Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

El poder de las buenas palabras

¿En cuántos momentos de nuestra existencia no hemos anhelado un pequeño gesto que, dado a tiempo, nos hubiera iluminado el día y nos hubiera permitido “recargar las baterías” y hacer más llevadera nuestra carga?

Quiero compartir con ustedes algo que a todos nos serviría de aliento todos los días, y que todos tenemos la capacidad y la bendición de poder ofrecerlo,

Parece mentira como unas pocas y simples palabras y gestos pueden lograr influir tanto en las personas. Vivimos en un mundo tan acelerado, tan individualista, tan materialista, que olvidamos constantemente los pequeños detalles que le ponen sabor a la vida propia y ajena. 

¿En cuántos momentos de nuestra existencia no hemos anhelado un pequeño gesto que, dado a tiempo, nos hubiera iluminado el día y nos hubiera permitido “recargar las baterías” y hacer más llevadera nuestra carga? 

Y esto  todos los sabemos.

Te cuento algo de lo que cuenta  Oscar: 

Mi antiguo jefe, Edgar, tenía esa virtud. Cuando en determinadas épocas del año el exceso de trabajo nos asfixiaba, obligándonos a quedarnos más tarde de lo habitual, él llegaba a alentarnos con sus palabras o simplemente se acercaba y nos daba una palmadita en la espalda, sin agregar mayor comentario. ¡Y cuánto agradecíamos esta simple expresión! Y no crean que era porque le sobraba tiempo. No. Él era el primero que se arrollaba las mangas de su camisa en estos periodos de intenso trabajo, pero te diré algo todos con esa simple muestra de afecto todos trabajamos muy a gusto. 

¿Cuándo fue la última vez que elogiaste a una persona? Y lo peor de todo: ¿cuándo fue la última vez que lo hiciste con alguno de los miembros de tu familia? Parece mentira, pero es en nuestro propio hogar donde acostumbramos ser mezquinos con las palabras de elogio. El padre sale bien de madrugada hacia el trabajo, retornando cansado a altas horas de la noche, obteniendo el sustento necesario para mantener a su familia y poder brindarle educación a sus hijos. ¿Alguna vez, como hijo, le ha dicho “Papá, gracias por tu esfuerzo”? La madre, si es que no trabaja fuera del hogar, debe estar lidiando todo el día con las labores domésticas, haciéndose tan “polifuncional”, que al final no sabe uno en realidad en cuántas partes tuvo que dividirse para salir adelante. Y en esa ardua tarea, tan a menudo silenciosa…, ¿quién al menos le ha expresado: “Gracias, mamá, por todo lo que haces por nosotros”? A los hijos se les reprocha en forma constante su mala conducta, pero el día que se portaron bien…, ¿se les dijo alguna palabra de reconocimiento por ello?

Y todos tenemos algo muy dentro que llevamos dentro  como Rosario  que  comparte esto con nosotros  algo muy intimo.: Hace ya varios años mi hermana María murió de cáncer a los catorce años de edad. Fue algo fulminante e inesperado. ¡Y cuántas veces he deseado haber tenido el tiempo suficiente para decirle continuamente lo orgulloso que estaba de ella y lo mucho que la amaba! ¿Por qué el ser humano tiene que guardarse sus elogios con los seres que más ama? ¿Para qué tenemos que almacenar esas palabras tan importantes en nuestro interior, hasta el momento en que esa persona abandone este mundo y ya de nada valga decirlas? 

¡Qué poder tan grande tienen las palabras! ¡Y como pueden transformarle el día a una persona, ya sea en forma positiva o negativa! 

Por eso, aprendamos a darles valor. Dejemos de lado las frases hirientes y vacías, y empecemos a brindar mayores palabras de afecto y estímulo a aquellos seres con los que convivimos día con día, ya sea en nuestro hogar, trabajo, estudio o grupo social. Pero tómese en cuenta que no se trata de elogiar por elogiar. Se trata de brindar un reconocimiento sincero a las personas por aquellas acciones, aparentemente sin relevancia, que son dignas de alabanza y que de alguna manera han tenido un gran peso para nosotros.

Es el momento oportuno para empezar. Y que mejor forma de hacerlo que con nuestra propia familia. Estoy seguro que, como el amigo indigente, desarmarás a más de uno con tus palabras…

Y si quieres mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.