Home > Amor y sexo > Pareja

Reforzando la pareja

Manual de la buena convivencia para padres desesperados... 

La convivencia y el no tan maravilloso lado oculto de las cosas...

A estas alturas del partido, cuando cualquier ser pensante entiende y comprende que la convivencia con quien fuere, puede ser una panacea, pero que si no se ponen límites, normas y se establecen algunas pautas, que se sospeche que a veces la convivencia puede convertirse en una especie de mortal combat, no creo que traume a nadie, ni pensar aunque sea una vez que parece que una termina durmiendo con el enemigo, supongo que tampoco.

Ejemplos, si una no siembra un poco de buena voluntad, sobre abundan para ilustrar semejante aseveración.

Por algo se dice que, el casado: casa quiere. En obvia alusión de que a los padres los adoramos, amamos, etc.

Sabemos que son lo único incondicional en la vida y que nosotros seremos incondicionales con nuestros hijos, porque es la ley de la vida y blah, blah, blah, pero los padres y nosotros tenemos un problema, a la hora en que nos convertimos, por ley natural de la vida, en suegros, nueras, yernos, etc.

O nuestros padres se convierten en abuelos/as. Ahí si, si, la cosa estaba complicada se complica del todo mientras vamos por la vida y por lógico acontecer vamos sumando roles.

Podemos parecer de un momento para otro: los Campanelli, los Benvenuto, familias famosas televisivas de antaño, o la regla de las mafias con uno como padrino y el resto como mafiosos de la más pura cepa.

Ahí comprendemos que toda convivencia requiere de un control de nervios, como de esfínteres poco menos; el buen ejercicio que implica tomarse todo con calma y proceder a vivir abonado a la idea de una armonía perpetua, sino, todos los días arde Troya, Roma y toda la Acropolis junta.

Otra cosa que demuestra la convivencia es que: estar excesivamente junto, como, su opuesto, estar excesivamente separado no le hace bien a nadie, por más bienintencionado que seamos.

Entonces, habría que prácticar para llegar a una distancia óptima de uno con el otro. De esto entienden perfectamente los puercoespines, ellos encontraron la manera de estar todos arrinconados, juntitos todos juntitos, sin matarse a pinchazos.

Así que si ellos lo lograron, alguna manera habrá para que nosotros seres humanos, racionales y pensantes no nos matemos por h o por b en cualquier convivencia.

Por ejemplo, supe alguna vez cuando les llegó un momento a mis queridos viejos en que ambos y motu proprio, deseaban dejar de compartir el lecho nupcial y cambiarse a camas individuales y completamente separadas.

Eso sí, con la salvedad de que si querían rememorar viejas épocas, las camas tuvieran la posibilidad de reunirse nuevamente y ellos también y como Dios manda.

A mí, eso de dormir en camas separadas con el marido me parecía sacrilegio. Claro, está, hasta que crecí y tuve marido. Porque las escenas de box que recreaba en la cama dormido, hacían que yo tuviera un sueño interruptus y que las almohadas sirvieran de escudo protector.

Siempre y cuando no me hartara de estar insomne, con sueño, pero a la defensiva de cuando llegaría el cross de derecha y me diera un nock out, y optara por devolvérsela.

Convirtiendo el King size en un cuadrilátero, que terminaba sirviendo para un posterior kamasutra que nos dejara más cansados, de cuando habíamos empezado toda esta contienda.

A ver si de una vez por todas se avivaba de que me la estaba dando. Porque despierto era todo un gentleman, incapaz de levantarme la mano. Lo juro por los santos evangelios.

Así que la secuencia era más o menos así: se despabilaba, entendía, después de unos cuantos segundos, en los que yo creía estar hablando en arameo, de que se trataba el asunto: por lo cual en medio de la noche yo me despertaba furiosa, me pedía disculpas y una vez desvelados por completo practicábamos las posiciones faltantes, tratando de completar los capítulos del libro secreto del sexo Hindu.

Mientras seguí coleccionando años, es decir creciendo, supe que muchos y muchas eran los adeptos de camas separadas y nunca más cuestioné los porques del asunto.

Pero las convivencias difíciles no son solo patrimonio de las parejas o desparejas.

Sino que las guerras de los roces se suscitan entre padres, hijos, hermanos, mascotas y otras yerbas. Incluidos los mosquitos y las cucarachas pero a esa fauna ya directamente se la combate en guerrillas cotidianas con mata bichos a mano; denegando por completo forma alguna de convivencia.

Ya que se resuelve muy sencillamente: o ellos o nosotros en la propiedad. Ambos juntos somos imposible de convivir bajo todo concepto.

Inclusive entre los amigos, que supuestamente elegimos, la convivencia anda complicando las cosas.

Prueba de esto es que cuando mi amiga se vino a vivir conmigo nos peleamos como una consecuencia natural de la cercanía de límites de ella y los míos más los de mis hijos más los de sus hijos.

Conclusión una vez me desafió: -“no hagas tal cosa porque yo hago tal otra y te va a doler. Te lo aviso: lo hago para que veas y entiendas lo que se siente”. Yo, ya, ciega de bronca la desafié.

Ella sabe que yo amo las gaseosas cola y son una de mis adicciones; por lo tanto y para hacerme saber lo mal que se sentía, me lo graficó, blandiendo la gaseosa ante mis ojos, con lo cual le dije: “bueno, que la batas no me importa, puedo soportar mi vicio sin gas”.

Encolerizada fue con mi preciado tesoro de 2 litros de líquido adictivo y lo volcó de lleno en el inodoro. Satisfecha batió sus palmas señalando así que el asunto había concluido y paseó su mirada triunfante por mi alevosa derrota.

Me había dolido en el alma, semejante derroche. Por la noche y más serenos los ánimos, me restauraron la gaseosa y le sumó un chocolate en son de paz.

Que rompió mi enojado y testarudo silencio de mula empacada. Si la cosa seguía, iba a ser durmiendo con mi enemiga, el próximo capítulo de la convivencia.

Entre hermanos la cosa no mejora, es más, empeora. Cada tarea doméstica compartida es un cuestionamiento absoluto que termina en una monarquía absoluta, al son de: “en esta casa mando yo y se hace lo que yo digo”.

Y con eso concluyo toda la deliberación previa: que consiste en explicarle a los dos energúmenos que la vida me dio, que una tiene todo el derecho del mundo a vivir en un ambiente limpio de todas las cosas y que ellos, contribuyen exactamente a lo contrario.

Van de acá para allá sembrando migas, objetos escolares tirados y desparramados.

Otra de las cosas que no facilita mucho la convivencia con ellos es que todos los días, debo insistir, en comunicarles que un ser humano que se precie de tal, se baña, se peina y asea los dientes, mínimo.

Otras inquietudes capaces de hacer temblar la paz hogareña: Las preguntas de rigor son:

-Hermana mayor: ¿por qué lo tengo que hacer yo?

-madre: porque sos la más grande,

-hermana mayor y adolescente: ¡qué vivo!, -refunfuña mientras que media hora después va a concederme la dicha de cumplir con mi pedido…

-Hermano menor: y yo soy chiquitito y no sabo. Retruca el pichón de vivo, como lo bautizó su hermana. De paso cañazo comunica a todos que va a ser abogado cuando sea grande.

Algunas frases que harían la delicia de un psicólogo, listo para ofrecernos un diván familiar.

Che, estúpido. -Manda la hermana.

Qué tarada, -responde el hermano. En el medio la gata se escabulle, a ver si, todavía, la liga ella, de paso cañazo como salvoconducto del aburrimiento de los hermanos macana, en que se han mimetizado mis hijos.

De todos modos y maneras, he de concluir que cuando la casa está ordenada, en silencio sepulcral, como cuando la pido cuando estamos todos los que somos y todos los que estamos habitualmente, le falta algo.

Le falta el bullicio de todos, con sus risas inclusive con sus enojos, porque no solo la limpieza, el aseo y el orden la constituyen, sino que todos con todo junto, hacemos un hogar, que a veces es un hogar dulce hogar y que otras parece un todos contra todos, pero en fin, parece que en algunos casos así funcionan las leyes de la vida y las leyes del querer.

¿Tu hijo no quiere estudiar? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis Ayúdame a entender cómo estudiar 

 

Mónica Beatriz Gervasoni

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Mónica Beatriz Gervasoni

Los irrompibles

Los irrompibles

Hay veces que ciertos artículos domésticos se fabrican con una cualidad o al menos así es el speech para su venta. Son irrompibles pero... ¿son anti-niños?

Mujeres en el baño

Mujeres en el baño

Confesiones femeninas, maternales y maratónicas acerca del baño

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: