Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Las deudas no son todas iguales

Hay deudas buenas y deudas malas. ¿Cómo distinguirlas, para comenzar a salir de ellas?
  
  

No todas las deudas tienen el mismo origen y algunas son más importantes que
otras. Si usted tiene problemas para pagar sus cuentas, tómese un tiempo para
establecer prioridades y haga una lista separando las deudas esenciales de las
no tan importantes.

Luego asegúrese de pagar, siempre en primer lugar, aquellas
deudas que son esenciales. ¿Cuáles serían? Siga leyendo para obtener consejos
acerca de qué debe ser considerado prioritario.

Deudas esenciales

Las deudas esenciales son aquellas que deben estar en la parte superior de su
lista de cosas por pagar. Si usted deja sin pagar una deuda esencial, podría
enfrentarse a consecuencias muy serias.

Alquiler o hipoteca:
a menos que usted sepa que va a mudarse y ya tenga un lugar donde vivir,
considere el pago de su alquiler como una prioridad.

El caso de las hipotecas
es un poco diferente. Si usted ha perdido su trabajo y
piensa que puede llegar a permanecer desempleado por un largo tiempo, su primer
pensamiento probablemente sería vender su casa, alquilar una vivienda a un
precio moderado y utilizar el dinero para pagar otras deudas esenciales.

Si
usted decide quedarse en su hogar actual, los pagos del crédito hipotecario o de
una segunda hipoteca también son esenciales, ya que puede llegar a perder su
casa si usted no paga.

Facturas de servicios públicos: estar sin gas, sin electricidad, sin calefacción, sin agua o sin
teléfono puede ser peligroso.

Manutención de los hijos: si usted no se encarga de la manutención de sus
hijos puede incluso llegar a ir a la cárcel, a menos de que convenza al juez de
que realmente no podía hacerlo.

Gastos del coche: si usted necesita el coche para su trabajo, haga todos
los gastos necesarios, ya sean arreglos o cuotas del pago. Si no lo necesita
para trabajar, considere venderlo, para evitarse los gastos.

Otros préstamos garantizados: Las deudas aseguradas están relacionadas
con algunos temas específicos de la propiedad. Si usted no paga estas deudas, el
acreedor estará habilitado a adueñarse de la propiedad sin necesidad de obtener
una sentencia judicial.

Si no le
importa que la propiedad sea tomada o confía en que el acreedor no la quiere
realmente, no se preocupes por la falta de un pago o dos. Si la propiedad es de
vital importancia para usted, tendrá que mantenerse al día con esa deuda.

Impuestos no pagados:
si usted es advertido que están a punto de embargar su sueldo, su cuenta
bancaria, su casa o cualquier otra propiedad, intente negociar para establecer
un plan de pago inmediato.

Las deudas no esenciales:

Una deuda no esencial es aquella que no tiene
efectos inmediatos o graves si no es pagada. El pago de estas deudas es un
objetivo deseable, pero no una prioridad.

Tarjetas de crédito y débito: si usted no paga la factura de se tarjeta
de crédito o débito, lo peor que puede pasar antes que el acreedor lo demande,
es que le quiten los privilegios.

Gastos del hogar y la nafta:
al igual que con las tarjetas de crédito y débito, si usted no puede pagar estas
cuentas, es probable que pierda sus privilegios y, si la deuda es lo
suficientemente grande, puede llegar a ser demandado.

Los préstamos de amigos y familiares: usted puede sentir la obligación
moral de pagar, pero estos acreedores, que probablemente son las personas que
menos parecen acreedores, deben ser los más comprensivos con usted.

Periódicos y suscripciones a revistas: Estas deudas no son esenciales.

Facturas legales y contables: Estas deudas raramente son esenciales.

Otros préstamos sin garantía:
los préstamos sin garantía no están vinculados a ningún elemento de propiedad.
El acreedor no puede adueñarse de su propiedad.

Si usted se niega a pagar, el
acreedor sólo podrá cobrarle a usted si lo demanda y obtiene una sentencia
judicial. Estas deudas no aseguradas no suelen ser lo esencial para pagar
primero.

Bajo ninguna circunstancia pague las deudas que no son esenciales si todavía no
ha pagado las esenciales, incluso si sus acreedores de deudas no esenciales lo
están presionando.


Esto puede sonar obvio, pero cuando usted es presionado por
los cobradores, puede llegar a olvidarse de lo obvio.

Por ejemplo, si usted paga unos cuantos pesos por una deuda no esencial sólo
porque el acreedor es el más persistente, usted puede llegar a sufrir un
desalojo o no tener calefacción en pleno invierno, ya que no tendrá suficiente
dinero como para pagar estos servicios esenciales.

¡ Aprenda cómo ganar más dinero
haciendo que el dinero trabaje para usted !!
(que es lo que hacen los
inversionistas)
Para ello, le invitamos a
inscribirse ahora en
nuestro curso en Internet para Inversores gratis
Aprenda
a Invertir y Administrar su dinero