Home > Vida cotidiana > Mascotas

Perros

En la soledad...la buena compañía de un perro Pequinés

Parecen bravos es cierto, pero tras esa muralla de mal carácter, se esconde la más tierna personalidad que un perro puede tener. Los tan afamados pequineses, son como los grandes personajes de la historia: o se los quiere o se los odia.

Esta es una raza de animal, que despierta sentimientos muy fuertes de uno y otro lado. Sin embargo, quien haya vivido con uno de ellos, no tendrá más que palabras de cariño y elogio.

El Pequinés es uno de esos animales que se adoptan para toda la vida. Que pueden adaptarse a cualquier circunstancia, a la que un humano pueda adaptarse, y que pueden ser los compañeros ideales para quienes buscan un socio fiel e inteligente.

Sus características de personalidad fuerte, se complementan con sus características físicas:

-Pesan entre 2 y 8 kg

-Fuerte estructura ósea

-cabeza maciza, aplastada con fosas grandes y bien desarrolladas, de color claro.

-nariz muy chata entre los ojos

-boca hermética

-Hocico ancho, muy fruncido, con maxilar inferior ancho y sólido.

-ojos grandes, oscuros y con mucho brillo

-orejas redondeadas y proporcionadas

-cuello corto (parece que no tiene)

-cuerpo corto y arqueado

-cola alta y rígida

-pelo largo, liso y abundante

Su historia

Su verdadero origen es desconocido, sólo se sabe que tiene una historia muy antigua y que era muy famoso en la Antigua China, en donde existe una leyenda que cuenta que una vez, un león se enamoró un día de una mona pequeña, a la que quiso desposar; pero era necesario, primero, presentarse ante el dios Hai-ho, quien dijo al león:

"Si estás dispuesto a sacrificar tu estatura y tu fuerza por amor hacia esa mona, consiento en que te cases con ella." El león aceptó de buen grado; fruto de esa unión fue el perro Pequinés que conservó el porte orgulloso y la expresión noble del rey de la selva, unidos a la gracia y la ternura de una mona pequeña.

La explicación histórica más cercana de la aparición del Pequinés, se remonta a 1861, cuando después de la caída de Pekín tras la invasión de las tropas Franco Inglesas, algunos soldados ingleses llevaron como curioso regalo, uno de estos animales, a la Reina Victoria de Inglaterra.

Así fue como esta afamada raza, comenzó a cruzar el mundo, primero desde Asia a Europa, luego a América y luego nuevamente a Asia, en donde el descuido por el Pequinés hizo que increíblemente, los creadores deban reimportar ejemplares para no perder la oportunidad de seguir criándolos.

Sin dudas, el Pequinés ha dado vueltas y vueltas al mundo y sobrevivido a los avatares del destino... su carácter y valentía les han permitido seguir siendo una raza legendaria... una buena opción como compañeros de ruta: los Pequineses.

El pequinés fue llevado a Europa, más exactamente a Inglaterra, en 1861, despues de la caída de Pekín y de la destrucción Palacio de Verano a manos de las tropas franco-inglesas. Oficiales ingleses llevaron como botín algunos ejemplares, de los cuales uno fue ofrecido como regalo a la reina Victoria. La cría europea contó, de ese modo, con sus primeros antepasados.

A continuación se desarrolló de tal modo, con tanto cuidado, que se obtuvieron ejemplares de belleza inigualable. En su país de origen, en cambio, la raza decayó súbitamente y fue necesario reimportar reproductores de Europa y de Australia.

Las dimensiones, los datos somáticos y los rasgos general sufrieron modificaciones importantes, cada vez más alejados del tipo. La confrontación entre el standard oriental, redactado hará unos treinta años o más, y el standard europeo lo demuestra claramente.

 

 

 

 

Marisa Lohrsteijn

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Mi perro pequinés

Por MAR200468


MI PERRA MAIA

Por EDDY MASUELLI


Gracias

Por MELINA


En la soledad...la buena compañía de un perro Pequinés

Por FELIPEMA


Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: