Cómo conducir con hielo y nieve

Consejos prácticos para conducir tu automóvil cuando nieva o hay hielo en la ruta

Hielo y nieve

Manejar un auto nunca es “fácil”, pero esto es especialmente cierto en durante el invierno. Para mejorar tus aptitudes, solicita a alguien con experiencia que te lleve a un estacionamiento vacío en donde puedas practicar tu capacidad de conducir, girar, y frenar en la nieve. 

Si debes viajar, mantén el auto con gasolina para evitar el congelamiento. Remueve la nieve de todo el auto (esto incluye también al techo), poniendo especial atención en despejar las luces traseras y delanteras.

Ten cuidado de los quitanieves y los camiones de areneros, y trata de no ponerte demasiado cerca de los mismos (lo último que quieres en una tormenta de nieve es un parabrisas lleno de arena). Asimismo, evita adelantarte a estos vehículos. 

Lleva contigo un kit de emergencias que contenga:

· Una rasqueta y un cepillo para nueve.

· Un saco de arena, sal, o piedras felinas (para traccionar si te quedas atascado en la nieve).

· Señales o triángulos de advertencia.

· Sábanas.

· Guantes y manoplas.

· Una linterna y baterías.

· Un botiquín de primeros auxilios.

· Cable de arranque.

· Alimentos no perecederos.

· Una vela y fósforos.

· Una taza en caso de que necesites derretir la nieve para disponer de agua. 

Si te quedas varado, mantente dentro del vehículo y solicita asistencia a través del teléfono celular.

Enciende la calefacción cada tanto para mantenerte templado, y evita el envenenamiento con monóxido de carbono asegurándote de que el caño de escape no se encuentre bloqueado con nieve u otras escombros.

Anterior: Como conducir con mal tiempo

Siguiente: Cómo conducir con la carretera mojada