Cómo saber cuánto has ganado con tus inversiones

¿Cuánto dinero realmente ganaste con sus inversiones el año pasado? ¿Estás seguro que saber cómo hacer el cálculo…?


La tasa de rentabilidad real le indica cómo marchan sus acciones


Usted puede calcular una tasa de rendimiento recurriendo a la matemática simple
(no se olvide de dividendos, si los hay), pero si usted no ajusta este índice en
base a la inflación y los impuestos, usted no podrá obtener la tasa de
rentabilidad
real.

Esta es la diferencia entre la tasa de interés nominal y la tasa de interés
real. Usted debe averiguar el índice real, ya que es el único que significa
algo.

Piénselo de esta manera: la tasa de interés nominal le indica la tasa de
crecimiento de su dinero, mientras que la tasa de interés real indica cuanto
creció su poder adquisitivo.


Incremento del capital


Por ejemplo, si usted realiza una inversión de $1.000 que aumenta un 8% en un
año, terminará el año con $1.080. En otras palabras, su capital se habrá
incrementado en $80 (vamos a suponer que no obtuvo ningún dividendo para que el
ejemplo sea más sencillo).

Sin embargo, si la inflación es del 3% anual, sus $1.080 valdrán sólo $1.050. La
inflación no sólo devalúa los intereses que usted gana, sino también su capital
inicial. Su tasa de rentabilidad real sería sólo del 5%.

Los inversores que dependen de los ingresos por dividendos o de los intereses de
bonos u otros valores de renta fija son los más afectados por la inflación.

Si usted posee una acción, las ganancias se acumulan hasta que usted decida
venderla, por lo que puede evitar el efecto de la inflación si puede programar
la venta para un período de baja inflación.

Las acciones, por lo general, resisten mejor los efectos de la inflación en
comparación con los bonos u otros instrumentos de ahorro.

Las empresas pueden trasladar los costos de la inflación a los clientes. Por
supuesto, esto tiende a mantener el ciclo inflacionario.


Impuestos


En el ejemplo anterior, ajustamos su tasa de rentabilidad según la inflación.
Sin embargo, se trataba de un ejercicio puramente teórico a menos que su
inversión se encontrara en una cuenta de impuestos diferidos o fuera una
inversión libre de impuestos.

La otra deducción que usted necesita realizar para llegar a la tasa de
rentabilidad real es la de los impuestos. Usted no podrá, en la mayoría de los
casos, mantener todo el dinero que obtenga. El gobierno va a querer su parte.

Ejemplo de
deducción por impuestos


Volvamos a nuestro ejemplo. Usted invirtió $1.000 y obtuvo un 8% de rentabilidad
nominal, es decir que ahora tiene $1.080. Sin embargo, la inflación es del 3%,
por lo que su tasa de rentabilidad real es sólo del 5%, lo que le deja un poder
adquisitivo de $1.050.

Aunque sus $1.080 sólo le permitirán comprar lo que hace un año costaba $1.050,
el gobierno querrá su porción. Para simplificar, supongamos que los impuestos
estatales y federales ascendieron a un 28% y que esto califica como una ganancia
a largo plazo.

El gobierno se quedaría con $22 de los $80 que usted ganó. Entonces su cuenta
bancaria real se habrá reducido a $1.058.

Si vuelve a aplicar la inflación del 3% a lo que realmente tiene, habremos
obtenido el poder adquisitivo real que su inversión ha generado. Esta cifra es
$1,026 (97% de $1.058=$1.026).

El resultado final es este. Su inversión de $1.000 ha generado una rentabilidad
real del 2,6% de aumento del poder adquisitivo durante un año, después de los
impuestos.

Eso no parece mucho dinero, pero con cualquier inversión que realice durante el
mismo período, obtendrá resultados similares.

¡ Aprenda cómo ganar más dinero
haciendo que el dinero trabaje para usted !!
(que es lo que hacen los
inversionistas)

Para ello, le invitamos a
inscribirse ahora en
nuestro curso en Internet para Inversores gratis
Aprenda
a Invertir y Administrar su dinero