La oferta y la demanda de la poesía

En su maravillosa obra "Los demasiados libros", el poeta y ensayista mexicano Gabriel Zaid, nos da unos datos perturbadores, al menos para quienes, escribiendo poesía, aspiran a ser leídos -y por qué no- a que el mercado compre sus libros.

 

Dice Zaid que el The New Yorker publica tres poemas nuevos por semana, elegidos entre los que recibe como colaboraciones. Para escoger estos tres poemas se gasta una fortuna, pues necesita tener una persona a tiempo completo que lea los 800 poemas que en realidad recibe cada ocho días, la bobadita de ¡40 mil al año!

En 1976 el Book of the Month Club dedicó una página completa del folleto que envía mensualmente a su millón doscientos cincuenta mil suscriptores, al libro de poemas de la renombrada Denise Levertov, que venía con el pie de imprenta de la no menos famosa editorial New Directions.

La razón de haber escogido este libro y dedicarle tanto espacio a su difusión, fue debido a que Denise había ganado el premio Lenore Marshall. Por estadísticas se sabe que, un libro que aparezca en el Book of the Month Club, vende cuando menos 300 mil ejemplares; ahora, si se le dedica una página se espera casi duplicar esta cifra.

Pues bien, el libro de poemas de Denise Levertov vendió… ¡750 ejemplares! 


¿A qué se debe que NO se lea la poesía o que, si se lee, se lea tan poco? Las razones pueden ser variadas y dependen de quien las emita.
Un poeta amigo mío torna desorbitados los ojos tratando de explicarme que la gente actual ha perdido la ternura, que no percibe la vibración del universo, que la globalización y los mercados le marchitaron el amor. ¿Será cierto?

Una tarde sabatina montó en cólera cuando le recité la sarcástica sentencia del poeta Jud Jerome, que también cita Zaid: "Si uno fuera realmente considerado con sus lectores y amigos, debería insertar un billete de cinco dólares en cada uno de los libros que pone en circulación, para reconocer simbólicamente el abuso de quitarles el tiempo". 

La sentencia de Jud apuntaba a que se puede probar que son muchos más los que aspiramos a ser leídos, que los que en verdad leemos.

Y conste que NO estamos hablando del MERCADO -ese concepto etéreo, tan  peyorativo y apaleado por quienes escriben, editan o venden libros- sino que hablamos de quienes alzan la voz pidiendo que se LEA más, es decir, los escritores. Observemos esto:

"Plougshares, revista trimestral fundada en 1971, que tiene una circulación de tres mil ejemplares, y una de las revistas literarias de más prestigio en los Estados Unidos, recibe 16 mil textos al año de unas seis mil personas, de las cuales NI siquiera doscientas están suscritas a la revista.

Han formado un equipo de quince voluntarios para leer y escoger, pero no dan abasto. Cada vez que publican un
aviso para promover suscripciones, por cada suscripción que consiguen les llegan de diez a quince colaboraciones".

Sin embargo, se niegan a adoptar la nueva modalidad que ya tienen como norma revistas serias y respetadas como New Letters, Nimrod y Querterly Review of literature: ni siquiera leer las cartas de los presuntos colaboradores que no estén suscritos.

La conclusión entonces es sencilla:  si todos los que escribimos, si todos los que pedimos que nos lean, compráramos libros y leyéramos, quizás las cifras mejorarían, y tendríamos aforismos por doquier como: "No te pido que me des tu tiempo, yo te doy el mío". "No te pido que me leas, te ruego me dejes leerte".

"Tus necesidades de afecto y reconocimiento yo te las doy, y allá tú si algún día me compensas" y otras por el estilo.

Téngalo por seguro: jamás en la historia de la humanidad tantos millones de personas deseamos con tanto fervor publicar nuestros libros. Y si esos millones nos convirtiéramos en lectores de otros, habría un auge jamás visto de ventas de libros. 

Una propuesta sencilla que se la tomo también a Zaid: "Toda persona que pretenda ser leída, tendría que demostrar lo que ha leído. Y por cada mil poemas (cuentos, artículos, libros) leídos, tendría derecho a publicar un poema (cuento, artículo, libro)".

¿Quién se apunta de primero?

 

 

 

×

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :
Y selecciona Agregar a la pantalla principal

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado

SOLO HAZ CLIC EN : Responsive image
Y selecciona Agregar a la pantalla principal