Home > > Astrología

Zodiaco y carta astral

Alegoría I

Siempre como seres humanos buscamos la superación ése sería el camino. Todos somos herederos de nuestra propia continuidad, por ello somos seres únicos que vamos andando el “camino”. Y acá vuelvo a uno de los principios herméticos la “ley de causa y efecto”.

Heredamos o percibimos fuerzas electromagnéticas que nos marcan al nacer y traemos ciertos dones, ciertos comportamientos, ciertas cualidades que debemos asumir, incentivar y perfeccionar en lo posible cada vez mas, y lo que serían defectillos, o cosas que no hacen que nos sintamos realmente bien.

La trayectoria del sol por la eclíptica, constelaciones o más fácil por los signos astrológicos, va iluminando cada uno de ellos y dándonos un mensaje. Hay una alegoría muy antigua que nos hace ver como cada ser, según su signo tendría determinada misión.

Hoy te la paso copiada textualmente del libro de Martin Schulman (E.Indigo) Fue por la mañana cuando Dios se encontró ante sus doce hijos y plantó la semilla de la vida humana en cada uno de ellos. Uno a uno, cada hijo se adelantó para recibir el don concedido.

A ti Aries, te concedo mi semilla el primero, para que tengas el honor de plantarla. Que por cada semilla que plantes un millón mas se multiplique en tu mano. No tendrás tiempo para ver crecer la semilla, pues cada cosa que plantes creará mas que tendrá que ser plantado. Serás el primero en penetrar en el terreno de las mentes humanas como mi idea. Pero tu trabajo no consiste en alimentar la idea ni en cuestionarla.


Tu vida es acción, y la única acción que yo te adscribo es la de empezar a hacer que los hombres cobren conciencia de mi creación. En compensación por tu buen trabajo, te concedo la virtud de la autoestima. Tranquilamente, Aries se retiró para volver a ocupar su lugar.

A ti, Tauro, te concedo el poder de convertir la semilla en sustancia. Tu trabajo es grande y requiere paciencia, pues debes terminar todo aquello que haya sido empezado, para que las semillas no se pierdan en el viento. Ni te cuestionarás de otros para hacer lo que te pido que hagas.

A cambio, te concedo el don de la fortaleza. Utilízala sabiamente. Y Tauro retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Géminis, te entrego las cuestiones sin respuestas, para que puedas aportar a todos una comprensión de lo que el hombre ve a su alrededor. Nunca sabrás por qué los hombres hablan o escuchan, pero en tu búsqueda de las respuestas hallarás el don, que te concedo, del conocimiento. Y Géminis retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Leo, te encargo la tarea de desplegar mi creación, en toda su brillantez, ante el mundo. Pero debes llevar cuidado con el orgullo y recordar siempre que se trata de mi creación, y no de la tuya.

Porque si olvidas eso, los hombres se burlarán de ti. Hay mucha alegría en el trabajo que te encargo si sabes hacerlo bien. A cambio te concedo el don del honor. Y Leo retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Libra te encargo la misión del servicio, para que el hombre sea consciente de sus deberes para con otros. Para que sepa lo que es la cooperación así como la habilidad para reflejar el otro lado de sus acciones. Te situaré allí donde hay desacuerdo y recompensaré tus acciones.

Te situaré allí donde haya desacuerdo y recompensaré tus esfuerzos con el don del amor. Y Libra retrocedió para volver a ocupar su lugar.

Continuará...

Fuente: Mujer Bonita

 

Carmen Linares

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Excelente el contenido, pero falto Cancer

Por MARLUROPAZ


FALTA UN SIGNO

Por


que paso?

Por CALIN


¿Virgo/Cancer?

Por TURQUI


alegoria1 - virgo/cancer

Por GILBERTO_HOPF


favor de completar la alegoría

Por GUILLE PRINCE


Mas notas del autor:

Carmen Linares

Alegoría II

Alegoría II

Hoy cumplo con pasarte la última parte de esta alegoría que considero muy positiva y de mucha ayuda para todos los que queremos superarnos cada día un poco más.

¿Quién era Paracelso?

¿Quién era Paracelso?

Teofrasto Bombast von Hohenheim nació el 10 de noviembre de 1493, (llamado Paracelso) fue un niño casi raquítico que contó con los amorosos cuidados de su padre que era médico y lo amaba profundamente. El Dr. ya creía fervientemente en el respirar aire libre y puro como forma de curación.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: