Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Frenando las pérdidas en sus operaciones bursátiles

El primer mandamiento del buen inversor es: limitar las pérdidas…

Los “stop orders” son límites que se ponen en las operaciones bursátiles, mediante los cuales se entrará o saldrá automáticamente de una operación, mediante una orden para comprar o vender cuando el precio de una acción alcanza un límite pre-establecido.

Un “stop-loss” es, por su parte, un “stop order” cuyo objetivo principal es limitar las pérdidas potenciales del inversionista. Se estipula habitualmente por debajo del precio actual -para proteger una posición larga (o compradora)- o por encima del precio actual –para proteger una posición corta (o vendedora)-.

Por ejemplo, si se compran 1.000 acciones de Microsoft a $100, se puede decidir colocar un “stop loss” diciendo que se vendan 1.000 acciones de Microsoft si el precio es menor o igual a $97.00, con lo que si el precio cae a $97.00 la orden será activada. La pérdida potencial se limitará, entonces, a $3 por acción, más las comisiones de los corredores.

Como regla, se debe saber que es bueno evitar los mercados con baja liquidez, donde son posibles fluctuaciones extremas de los valores.

Tipos de “stop orders”

1.     Del mercado

Son órdenes convencionales de freno, en las que se activa una orden para vender (o comprar) al precio predominante en el mercado.

2.     Limitada

Es una orden para vender al precio de mercado predominante, pero no por debajo de un límite especificado (o para comprar a). precio predominante hasta un límite especificado.

3.     Con precios fijos

La orden se activa a un precio fijo. Algunos operadores también llaman a estas órdenes “stop orders limitadas”, por lo que se debe chequear que se usted y su operador estén hablando del mismo tipo de orden.

Las órdenes limitadas se recomiendan para entrar en una transacción, pues dan mayores oportunidades de éxito que las órdenes de precio fijo, aunque no son tan abiertas como las órdenes de mercado, donde la orden se ejecutará sin importar el precio de mercado .

Las órdenes de mercado se deben utilizar para salir de las transacciones, asegurándose que la orden tenga la mejor oportunidad posible de ejecución. Nunca se debe aferrar a una acción si las caídas de precio son fuertes (por la esperanza de que se recuperen).

Es importante que tenga en cuenta que los “stops orders” no siempre funcionan perfectamente, pues si se quiebra un nivel de apoyo importante, muchos frenos se pueden activar al mismo tiempo. Así, los vendedores exceden por lejos a los compradores, haciendo que el precio caiga fuertemente y que las órdenes de venta no puedan efectivizarse. En ciertos casos extremos, no hay compradores fuere cual fuere el precio.
Pero aún así, los “stop orders” son el mecanismo más efectivo para limitar el riesgo y proteger su capital.

Si los “stop orders” no se aceptan en un mercado, ponga sus propios límites de compra o venta cuando el precio llegue a un cierto punto. Tenga en cuenta que se requiere de cierta disciplina para ejecutar las órdenes sin vacilación.