¡VAMOS LA GAUCHADA!

Una propuesta para combatir el hambre entre todos.

Notaron que últimamente están circulando por la Ciudades, una cantidad de personas (hombres, niños, mujeres, familias enteras) que, llevando un carrito se dedican a hurgar entre las 19 y las 22 hs las bolsas de basura  que se depositan en las veredas?

Cada día son más personas arrojadas a la desesperación, en un número directamente proporcional al aumento de la desocupación y al agravamiento de la crisis.

 Estas personas, son hermanos, "cirujas", compañeros que han sido expulsados de un trabajo, quizás de años, y que consideran MAS DIGNO COMER DE  LA BASURA QUE SALIR EN UN PROGRAMA DE TELEVISIÓN COMO "PIBES CHORROS".

 Que aún en su desesperación por la hambruna que aqueja a sus familias, no toman el camino del robo, del saqueo y de la muerte y creo que SON LOS MAS  RESPETABLES DE LA SOCIEDAD, porque me pregunto si otros, que hoy tenemos para comer, NO SALDRÍAMOS A ROBAR Y A SAQUEAR SI NO TUVIÉRAMOS PAN PARA LLEVAR A NUESTROS HIJOS?

 Ustedes saben qué cosas "guardamos" en esas bolsas: comida en estado de putrefacción, tierra llena de ácaros, aquellas cosas que, cuando no encontramos algo y sospechamos que "fue a parar a la basura", nos da asco decidirnos ir a buscar allí.

Pero de allí, ellos proveen su sustento y a veces, con suerte, ropa, cacharros descartados, objetos de metal para comercializar en un mercado explotador, cartones, diarios, etc.

PROPUESTA SOLIDARIA

 Si vivimos en un edificio, a la hora que el encargado saca la basura, minuto más minuto menos, seguramente vamos a encontrar a alguno de ellos allí, lo  mismo si vivimos en una casa. Sino, no tenemos más que caminar una cuadra y seguramente nos vamos a encontrar con alguno.

Podemos armar una cadena solidaria haciendo una o todas de las siguientes cosas:

 1) Por alrededor de $ 2.- compramos una docena de huevos. Podemos darles una docena de huevos duros (para que no se les rompan por el camino). O bien, por alrededor de $ 1.- compramos un litro de leche (si podemos comprar cartón en vez de sachet sería más práctico para el transporte).

Un paquete de galletitas, cuesta menos de $ 1.- También podrían ser fideos, polenta, verduras (cebollas, papas, batatas) pan o frutas  (especialmente cítricos y bananas que son tan necesarias para los chicos en invierno.  No me atrevo a sugerir carne, pero para ellos sería glorioso).

Consideren que los que tenemos el privilegio de usar internet, gastamos entre $ 20 y  $ 80 en estar conectados, muchas veces para enviar pavadas que el destinatario directamente borra sin leer).

2) Si no podemos gastar mas de lo que gastamos, seguramente en las casas de Uds. pasa lo mismo que en la mía, que muchos se resisten a repetir comidas  y  por ejemplo los fideos del domingo al mediodía, nadie los quiere a la noche, entonces uno los guarda en la heladera para no tirarlos,  y termina tirándolos a la semana siguiente todos enmohecidos.

Si los ponemos en una bolsita de nylon, que es impermeable, a lo mejor, esa noche, pueda comer parte de una familia.

 3) Si no podemos comprar comida de mas y somos de los que comen todo hasta el final, seguramente tendremos ropa que no usamos y que ocupa un lugar innecesario en nuestros placares. Si lo pensamos, es casi contranatura que mientras tenemos ropa en desuso, haya gente que pase frío por falta de ella.

4) En la puerta de mi edificio, he visto colchones que el encargado tiraba un día de lluvia, con lo cual, se volvía inservible. Muchos cirujas duermen en el piso porque cuando llueve se les mojan las casas y todo lo que hay allí  (colchones, frazadas, etc.). Si tenemos algo de eso para tirar,  entreguémoselos personalmente.

 5) Muchas veces utilizamos vías indirectas para donar cosas y nos quedamos con la duda acerca de adónde fueron a parar y si fue entregado verdaderamente a quienes las necesitaban. Esta es una manera "sin  intermediarios", por la que vamos a tener la certeza de que nuestras cosas van a quienes realmente les puedan servir.

 6) Nuestro corazón nos puede indicar con qué otras cosas podemos ayudarlos.

 7) Algo que resulta muy importante, es el modo de entregarles estas cosas.  Quizás sería muy bueno entrar en un pequeño dialogo con ellos.

Preguntarles de dónde vienen, cuantos son de familia, quizás, si no es violento (porque tienen miedo de ser maltratados), sus nombres y nombrarlos al despedirnos. Es decir: éste tiene que ser un acto de AMOR, de compartir, no sólo una "limosna" sino un gesto que los dignifique.

8) Si no nos animamos a entablar dialogo con ellos, dejemos nuestra bolsita entre las bolsas de basura, con un papel pegado que indique el contenido de esa bolsa.(ACÁ HAY FIDEOS COCINADOS, ACÁ HAY HUEVOS DUROS, ACÁ HAY ROPA EN BUEN ESTADO, etc.) y sino pegarle una eSe (S) bien grande que indique ser una bolsa de solidaridad, hasta que esta eSe (S) se haga común y popular

 9) PODEMOS REENVIAR ESTE MAIL A TODAS NUESTRAS DIRECCIONES,  (quitándole las direcciones anteriores) YA QUE NO SIRVE PARA NADA QUE UNO O DOS AYUDEN A UNA O DOS FAMILIAS, CUANDO SON MILES LAS QUE CAMINAN POR NUESTROS  DESPERDICIOS.

 Si cada uno nos hacemos cargo de nuestro propio "ciruja", hermano, podremos cambiar algo de esta realidad tan espantosa a que nos han llevado.

10) Si tienen direcciones de medios de comunicación envíenlas también para que ellos sugieran la idea a los que no tienen acceso a Internet. O  impriman  éste para ponerlo en lugares públicos. Últimamente están circulando mails que muestran niños talibanes o niños africanos. Nos duelen, nos ofenden, nos escandalizan.

Hagamos algo por el niño que revuelve la basura en la puerta de  nuestra casa  y que pese al hambre y al frío se resiste a ser un PIBE CHORRO.

 Seguramente si esta cadena funciona, todos podremos sentirnos un  poco más  buenos, mas dignos de ser llamados personas y haremos de nuestra patria, de nuestro barrio una zona liberada de miedo y egoísmo.

 INTÉNTALO AUNQUE SEA UNA VEZ. NO MUERDEN, NO ATACAN, SON NUESTROS HERMANOS  CON HAMBRE . YO LO HICE Y TE VAS A LLEVAR ESE "GRACIAS DON" o "GRACIAS DOÑA"  a tu casa para calentar tu propio corazón.

 Después de haberlo hecho vos, invita a tus hijos a que te acompañen, para ellos será una experiencia para toda la vida. Si logras que este gesto sea  familiar, estaremos inculcando amor y cambiando la cultura.

Hay que aprovechar esta etapa del país que nos ha tocado vivir para llevar a cabo una revolución cultural del amor y cambiar definitivamente el país de la muerte, del enfrentamiento y la miseria por el país de la vida y la solidaridad, una Argentina prospera y feliz donde se reinstale el amor entre nosotros y la gauchada.