Home > Tus raices > Genealogía

Genealogía española, italiana, judía, y otros

Genealogía italiana: lo que se encierra en el nombre

Conocer de qué manera una tradición cultural elige los nombres de sus nuevos miembros, es fundamental para llevar a buen puerto una investigación genealógica... y para no confundir al nono con otra persona

En Italia, existieron arraigadas costumbres que determinaron los nombres de una gran cantidad de recién nacidos. Las mismas eran:

1. El primogénito lleva el nombre de su abuelo paterno.

2. El segundo hijo varón lleva el nombre de su abuelo materno.

3. La primogénita lleva el nombre de su abuela paterna.

4. La segunda hija mujer lleva el nombre de su abuela materna.

Los hijos que naciesen luego, podrían tener los nombres de los padres, una tía o tío favoritos, un santo o un pariente difunto. Esto se evidencia a través de muchos árboles genealógicos, en los que se ve como esta tradición hizo que muchos familiares tengan los mismos nombres y apellidos.

De todas formas, aunque esta costumbre fue muy extendida, nunca se la debe utilizar como un método totalmente efectivo para saber el nombre de un antepasado. Por ejemplo, si sabe que un abuelo, Marcelo, era el primer hijo, no se debe asumir, automáticamente que el abuelo de ese abuelo también se llamaba Marcelo. De hecho, existen excepciones a estas costumbres, que impiden generalizar.

Algunas de las posibles excepciones.

  1. Hijo difunto

Una de las excepciones más comunes a la tradición de llevar el nombre de los abuelos, podría ser el fallecimiento del primogénito cuando aún era pequeño, y que se vuelva ponga el nombre del abuelo paterno al hijo que nazca a continuación.

2. Alejamiento del familiar, huérfanos

Si el antepasado tuvo un problema con su familia y estaba alejado de ella, probablemente no haya nombrado a sus hijos con el nombre de sus padres. O quizás, esta persona era huérfana y no sabía el nombre de sus padres.

  1. Familia no-tradicional

Otro ejemplo de excepciones a las costumbres de poner los nombres según la tradición señalada en un principio, se puede ver en alguna familia no tradicional, que lejos de acogerse a las costumbres, decidieron llamar a sus hijos según sus gustos. Es por estas mismas excepciones, que no se puede utilizar la tradición italiana de nominación para asumir fehacientemente el nombre de un antepasado.

Problemas

A causa de estas costumbres, se encontrarán muchas personas que comparten el mismo nombre.

Observemos el siguiente ejemplo: Paolo Montero estaba casado con una mujer llamada Sofía y ellos tuvieron tres hijos, Salvatore, Marcelo, y Ettore. Cada uno de estos hijos se casó y tuvo sus propios hijos. Según la costumbre, todos llamarían a su primer hijo Paolo, tal como su padre, y todos llamarían a su primera hija Sofía, tal como su madre.

Así, tendríamos tres Paolos Monteros, todos nacidos en el mismo pueblo, dentro de la misma época, y posiblemente incluso en el mismo año. La misma situación se daría para Sofía Montero. Y esto, teniendo en cuenta que se hayan tenido sólo tres hijos, pues la mayoría de los italianos de esos tiempos tenían muchos más hijos. Incluso, todos los hijos seguirían esta tradición de nombres.

Entonces, la persona que vaya a buscar el registro del nacimiento de su de tatarabuelo, Paolo Montero, tendrá que responderse, además de donde y cuando nació, como eran todos los nombres de sus parientes, para poder ubicar al Paolo Montero que efectivamente busca. Pero si no sabe los nombres de sus parientes, y se encuentran tres Paolos Montero  ¿Cómo se podría hallar al que busca puntualmente?

Incluso, una situación todavía peor podría ocurrir si esta persona encuentra primero al segundo Paolo Montero (hijo de Marcelo) y deja de buscar porque asume que ha encontrado a su tatarabuelo. Mientras tanto, el Paolo Montero número tres (hijo de Ettore) es realmente su antepasado.

Esta persona comenzará ahora a seguir los rastros del segundo Paolo Montero. Por el lado paterno, se estará por lo menos en el camino correcto, pero en el lado materno, se estará entrando al árbol genealógico equivocado y esto se podrá saber después de mucho tiempo y esfuerzo…

Los puntos importantes para tener en cuenta es que, en primer lugar, no se puede utilizar la tradición italiana para nombrar a los hijos como una fórmula para asegurarse el nombre de un determinado ancestro, y, en segundo, que muy posiblemente encontrará a muchas personas con los mismos nombres, por lo que debe estar tener el cuidado de asegurarse y confirmar, mediante otras investigaciones anexas, que efectivamente ha encontrado al antepasado buscado.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Guía de viaje para la crisis de los 40

Guía de viaje para la crisis de los 40

Has alcanzado esa hermosa edad que está entre la juventud y la vejez, y de pronto sientes que debes salir de tu ambiente. La crisis de los 40 te ha alcanzado, y ya nadie puede detenerte...

La dieta de los siete días

La dieta de los siete días

Pierde alrededor de 7 kilos en 7 días

Dieta de pan y manteca

Dieta de pan y manteca

Si eres amante del pan y la manteca, tu sueño se ha hecho realidad. Ahora puedes adelgazar comiendo lo que te gusta todos los días

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: