camino que se irá a transitar.
  
  

Cada
lugar, cada clima, cada ruta, tiene una necesidad diferente y los
vehículos que
las recorren deben ajustarse a ellas. Para cada característica existe una clase
de neumático acorde.

Y hasta incluso las camionetas 4×4, que poseen ruedas que
funcionan aceptablemente sobre todas las superficies, pueden mejorar su agarre y
ser aun mas seguras.

Existen
cuatro tipo de rodamientos específicamente diseñados para este tipo de vehículos
que varían entre si por la diferencia de resistencia, flexibilidad y
adherencia:

Asfalto:
Las Highway-Terrain (HT) vienen normalmente de fabrica y son parecidas a
las de los autos comunes. Son ideales para ciudad por su larga duración y su
característica silenciosa.

Se usan también en arena, con algunas libras menos
de presión. Hay modelos para alta velocidad que mejora el agarre en curvas y la
eliminación del agua, contra los riesgos de patinar.

Travesías:
Las All-Terrain (AT), son las mas utilizadas para quienes alternan viajes en
ruta y en campo. Tienen mejor tracción y adherencia gracias a su dibujo de
tacos anchos. Dura mas en tierra, pero son mas ruidosas y menos cómodas para
los ocupantes del vehículo, por su rebote (están compuestas de caucho).

Pantanos:
Las Mud-Terrain (MT) son por su mayor grip, por sus tacos anchos y altos (se
limpian solos), las ideales para la conducción extrema. Las piedras no quedan
dentro de sus dibujos y como contrapartida, son las ruedas que mas rápido se
desgastan y menos estables son, por su poco contacto con la superficie (se
mejora bajando la presión).

Nieve:
Las
Snow-Terrain (ST) son conocidas como las “Neveras” por ser especificas para
esa superficie. Los dibujos son simples y están caracterizadas por salientes
que se abren cuando entran en contacto con el suelo, sumando mayor adherencia.
os
materiales que las componen resisten mejor la diferencia de temperatura de la
cubierta en movimiento (calor) al rozar contra el terreno (frío).

Existen
algunos agregados que pueden mejorar el transito. Para el barro, están los
remaches de caucho, que se agregan con una pistola neumática en los orificios
especialmente dejados en el modelo de neumático, ubicados en las caras externas
del mismo.

Mientras que en las superficies de hielo, se agregan clavos que
permiten un mejor agarre, fundamental para asegurar una adherencia mínima.

Es
importante notar que una vez agregados estos elementos, no se pueden sacar nunca
mas, y que luego solo queda disfrutar con prudencia del viaje, y siempre saber
que el apuro no es buen consejero. “El camino se hace al andar…”