Home > Salud y Bienestar > Psicología

Autoayuda

Disculpándonos

Pedir disculpas nunca es fácil, pero una relación de pareja sólo se puede mantener cuando somos capaces de hacerlo en los momentos debidos.

Las parejas con una relación perfecta no existen. En un momento u otro, algo pasa y una pelea surge. Por más que la otra persona sea el amor de nuestra vida y la ideal para nosotros, en algún momento contestaremos mal, nos pasaremos de vivos, querremos ser graciosos cuando no debemos, hablaremos de más, nos molestaremos por algo o nos sentiremos ofendidos por alguna situación.

Luego de eso, las escenas salidas de cualquier telenovela pueden ser poco para describir lo que puede pasar en nuestras casas: largos silencios, llantos, gritos, portazos y gente que se queda encerrada afuera, respuestas apresuradas que solo complican más la situación, la puerta cerrada y la comunicación cortada unilateralmente o, peor aún, de los dos lados.

Y luego, para terminar de volver las cosas peor, ya no hay forma de mejorar la situación porque, para ser sinceros, no sabemos qué podemos hacer, ni cómo decir lo que sentimos.

Pedir disculpas a nuestra pareja es una de las cosas más complicadas que sea necesario aprender en la relación de pareja. Además, si la pelea es algo habitual, decir “lo lamento” puede sonar falso y, francamente, bastante patético, ante la certeza de que la pelea, pese a terminar por el momento, se repetirá con toda probabilidad más adelante.

Tan solo decir “perdón”, entonces, no es suficiente, ya que debemos demostrar que realmente sentimos lo que estamos diciendo, que no es sólo una manera de escapar a la situación extrema y molesta en que nos hemos metido.

Entonces, lo que es necesario tener en cuenta es que no es sólo cuestión de terminar con la pelea del momento, sino de realmente llegar al fondo del asunto y resolver el conflicto de forma exitosa, para que no se repita. Además, debemos aprender de la experiencia para, el día de mañana, y ante una situación similar, poder manejarlo de la mejor forma posible.

He aquí, entonces, algunos consejos que seguramente serán de mucha ayuda para hacer nuestros pedidos de disculpa mucho más efectivos y útiles para una sana y satisfactoria relación. 

La critica no es destructiva 

Las peleas tienen una razón de ser, no son simples caprichos, y razones valederas suelen subyacer debajo de los conflictos del momento. Además, muchas veces no se ataca a estas razones más profundas.

Para entender los motivos de una pelea, es necesario saber escuchar a nuestra pareja, sin sentirnos ofendidos cada vez que diga algo sobre nosotros que no nos gusta. Entendamos que nosotros también deseamos expresar nuestras opiniones, y que las mismas pueden ser también molestas para ella.

Saber aceptar las criticas muestra que las partes culpables del conflicto son dos, y que uno solo no tiene la culpa de todo. Seamos entonces comprensivos de lo que puedan ver mal en nosotros las otras personas, así como de lo que pueden ver bien; demos también nuestras opiniones y logremos sacar lo mejor de los dos en este proceso. 

Tranquilidad 

Curiosamente, la forma que elige el ser humano para discutir sus problemas suele ser la pelea, una vorágine de adrenalina y emociones destapadas que es lo menos indicado para emitir opiniones o tratar de entender a los demás.

Muchas veces, cuando las palabras vuelan y la sangre se agolpa en nuestras sienes, podemos decir cosas que realmente no sentimos, y que no aportan nada al buen final de la discusión. En estos casos, cuando nos damos cuenta de que podemos estar a punto de decir algo que no queremos o que no es real o apropiado, lo mejor es retirarnos momentáneamente de la discusión, recapacitar, enfriarnos, dejar a nuestra mente tomar el control por sobre las reacciones emocionales.

Para esto, es necesario tener un lugar en el que se puedan separar y calmarse. Lo idea es hacer alguna actividad física en ese momento, ya sea salir a correr, patinar, andar en bicicleta, o simplemente algo adentro de la casa (lavar los platos, tocar un instrumento, lo que sea que encontremos relajante y nos permita controlar nuevamente nuestras emociones).
Dirigir nuestras energías hacia algo constructivo y que nos dé tiempo de recapacitar es sin lugar a dudas lo mejor que podemos hacer cuando la pelea amenaza con escapar del control y producir daños duraderos.

Van a ver que, cuando empiecen a conversar nuevamente, tendrán una nueva perspectiva de las cosas, se habrán movido aunque sea levemente de cualquier postura que los tuviese atrapados y que impidiesen el avance hacia una resolución pacifica del conflicto.

El pasado esta muerto 

Es clave para resolver la situación olvidarse del pasado. Si queremos mejorar el futuro, debemos aprender de él, pero no invocarlo en la forma de resentimientos vacíos que no aportan nada. No importa lo que se haya dicho en anteriores discusiones, ni siquiera si contradice lo que se está diciendo ahora. La verdad es que la gente cambia, y lo que se dijo una vez puede ser distinto ahora que la situación también ha evolucionado (o involucionado).

Un pacto de no recordar lo dicho en pasadas discusiones puede ser una ayuda inestimable a la hora de llegar a un final feliz. Ni uno debe recordar lo que ella dijo, ni ella lo que uno dijo. El pasado está muerto.

Lo único que realmente importa es lo que está pasando en el presente. El pasado solo puede agregar más problemas, más resentimientos que tal vez no hayan sanado correctamente. Y como la discusión se refiere a algo que ha pasado ahora, no aporta nada la memoria.

Para aprender cómo expresar y controlar tus emociones, inscríbete ahora en nuestro curso gratis haciendo clic aquí.

 

Paulina Silberstein

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

AMAR ES NUNCA TENER QUE PEDIR PERDON????

Por


Mas notas del autor:

Paulina Silberstein

¡Suficiente, debes terminar esa relación!

¡Suficiente, debes terminar esa relación!

5 síntomas a prestar atención para darte cuenta que tu relación no está funcionando, y debes olvidar ese amor…

¿Cómo saber si te ha ido bien la primera cita?

¿Cómo saber si te ha ido bien la primera cita?

Lo peor ya ha pasado. Tomaste coraje y la invitaste a una primera cita. Ella acepto y ese incomodo momento ya se ha terminado. Y ahora, ¿QUÉ HAGO?

Siete secretos sobre hombres que deben conocer todas las mujeres

Siete secretos sobre hombres que deben conocer todas las mujeres

A esta altura de la vida, usted puede pensar ya ha aprendido todo lo que necesita saber sobre los hombres. ¡Pero siempre tienen algunas sorpresas ocultas! Aquí le damos algunos secretos sobre los hombres y las formas de entrar en sus corazones.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: