Apologia de la vejez

Al transcurrir de los días se van formando semanas,
al paso de las semanas se van formando los meses;
con el correr de los meses se van formando los años,
con el paso de los años te das cuenta que envejeces.

Te das cuenta que envejeces cuando al hojear en los diarios,
la sección que ves primero es la sección de obituarios;
y también en el espejo al mirarte en las mañanas
pues te encuentras más arrugas y en el pelo nuevas canas.

 
Se te vienen los achaques, la vista te va fallando,
te vas quedando sin dientes y el pelo lo vas tirando;
te vuelves muy enojón pues tus fuerzas van menguando,
sin mencionar otras cosas que sin servir traes colgando.

Pero que importa todo eso, si cada día que amaneces  
lo vives a plenitud porque tú te lo mereces;
disfruta las cosas buenas que la vida te ha brindado,
y goza de tu vejez porque bien te la has ganado.

Monterrey, N. L., Noviembre 1 de 2003

Si quieres aprender a escribir, inscríbete ahora gratis en nuestro Taller Literario haciendo clic aquí.