De madre a trabajadora

La crisis económica, los objetivos incumplidos, o el simple anhelo de comenzar un camino diferente, hacen que muchas madres de mediana edad deseen regresar al ámbito laboral. La tarea no es nada sencilla, pero con determinación y conociendo algunos secretos, es posible lograrlo
  
  


Los difíciles tiempos
laborales son aún más difíciles para las mujeres que debieron abandonar durante
varios años el mundo del trabajo, para dedicarse a la crianza de sus hijos.


Sucede que estas mujeres
cargan con el peso de haber sufrido una desactualización en sus profesiones, y
de tener una edad en la que es muy difícil iniciarse en un trabajo. Así, la
reinserción laboral termina siendo una tarea extremadamente dificultosa, pero
son muchos los casos que han terminado con un final feliz.


Por eso, por más osada
que parezca esta aventura del retorno, se debe saber que la misma no es
imposible, sobre todo si se cuenta con cierta dosis de audacia, una importante
capacitación en actualización, y mucho optimismo y energía positiva.


Un panorama negativo


A priori, estas mujeres
tendrán que enfrentarse a un contexto sustancialmente adverso. Por un lado,
deben hacer frente a condiciones laborales muy deterioradas, que afectan a todo
tipo de trabajador, y por el otro, deberán lidiar con las propias dificultades,
producto de un tiempo prolongado de falta de actividad, lo que se traduce en una
menor actualización de su profesión y la perdida del necesario timing
para el tipo de trabajo desempeñado.


A estos factores, se suman también
otro par extra, específico de estas madres que luego de un tiempo prolongado en
su casa desean volver al trabajo.


El mismo roza con la inaceptable
discriminación, pero se produce muy a menudo, y tiene que ver, en primer lugar,
con la edad, y en segundo, con el hecho de pertenecer al propio género femenino,
que percibe menores ingresos por las mismas tareas que desarrollan los hombres.


Respecto a estas últimas
cuestiones, se debe saber que es posible entablar demandas por discriminación,
cuando se sospeche que fueron estos y no otros los factores que provocaron su
rechazo. Pero, de todas formas, estas demandas podrán otorgar un resarcimiento
económico, pero no el trabajo deseado.


Sin embargo, en relación
a los primeros dos factores negativos, se pueden hacer varias cosas para
revertir la adversa situación, que podrán equilibrar la balanza con aquellas
situaciones que sean imposibles de revertir.


Como vimos, existe una situación
objetiva que pone a estas mujeres en mayores dificultades laborales.


Sucede que los difíciles tiempos
económicos reducen mucho la oferta laboral, y para colmo, la misma suele estar
reservada a personas con una mayor rapidez en los tiempos laborales, así como
también precisión, actualización, vocabulario, y habilidades propias de la
profesión, atributos que sin dudas se van perdiendo en los años consagrados
únicamente al hogar. Pero teniendo en cuenta justamente estos factores, es
posible comenzar a revertirlos.


Operativo retorno

Una de las primeras
cuestiones, será tomar una gran dosis de energía para enfrentar, en el exterior,
el contexto anteriormente señalado, y, en el interior, los temores e
inseguridades propios de un momento difícil con muchos cambios, donde lo primero
que se sentirá es haber perdido el tren, ya que los pares seguramente habrán
avanzado varios pasos, y realizado muchas tareas que para estas mujeres son aún
desconocidas.


Luego, deberán hacer
mucho hincapié en la actualización, por medio de la lectura, y de cursos de
aprendizaje, así como también concurriendo a congresos y todo tipo de evento que
permita estar conectado con sus pares.


Para el caso que no se tanga una
profesión previa, sería importante inclinarse por hacer aquello que más les
guste hacer, y para lo que tengan una mayor habilidad.


Estos aspectos suelen haberse
postergado durante la etapa de crianza de los hijos, pero es muy posible que en
los mismos se tenga una gran capacidad.


En ambos casos, se podrá optar
también por trabajos independientes, que podrán ser muy útiles para comenzar a
familiarizar (o a volver a familiarizarse) con la profesión elegida.


Aquí, será fundamental que la mujer
entienda que, en un principio, será más importante lograr éxitos profesionales
antes que económicos, aceptando las equivocaciones y aprendiendo del error.


Pero como señalamos, es
la energía positiva y el coraje lo más determinante a la hora de emprender ese
regreso al mundo laboral, ya que no faltarán obstáculos y dificultades, que no
obstante podrán superarse con una buena dosis de audacia y determinación.

Si quieres aprender las claves de una
imagen personal ganadora, inscríbete ahora en nuestro curso
gratis
de Imagen Personal para Mujeres
Profesionales
haciendo clic
aquí
.