Estambul, todavía un imperio

Estambul, la ciudad más grande de Turquía tercera más poblada de Europa, guarda en sus entrañas históricas una historia imperial que aun hoy se percibe en sus calles y edificios…

Llamada Constantinopla en la época del Imperio Romano e Imperio Bizantino, combina sesgos europeos y asiáticos de manera extraordinaria, donde la persistencia musulmana por sobre otros credos, se hace notar a cada paso.

Fue sucesivamente la capital del Imperio Romano de Oriente, del Imperio Otomano y de la luego llamada República de Turquía hasta 1923.

Aunque desde 1923 la capital de Turquía es Ankara, Estambul sigue siendo una ciudad que tiene un papel central en la industria, el comercio y la cultura de Turquía y es sede del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, cabeza de la Iglesia Ortodoxa.

Las zonas históricas de Estambul fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1985, por sus importantes monumentos y restos históricos.

Estambul ha sido y es un crisol cultural y étnico. Por consiguiente, hay numerosas mezquitas, iglesias, sinagogas y palacios históricos dignos de visitar en la ciudad.

La ciudad vieja está principalmente ubicada en el estrecho del Cuerno de Oro. Sin embargo, la ciudad moderna es más amplia y comprende ambos lados (europeo y asiático) del estrecho.

Entre sus encantos turísticos se incluyen la Iglesia de la Divina Sabiduría (Aya Sofia), Sarıyer, Eyüp y Taksim en el lado europeo, y Beyköz, Üsküdar, Kadıköy, Moda, Bostancı y Adalar en el lado asiático.

Como capital que fue de dos de los imperios más poderosos de la Tierra, y ciudad cosmopolita que, para el siglo XVI, era probablemente la más civilizada y multicultural, Estambul alberga monumentos extraordinarios: palacios, iglesias y el hipódromo que datan de la época bizantina; las mezquitas de Sultanahmet y Süleymaniye; el Palacio de Topkapı (Topkapı Sarayı), sede del poder imperial otomano, y otros.

Estambul es la ciudad más grande y más occidentalizada de Turquía. Gracias a su situación entre dos continentes, la cultura de la capital económica turca es muy rica.

Esto motivó la decisión por parte del Parlamento Europeo que la Capital Europea de la Cultura en 2010 fuera Estambul, junto a Pécs (Hungría) y Essen (Alemania).

Algunos puntos imperdibles para el viajero son el Barrio de Nisantasi, el solar  más europeo de la ciudad donde el contraste con el Estambul de las mezquitas y palacios es realmente sorprendente.

A la zona se la conoce como Los Campos Elíseos, algo que ya da una idea de su ambiente glamuroso y chic. Aquí se encuentran las tiendas más lujosas de la ciudad, distribuidas en cuatro calles que forman esta manzana europea que muy poco tiene que ver con las costumbres y tradiciones musulmanas.

Visitar el acuario de Estambul es otra excelente opción. Sus modernas instalaciones ocupan más de 8.000 metros cuadrados y sus distintos tanques son el hogar de más de 10.000 criaturas procedentes de todos los mares y océanos del mundo.

Peces exóticos, tiburones, mantas gigantes, pulpos. El fondo marino se muestra casi al alcance de la mano especialmente al recorrer el túnel submarino panorámico de 80 metros de largo que permite imaginar un paseo por el fondo del mar entre especies fascinantes pero sin oxígeno ni escafandra.

Para darse un baño en la rica cultura arábiga, es obligado el paso por La Mezquita de Fatih situada en una de las cuatro colinas de Estambul, lo que hace que luzca aún más imponente.

Fatih es la primera mezquita imperial, mandada a construir por el sultán Mehmed II tras la conquista de Constantinopla (siglo XV). En su origen era un magnífico complejo que incluía un bazar, biblioteca e incluso un baño turco.

Esa primera mezquita fue construida sobre la antigua iglesia bizantina de los Santos Apóstoles (Havariun) manteniendo la arquitectura tradicional otomana, pero a lo largo de los siglos sufrió graves desperfectos, especialmente tras el terremoto de 1754.

Ecléctica como pocas, Estambul es un panóptico de culturas, tradiciones, edificaciones sabores y un crisol cultural pocas veces visto, donde la impronta del oriente medio y la estirpe europea conviven con la armonía más asombrosa.

Por último, recuerde aprender algunas palabras y frases básicas en el idioma de los países que va a visitar. Puede hacerlo ya mismo inscribiéndose ahora en nuestros cursos gratis de idiomas (haga clic en el nombre del curso):

Curso de inglés gratis
Curso de francés gratis
Curso de italiano gratis
Curso de portugués gratis

Curso gratis de español para Extranjeros

Curso de alemán gratis
Curso de ruso gratis