Home > Salud y Bienestar > Psicología

Etapas de la vida

A los diez años, el bien y el mal adquirieren nueva dimensión

Un aspecto valioso para el conocimiento y trato de los chicos de diez años es el que se refiere a su sentido de lo ético, de lo que son los valores morales y lo que está bien o mal

En primer lugar, a esta edad empieza a atreverse a revisar el comportamiento de sus padres; es capaz de darse cuenta si estos proceden de manera incorrecta y se arriesga a decírselo. Sobre todo cuando descubre una mentira o cuando calcula que han procedido injustamente.

 

Esto es frecuente y, como es lógico, determina grandes tensiones entre los adultos y los chicos, especialmente cuando el “grande”, sin saber que es normal que el chico actué así, reacciona negativamente:

 

“Cállese, mocoso insolente... Usted no tiene derecho para juzgar a sus padres. Lo que nosotros hacemos esta bien y usted no puede opinar...”

 

Esta claro que una respuesta de este tipo resulta de que el adulto tiene conciencia de haber sido pillado en falta y no le produce mucha gracia la sanción infantil.

 

Sin embargo no es aconsejable reaccionar de esta manera; en primer lugar, porque el revisar el comportamiento adulto forma parte de la evolución psíquica a esta edad.

 

En segundo lugar, porque es probable que después del reto el chico no vuelva a mostrarle al adulto lo que el cree que esta mal; pero de ninguna manera deja de percibirlo y darse cuenta.

 

Lo que sucede es que modifica el mecanismo de su comunicación: en vez de decir claramente lo que piensa, se lo calla: “Si, fulano cree que yo no me di cuenta de lo que dijo, que es una mentira.

 

Yo no se lo voy a decir para que no me rete, pero igual es un mentiroso...” Este es más o menos el pensamiento del chico que descubre una alteración de un adulto y que no se atreve a explicitarlo.

 

Es fácil comprender que es mucho mas saludable para él el poder comentarlo o expresar su agresión contra el adulto que el guardársela.

 

Esto no puede confundirse, de ninguna manera, con lo que se suele llamar “la falta de respeto”. Lo que puede resultar insolente es el tono con que el chico lo diga, pero si lo que esta haciendo es demostrar una falta adulta, habrá que manejar la situación de otra manera, pero no negándole el derecho a verla y decirlo.

 

Además, y esto es importante para los chicos de cualquier edad, no se trata de que los padres aparezcan permanentemente como figuras perfectas e infalibles, porque de este modo se le ofrece al chico una imagen distorsionada de la realidad que, además, no le ayuda cuando quiere ser como sus padres: si son demasiado perfectos, no habrá modo de igualarlos.

 

Es posible y aun positivo reconocer alguna vez un error o una ignorancia sin temer que eso lo descoloque como padre ante los ojos del hijo; por lo contrario, ayuda en el proceso de comunicación.

 

Otro hecho importante en la evolución de los chicos de diez años es que ya no se conforman con la idea del bien y del mal que les ofrecen en su casa; ahora es capaz de introducir en la familia puntos de vista que él ha recogido en casa de un amigo, en la escuela o en un libro o revista. Cuando mamá dice que tal cosa no esta bien, él puede reaccionar:

 

“¿Cómo no esta bien...? Si mamá de Fulanito lo hace y es una señora muy buena... Además ella dice que tal cosa se puede hacer...”

 

Además de discutir ciertos puntos de vista familiares, decide a veces adoptar otros que le parecen mejor o más acertados, lo cual suele producir disturbio en la casa, pero es preciso entender que es una manera de autoafirmarse, de sentirse más grande y suficiente para decir por su cuenta.

 

En algunas oportunidades no se puede admitir su planteo, pero en otros casos es bueno aceptarlo y no desviar su orientación: todo depende de qué se trata.

 

En lo que difícilmente se ponga de acuerdo con los adultos es en lo que cree justo o injusto: defiende apasionadamente su punto de vista y su sentido de la justicia es muy particular; raramente lo conforma el comportamiento familiar, y por eso las pandillas de chicos de esta edad tiene sus propias leyes donde la justicia se regula según la opinión de los diez años sin intervención adulta.


¿Tu hijo no quiere estudiar?

Inscríbete ahora en nuestro curso gratis Ayúdame a entender por qué debo estudiar

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Diccionario básico para entender a las mujeres

Palabras que usan las mujeres y su verdadero significado

Lo prefiero hoy y no mañana

Ahora es el momento, mañana puede ser tarde...

El Mar Muerto, una experiencia única en el mundo

El Mar Muerto, una experiencia única en el mundo

¿Quieres leer el periódico sentado en el agua como si estuvieras en un sillón? En el Mar Muerto puedes lograrlo.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: