Home > > Ocultas

Opinión

¿Cómo salir de la exclusión reproductiva?

Se pregunta alguien en serio ¿cómo acabar con la miseria, la falta de educación elemental y la promiscuidad?, circunstancias todas que derivan necesariamente en los innumerables embarazos no deseados, no buscados y hasta ignorados...

"... con las sotanas me llevo de perlas: yo les financio sus bienes temporales y ellos tramitan mi salvación eterna" J. M. Serrat

 

¿A qué clase de teología adscribe la provincia de San Juan que permite a sus diputados aumentarse su dieta y al mismo tiempo evitar la implementación de los programas nacionales de salud reproductiva?

 

Es probable que quien vive en un country por razones de seguridad, busque indulgencias para comprar un lote en el cielo haciendo concesiones a la teología que demoniza al látex. En un programa de radio un ex combatientes de Malvinas dijo:"aguante Baseoto" ¿seguiría peleando aquel soldado con su capellán con la modernización primer mundista?

 

Para este imaginario popular el ministro de salud participa del pensamiento único que destruye la familia, que es pirata y envía mercenarios como todos los del primer mundo. Cuando nuestros representantes incrementan sus salarios y se niegan a validar un proyecto nacional de salud reproductiva por carecer del consenso de la iglesia, es allí donde me surge este interrogante:

 

¿Qué iglesia se siente perseguida por Kirchner? ¿Qué cristianos sustentan a estos legisladores que demonizan al látex? ¿Se busca construir una sociedad sobre las base de evidencia científica y no del prejuicio ideológico?¿No convendrá preguntarnos en serio en que barrios pobres han disminuido las muertes por aborto séptico y que estrategias implementaron?

 

En Argentina estamos ante un intento de sumar salud reproductiva. En un congreso de bioética, pregunté a Ginés González cual era la peculiaridad del peronismo en los temas de salud y respondió asombrado: "creí que estas preguntas no se hacían mas, supongo que un peronista favorecerá en materia de salud todo lo que tenga que ver con la justicia social y con la equidad, para que la salud llegue a todos".

 

En ese sentido, el gobierno actual ¿es realmente revolucionario y justicialista?. Para disminuir la brecha entre ricos y pobres ¿necesitaremos otro peronismo u otra democracia?

 

Cabría preguntarse ¿quién está más fuera de la historia, si los curas castrenses o los progresistas que discuten con ellos? Se pregunta alguien en serio ¿cómo acabar con la miseria, la falta de educación elemental y la promiscuidad?, circunstancias todas que llevan al total desconocimiento del propio cuerpo, a la ausencia de dignidad sexual, y que derivan necesariamente en los innumerables embarazos no deseados, no buscados y hasta ignorados.

 

El Estado hereda una deuda interna y una praxis que, si hacemos un paralelismo, descuida, tanto a los matacos que mueren de cólera y aparece el fetiche de la lavandina que promete la recuperación del equilibrio que la enfermedad provocaba.

 

No se toca la exclusión en la que viven los nativos. Con el SIDA y los embarazos no deseados pasa lo mismo, los preservativos prometen restablecer el desequilibrio que patentiza la enfermedad, la discriminación y la manipulación.

 

Lo que ahora es importante y perentorio es practicar el sexo protegido. Es probable que si a una adolescente de la cultura de la pobreza se le diga: "Señorita espere este año si no puede ir de vacaciones, no es extraño que responda nunca me fui de vacaciones.

 

Sí se le dice, arreglate por ahora con un plan jefe y jefas que recuperarás tu trabajo, no es extraño que diga nunca trabajé en blanco siempre viví de changas. Y si le digo que aunque no tenga nada de esto tenga esperanza que le dejamos dos preservativos por semana no seria extraño que aquella chica se ofenda y señale: mire que mi patrón no se los quiere poner".

 

Para políticos que no amen las revoluciones siempre habrá un obispo castrense del siglo 18 que denuncie lo que a su dios parece ofenderle y obispos que quieran imponer sus criterios por la fuerza, siempre habrá ministros de salud que se sientan mas vivos luchando contra aquellos cruzados.

 

Para los que no entramos en aquel debate porque ambos no nos convocan, nos viene la pregunta ¿Los hijos no deseados son siempre el producto de la ignorancia, de la incapacidad de acceder a métodos anticonceptivos, o son no deseados por la pobreza, y la miseria? Oscar Lewis también señalo que en la cultura de la pobreza muchas mujeres eligen tener muchos hijos para que "alguno viva y le ayude de viejos".

 

Existen dos peligros en relación a las presiones: uno es el de minimizar la pobreza, y creer que sólo se es responsable cuando se utilizan determinados métodos anticonceptivos consensuados con el equipo tratante; y el otro es el de maximizar hasta tal punto la pobreza económica , que sólo el satisfecho, en cuanto a su necesidad básica, puede realizar su diseño de prole afectivo, como si el estado debiera desentenderse del que quiere tener hijos y no le es accesible el trabajo digno.

 

No todos somos iguales a la hora de pensar el diseño de nuestra prole, el motivo de mayor alienación no deviene de la ignorancia, sino de la pobreza. Creemos que si el Estado no estimula materialmente de algún modo la procreación física favorece al mismo tiempo una suerte de control indirecto de la natalidad.

 

El antiguo modelo médico hegemónico privilegiaba la atención de dolencias en sus fases agudas (toxemias peri natales, abortos sépticos etc.), ponderando el rol del ginecólogo y minimizando la intervención de otros agentes de salud y otras figuras a quienes las comunidades populares confieren autoridad (curanderos, enfermeras de salita, comadronas), resulta hoy auspicioso un modelo de prevención sensible al sufrimiento espiritual y a la gratificación que implica el ejercicio de una sexualidad armónica dentro del escenario conflictivo descrito.

 

En este orden de cosas se corre el riesgo de que las políticas sociales en materia de planificación familiar sean ordenadas por las hegemonías del nuevo orden económico internacional. Para hablar de planificación familiar responsable, deberán considerarse realmente las situaciones de abandono social, cuyo componente está configurado por los niños abandonados: los chicos de la calle, huérfanos del SIDA, menores institucionalizados.

 

Si no se favoreciesen, también, perspectivas de recomposición social, que flexibilicen la legislación de adopción y familia tutelar, quedarían incompletas las políticas de planificación responsable, focalizadas sólo en las instancias biológicas de reproducción humana.

 

Faltaría un análisis crítico que pondere, en los inicios de la vida, las presiones que ejercen las empresas proveedoras del material anticonceptivo. Pensar que dichas empresas son asépticas políticamente, respondiendo solamente al libre mercado en nuestro caso puede constituir una afirmación negligente e ingenua.

 

Otro aspecto a considerar dentro de la red de trabajo que se implementará a nivel comunitario será mejorar el acceso de los jóvenes a la salud. Deberán implementarse métodos de concientización y educación para líderes juveniles que actúan como agentes de comunicación en el tema de sexualidad y afectividad; y debería elaborarse un material de apoyo pedagógico para que los docentes puedan utilizarlo con sus alumnos.

 

No existe un poder biomédico "iluminado", es necesario afianzar las instancias pedagógicas de verdadero diálogo y de intercambio honesto de información, a fin de evitar que dichos programas sumen más medicalización.

 

Hoy se sabe fehacientemente que muchos trastornos de impotencia tienen que ver con el estrés de los que no acceden a un trabajo digno, frente a esto repartir Viagra, seria la respuesta medicalizada un sufrimiento espiritual que exige un cosmovisión menos sesgada. Las comunidades populares tienen sus estilos y estrategias de descendencia; de no tenerse esto presente, se podrá disminuir la morbi mortalidad materno-infantil a corto plazo, pero a costo de comprometer la inmunidad social y cultural del pueblo en el futuro.

 

Por otro lado el esfuerzo dirigido a la prevención no debe descuidar la atención del que ya es víctima en el conflicto; abogamos por un proyecto de planificación responsable que esté articulado con equipos paliogenéticos que atiendan a las adolescentes parturientas en condiciones mistanásicas (muerte infeliz por abandono social).

 

En América Latina no puede pensarse la ortogénesis (buen nacer), sin la paliogénesis (cuidado y asistencia de la parturienta), evitando situaciones de anacrotanasia (muertes prematuras de mujeres desatendidas). Quizás lo mas positivo de los programas en danza es: por un lado, la incorporación de un modelo de atención interdisciplinario de toda persona que solicite orientación en los métodos para regular la fecundidad; por otro, introducir pautas de prevención en relación a las complicaciones que puedan surgir de la mala praxis perinatológica.

 

El carácter interdisciplinario permitirá valorar con equidistancia las circunstancias que deben cotejarse frente a las presiones morales que comprometen el destino del hombre en los inicios de la vida.

 

Frente a la crisis de desempleo y a la prolongación de la adolescencia por imposibilidad de autovalimiento económico, ante el desplazamiento del Estado en cuanto a sus funciones indelegables vinculadas básicamente a salud y educación, e inmersos en una cultura que bajo muchos aspectos, afianzó la familia, pero fue poco beligerante frente a un modelo patriarcal y machista, la estrategia de intervención interdisciplinaria aparece como figura distensiva del panorama descrito.

 

Creo que resulta auspicioso atender a través de un modelo de prevención, al sufrimiento espiritual que implica el ejercicio de una sexualidad armónica dentro del escenario conflictivo descrito. Así no solo se atienden los recursos humanos, sino los materiales, se podrá acompañar en el discernimiento y en los medios económicos mínimos deseables para consolidar una estrategia de planificación familiar prudente.

 

Algunas comunidades religiosas y ecologistas están intentando en sectores populares profundizar los métodos naturales, que estaban presentes incluso en algunas culturas indígenas. Se busca respetar los ritmos biológicos evitando gastos y efectos contraproducentes. Quedan interrogantes:

 

¿Tendrá el poder vigente presente estas perspectivas naturistas, le interesará difundirlas?, ¿Cómo evitar la inducción al negocio del consumo de anticonceptivos? Otro aspecto a considerar dentro de la red de trabajo nivel comunitario es mejorar el acceso de los jóvenes a la salud, por cuanto un 43% de las embarazadas argentinas tiene problemas de riesgo nutricional y salud.

 

Ante un modelo médico hegemónico, que tiende a privilegiar la atención de dolencias en sus fases agudas ( toxemias perinatales, abortos sépticos y terapéuticos, etc ).ponderando con mayor énfasis la intervención a veces excluyente del obstetra o del ginecólogo. y minimizando la, intervención de otros agentes de salud ( psicoterapeutas, enfermeros, auxiliares, trabajadores y asistentes sociales) de otras figuras que las comunidades populares suelen dar autoridad en materia de salud curanderos, manosantas, párrocos o pastor del culto.

 

Otro aspecto positivo es que no solo atiende los recursos humanos, sino también los materiales. Se podrá acompañar en el discernimiento y en los medios económicos mínimos deseables para consolidar una estrategia de planificación familiar prudente.

 

ASPECTOS A COMPLEMENTAR

 

No resulta del mismo modo positivo la inexistencia de un análisis crítico que pondere, en los inicios de la vida, las presiones que ejercen las empresas multinacionales proveedoras del material anticonceptivo.

 

Creemos que la normativa comentada debe ser igualmente sensible, al manifestar su vehemencia ética, no sólo con el que ejerce de un modo irresponsable o poco autónomo las decisiones sobre planificación familiar, sino con el que desmedidamente intenta lucrar, aprovechando toda política que no promueve el desarrollo integral, sino que pone todo su énfasis en los métodos de control de la natalidad.

 

Como aspectos a complementar se cree que existen dos peligros en relación a las presiones morales en la planificación familiar responsable. Uno es el de minimizar la pobreza y creer que sólo se es responsable cuando se utilizan determinados métodos anticonceptivos- previamente consensuados con el equipo tratante-, y el otro es el de maximizar hasta tal punto la pobreza económica , que el individuo sólo resulte responsable en la planificación cuando tiene la posibilidad de asegurar las necesidades básicas en cuanto a su dimensión econométrica, ignorando las apetencias afectivas y la ulterior gratificación de una vida sexual que pueda expresarse sin miedo a futuras complicaciones psicosomáticas.

 

Por todo lo señalado, pensamos que dicho proyecto de ley parte del supuesto de que todos somos iguales a la hora de pensar el diseño de nuestra prole, obviando que el motivo de mayor alienación no deviene de la ignorancia, sino de la pobreza de recurso.

 

Si no se favoreciesen nuevas perspectivas de recomposición social, que incluyan programas de flexibilización en la legislación de adopción y familia tutelar, quedarían incompletas las políticas de planificación responsable. Y localizadas sólo en las instancias biológicas de reproducción humana creemos conveniente que, en cuanto a la participación comunitaria, para no caer en el vicio paternalista de ejecutar estrategias de prevención desde un presunto poder biomédico "Iluminado".

 

Es necesario afianzar las instancias pedagógicas de verdadero diálogo y de intercambio honesto de información, a fin de evitar que dichos programas sumen más medicalización. Tanto en los inicios como en las postrimerías de la vida, no se puede subestimar los hábitos y rituales de salud que poseen las comunidades populares (por ejemplo en el antiplano el Serviñacuy sigue siendo una suerte de matrimonio a prueba que ayuda a los consortes para darse cuenta si están en condiciones de traer chicos al mundo).

 

Creo que existen pocos temas tan vinculante como el de las estrategias de descendencia que convendría que se tuvieran en cuenta. A veces aprender auscultar estos caminos resulta realmente engorroso para quien posee una formación marcadamente positivista.

 

En otros países, en donde se privilegiaron estrategias de prevención de pacientes sobreatendidos por sus enfermedades crónicas, como por ejemplo en Holanda, curiosamente disminuyeron los recursos humanos y técnicos en los equipos de cuidados paliativos que atienden a esos mismos pacientes en su faz terminal.

 

De allí que nosotros aboguemos por un proyecto de ley de Paliogénesis. De aprobarse una legislación sin la incorporación de esta perspectiva asistencial, se correrá el riesgo de reforzar la estigmatización de la madre soltera. Sería como destinar todos los recursos derivados a trabajo en la epidemia del SIDA sólo para su prevención, pero olvidando las necesidades vitales de quienes lo padecen.

 

En tal sentido volvemos a sostener que en América Latina no puede pensarse la ortogénesis ( buen nacer ). sin la posibilidad de la paliogénesis ( cuidado y asistencia de la que está por dar a luz ), es decir, sin contar con el trabajo armónico de grupos interdisciplinares que posibiliten el encuentro terapéutico de aquellos que ya se encuentran en situación de máxima desesperación o en posibilidad de anacrotanasia ( muerte prermatura ) por una desatención que a esta altura de la historia debería resultar inverosímil.

 

Por último, muchas Iglesias y educadores ecologistas están intentando en sectores populares llevar adelante, métodos naturales que intenten respetar los ritmos biológicos se evitan gastos y, otros efectos contraproducentes. Sabemos que científicamente el naturismo en estos casos todavía ofrece respuestas de modestas relevancias sin ningún apoyo estatal.

 

De esta forma no se induce al negocio ilimitado del consumo de elementos anticonceptivo. ¿ Cómo hacer para que se difundan los métodos naturales con igual interés? De todas maneras proponer esta exquisitez ecológica a quienes aun viven estresados por la miseria¿ no seria como proponer la comida vegetariana a quien aun no puede ni siquiera disfrutar de la comida Chatarra?

 

En salud reproductiva siempre como con los perros de Lowen aparecen dos posturas que pretenden denostarse para autuojustificarse y reivindicarse narcisisticamente. Por ejemplo en Argentina para el ministro de salud, Baseoto es Torquemada es un pobre hombre que esta bien que por su salud y el ejercito se lo pase a retiro.

 

Para Baseoto Gines es un hombre que escandaliza a los niños con su postura despenalizadora del aborto y pro preservativos se merecería tirarlo “al agua atado” con una piedra como decía Jesús y como hicieron algunos militares con los que conspiraban con el modelo de nación que tenían ellos.

 

Ambas posturas por ser tan claramente antidemocráticas y sectarias es probable que se enriquezcan cuando dejen de denostarse y se escuchen sin necesidad de exorcizar el demonio del otro. Es probable que en el futuro se vaya caminando a un tercer modelo que lo están exigiendo las redes populares.

 

El modelo Gines de salud reproductiva

 

El intento de aproximación a una perspectiva progresista. Así como este gobierno cree que el problema macroeconómico de la deuda externa puede ser abordado por el ministro de economía y confía que esta gestión debe hacer todo lo posible para renegociarla con dignidad; este mismo gobierno, a través de su ministro de salud, no cree que la planificación familiar esté condicionada por presiones internacionales.

 

En relación con el país piensan que la salud reproductiva debe fijarse con pautas de control sin estimularla en ningún sector, máxime si ese sector es carenciado. La frase decimonónica “gobernar es poblar” ha caído en desuso; no es necesario “poblar la Patagonia” sobre todo si para el país es una fuente de turismo y riqueza mineral.

 

Respecto del diseño personal de la prole aboga porque se faciliten todos los métodos contraceptivos hasta llegar al aborto para las circunstancias insustentables donde las madres – o la pareja - eligen ese camino avalado por el estado con el máximo cuidado de normas de bioseguridad tendientes a disminuir las muertes por aborto séptico.
 

El modelo Baseotto de salud reproductiva

 

Perspectiva tradicionalista. Frente a las presiones del FMI. Y de la globalización, surge la defensa beligerante de corte nacionalista, que insta a cuidar los “intereses patrios”. Sostiene un modelo de familia similar al de la España católica de Franco. Refuerzan la familia machista y patriarcal, el discurso católico suele tener un bajo alcance ecuménico, no busca la plausibilidad sino la conformidad con lo que ellos llaman naturaleza humana .

 

Para esta peculiar forma de vivir la familia se debe crecer al abrigo de una educación que entiende como único camino de virtud las virtudes cristianas también la abstinencia, la fidelidad y la castidad. El precepto fundante a este respecto indica tener todos los hijos que de la naturaleza y Dios manden, de donde cualquier contraceptivo es inmoral; solo se permiten los métodos naturales de anticoncepción (por ej. el método Billings).

 

El aborto es inmoral en todos los casos, salvo el terapéutico. La familia es tal sí y sólo si se construye a partir del matrimonio religioso de la pareja. El estado allí no tiene capacidad de intromisión, y a la iglesia le competa hacer respetar el diseño de la familia y de la naturaleza.

 

Este modelo intenta alcanzar el modelo de familia de losa años sesenta. Los preceptos y la cotidianeidad no importan que vallan por andariveles diversos Quien elige una vida promiscua en alguna medida elige morir de SIDA .

 

En este modelo, lo más peligroso, a mi criterio, no es el embarazo no deseado – que es vida – sino el contagio del SIDA no deseado – Cuando este modelo expulsa alumnas de las escuelas por quedar embarazadas induce al aborto indirectamente cuando ve en el aborto solo un pecado y un problema de conciencia disuade el cuidado social de las adolescentes argentinas y la participación de los equipos paliogenesicos allí donde la vida esta desafiada deja de ser algo perentorio para que se realice la ortopraxis.

 

Modelo Belderrain desde una teología de la liberación

Postura beligerante con el FMI y sus políticas de control de la natalidad. Exigir mayor presencia del estado en los cuidados perinatológicos de la mujeres mistanasicas con unidades de cuidados paliogenéticos en todo el país integradas por médicos de familia, parteras, enfermeras de sala de primeros auxilios, protomédicos, curanderos.

 

Capacitar a agentes populares en el cuidado de la sexualidad en los ámbitos de violencia, miseria, con métodos naturales y artificiales cuando las circunstancias lo requieran.

Se debe procurar difundir los métodos naturales con igual interés De todas maneras proponer exquisitez ecológica a quienes aun viven estresados por la miseria puede ser tan impertinente como proponer la comida vegetariana a quien aun no puede ni siquiera disfrutar de la comida chatarra.

 

Enseñar y concientizar a la población toda acerca de las diversas caras de la violencia, puesto que no es patrimonio de los grupos sociales menos ilustrados y más pobres; tampoco se limita a la violencia física; las violaciones no son patrimonio de las villas de emergencia; y advertir que tanto el estado como la Iglesia se tornan violentos cuando pretenden, forzando la realidad, instalar un discurso hegemónico que vulnere las diferencias entre los individuos e impida la facultad de elegir – lo más libremente que sea posible – qué decisión tomar respecto del modelo de familia que desea cada pareja construir.

 

Por otro lado, el Estado debería comprender que la salud reproductiva no se reduce a la posibilidad o no de apareamiento y procreación, sino que también tiene que ver con la vocación por la maternidad y paternidad responsable, por tomar conciencia – o educar al respecto – de lo que implica tener un hijo (que no es lo mismo que reproducirse), promover una educación que genere conciencia, y responsabilidad a la hora de hacerse cargo de la vida engendrada, ó decidir responsablemente evitar el embarazo.

 

Estimular la natalidad dentro de un proyecto de familia estable y garantizar la contención espiritual y económica de la madre soltera. Acceder al aborto terapéutico cuando esté seriamente comprometida la integridad física y psíquica de la madre, previa consulta y consentimiento de un Comité de Ética especializado en estas cuestiones.

 

Facilitar la adopción en casos que la mujer madre no desee ó no pueda hacerse cargo del nasciturus; no sancionar penalmente a la mujer que realiza un aborto, en todo caso intentar el uso de métodos disuasivos de esa decisión, propendiendo a favorecer la vida propiciar la adopción y la familia palioguardante.

 

En relación a los niños institucionalizados o abandonados por el
estado y del recién nacido también abandonado, tener como premisa para actuar salvar y cuidar la vida de los mas pobres. Probablemente los tres modelos tengan cosas positivas y negativas pero creo que mi hacia mi modelo se camina por necesidad.

 

En cualquier época lo que hagamos por los mas pobres ancianos niños nacidos o por nacer revela en el grado de humanización en el que estamos Ojalá contribuyamos a modelos de superación en salud reproductiva.

 

Los que escribimos en Política y desarrollo tenemos aquel espacio de respeto y de ejerció concreto de la democracia. Gracias .

 

Leonardo Belderrain

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Leonardo Belderrain

Conoce a tus clientes

Conoce a tus clientes

Y te conocerás a ti mismo

¿De nuevo el sexo como control social?

¿De nuevo el sexo  como control social?

¿La contracepción quirúrgica nos acerca o aleja de los pobres? ¿Será mejor cercenar vientres que agregar un plato más a la mesa?

Stress post-traumático

Stress post-traumático

El stress post traumático desde el punto de vista psiquiátrico y psicológico

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: