México, cuna ¿y futuro? del calendario maya

Estados Unidos y Europa están mostrando un gran interés en el calendario maya, gracias a sus correctas profecías sobre diversos acontecimientos del mundo. Sin embargo, en México mismo, cuna del calendario, su sociedad pareciera no prestarle demasiada atención…
  
  

Durante la década pasada,
pareció ser evidente que los mexicanos estaban experimentando un cambio que
recrease las oportunidades para que nuevas corrientes de pensamiento y acción
puedan ser expresadas en su sociedad.

Prueba de esto, es, por ejemplo, la
revuelta Zapatista de Chiapas en 1993, o la llegada a la presidencia, en 2000 de
Vicente Fox, quien rompió una hegemonía de 71 años del partido PRI (Partido
Revolucionario Institucional).

Tal corriente, estaba ya
descrita en el histórico Calendario maya, como puede ser verificado fácilmente
en Internet.

Por eso, en la actualidad, hay un creciente interés, especialmente
en los Estados Unidos y Europa, por este calendario, ya que se están viendo sus
características proféticas, que son de gran importancia para el futuro de la
humanidad. Pero en México mismo, lugar de creación de este calendario, la
importancia de este logro intelectual para el contexto moderno no parece haber
sido sin embargo, apreciado en su totalidad.

 En efecto, la mayoría de
los mexicanos tiende a mirar a los calendarios antiguos de su país como algo del
pasado, sin considera su valor potencial para ellos mismos, el país, y el mundo.

Si bien en la actualidad los avances en el desarrollo humano son causados a
menudo por innovaciones radicales por parte de la ciencia, una nueva comprensión
del calendario maya podría ayudar a entender mucho mejor el fenómeno global de
la vida, a toda la gente de México.

Breve historia del calendario maya

En épocas antiguas, el
área que ahora es México, era el hogar de varias civilizaciones que dominaron
sus diversas regiones, durante varios períodos.

Los Olmecas, los  Mixtecas, los
Zapotecas, los Toltec, los Mayas y los Aztecas, eran algunas de estas
civilizaciones. A pesar de las muchas diferencias que mantenían entre si, las
mismas compartieron un calendario común, referido generalmente como el
Calendario Sagrado de los 260 días.

 En lengua Maya de Yucatec,
este calendario llevaba el nombre de Tzolkin, la cuenta de los días, y muchas
personas lo siguen utilizando en la actualidad.

En este calendario, cada día es
caracterizado por una combinación de uno de los trece números y de uno de los
veinte iconos, por lo que, por ejemplo la fecha de 18 de julio de 2000 se
denomina 2 Imix, 2 Cocodrilos. 

Así como en épocas
antiguas los mayas habían considerado el día 2 Imix según lo gobernado por los
Señores del Día, hoy también podríamos decir que cada día está caracterizado por
cierta deidad.

Pero esto era particularmente importante para los antiguos
mexicanos, ya que, como ellos reconocían la importancia de estos cambios
espirituales que cambiaban la vida humana, tomaban decisiones para toda clase de
asuntos, basados justamente en este calendario.

 Las ceremonias religiosas
también eran de suma importancia, ya que fueron medidas en el tiempo por el
calendario, puesto que los mayas sabían que estas energías cambiantes de los
días, y reflejaban un plan cósmico con un origen divino.

¿Qué sería entonces más
natural que dejar al año religioso girar alrededor de este calendario, que para
su confección tuvo en cuenta las energías y objetivos del cosmos, en vez de las
meras matemáticas del calendario gregoriano? 

 Además, puesto que cada
día tenía una energía especial, la fecha de nacimiento impartiría ciertas
cualidades y un destino especial en un individuo llegado en ese día. Esto forma
la base de un tipo de astrología que ha seguido existiendo entre los Mayas
Quiche en Guatemala por 2500 años, atravesando la época de la conquista española
hasta el día de hoy.

Esto formó la base de un súbito interés en Europa y los
Estados Unidos por un nuevo tipo de astrología, que pareciera ser más verdadero
y exacto que el originado en Oriente Medio o Asia.

¿Por qué este tipo de
astrología parece ser tan exacta para describir los rasgos de la personalidad y
los destinos de la vida? Porque el calendario maya describe cambios en la
energía cósmica que son totalmente verdaderos y comprobados, al margen de que
haya sido olvidado por más de 500 años en la humanidad.

Tan solo ahora, cuando
la humanidad está entrando en un contexto de confusión generalizada, pero
también en marco más amplio de sentido dentro de su contexto galáctico, es que
la gente está siendo otra vez atraída por el interés de las energías cósmicas, y
el contorno de un nuevo mundo que emerge.

La importancia del Calendario Maya para México

 Es en el desarrollo de
este nuevo concepto del mundo que el nuevo México podría tener las mayores
chances de beneficiarse en el futuro. Y esto puede suceder de dos diferentes
maneras.

Primero, si México es nuevamente el lugar de una nueva comprensión del
tiempo, y de lo qué significa ser un ser humano en este mundo. Entonces, eso
querrá decir que ese país tendrá razones para contar con un cambio significativo
en su organización, y en la actitud de otros países hacia el mismo. 

Así, si el calendario
maya es la base para la ciencia más avanzada del futuro, la situación
internacional de México, y especialmente sus poblaciones indígenas, mejorarán
perceptiblemente.

Si el conocimiento más importante de este planeta no se
originara en Europa, los Estados Unidos, la India o China, y sí en México, ese
país logrará una posición mucho más importante en el nuevo mundo.

De esta forma, con los
nuevos conceptos entendidos, se podrá demostrar que el calendario maya es un
calendario global profético, y esto se traducirá en una actividad científica
creciente, con respecto al calendario. 

El hecho de que este
calendario haya salido del suelo mexicano, y el conocimiento general sobre él
mismo puede estar más cerca en ese país que en cualquier otro lugar en el mundo,
le otorga a México un mayor plafón intelectual sobre otros países, en los cuales
el calendario se debería explotar completamente, desde el comienzo.

 México y el calendario maya de cara al futuro

 ¿Qué está sucediendo en
el mundo actual según el calendario maya, y cómo afecta esto a México? Describir
esto requeriría conocer más a fondo y ampliamente el calendario maya por parte
de los lectores, pero es posible dar una breve descripción al respecto.

El 5 de
enero de 1999, el cosmos incorporó un nuevo ciclo de la creación, un movimiento
de nuevas ondas de trece períodos, que los mayas llamaría Tun, los períodos 360
días que traerían a la humanidad otro marco galáctico de sentido.

Este nuevo
marco ensancha el sentido humano, y la creciente velocidad de la vida, llama a
un nuevo calendario cósmico, que permitirá que la humanidad siga las ondas del
cambio.

 Este calendario será otro
eslabón del calendario maya, y es probable que sea una contribución muy
significativa de México a este planeta. Probablemente, muchos de los cambios que
ocurre actualmente en México, tanto políticos como de otra índole, son una
manera de facilitar a que esta contribución pueda ser expresada de una vez.

 

Compartir |