Gracias por ayudar

Relato de una experiencia solidaria, como incentivo para imitarla o darles una mano...

 

Radicado desde el mes de Marzo del año pasado en la ciudad de La Falda (Córdoba) – lugar que nos hemos privilegiado con mi esposa – y a los efectos de cuidar nuestro jardín y huerta; el lugar propio para el "reposo del guerrero"  y tal vez para que algún día en el que tendríamos que mudar nuestra osamenta al barrio de los pies juntos.

Pero la realidad de la "indigencia" – una constante en varios rincones del país – tocaba todos los días a nuestra puerta; es entonces que mi esposa se enrola en CARITAS DE ESTA CIUDAD; y a partir del mes de Agosto del pasado año, con otra vecina – enfermera profesional retirada del sistema, con 25 de años de actuación en San Diego (California) – abren un Merendero en un barrio de la periferia.

 Comenzaron con 60 niños de ambos sexos hoy ya cuentan con 107 – la demanda es mayor que los recursos – yo, detrás de la escena, realizando relaciones públicas de "manos tendidas" – es decir, pasando la gorra – harina, azúcar, dulces, quesos, yerba y la materia prima necesaria para suministrar la copa de "leche" de SOJA, que se procesa a "mano". 

Créanme, LA GENTE RESPONDE.

 En cuanto a mis esposa, además del Merendero, ha tomado personalmente tres casos muy puntuales:

Marcos, pie de equino desde su nacimiento. Se le han confeccionado las botitas "compensatorias" y se está gestionando la posible intervención quirúrgica reparadora. Nos han informado que el Dr. Gándara – renombrado traumatólogo del Hospital de Niños de Córdoba – realiza estas operaciones en niños de condiciones "especiales" .

Nahuel, con signos evidentes de malnutrición. Ha sido trasladado con sus padres al Garrahan – todos los recursos se lograron "manguendo" – el diagnóstico fue de mal alimentado, – no desnutrición en ningún grado – la receta “curativa” está compuesta por una lista de alimentos que estamos logrando ¿¿ ????.

Los hermanitos Artaza, Juan Pablo y Deborah: Ambos con cataratas congénitas, Deborah rd sietemesina y padece las consecuencias de un exceso de oxígeno en incubadora, ambos niños están con "tortícolis compensatoria"  y propensos a malformaciones de columna.

Deborah seguirá con uso permanente de lentes, a Juan Pablo se le tratará de operar. También el Dr. Sans – oftalmólogo lugareño – tiene "consideración" por estos casos puntuales.

 El "reposo” se ha convertido en una política de solidaridad y a no dudarlo estamos siendo compensados a pesar del revuelo "político" que estas circunstancias despertaron en los Administradores Municipales y del Departamento Social, cuando el periódico de mayor "tirada" de la Provincia, La Voz del Interior, publicó estos casos.

Cómo ayudar

Desde sugerencias profesionales de médicos hasta el más pequeño envío, todo es bienvenido, aquí las "demandas" son mayores que las "ofertas".

En algunas circunstancias – como la de los hermanitos Artaza – los $$$, Euros o u$s, serían la solución para estos casos puntuales, la confección de las "botitas" de Marcos para "su" pie equino
como así también el tener que cubrir "algunos costos" futuros de las intervenciones de Marcos (Traumatología) y de Juan Pablo (Oftalmología) aunque tenemos cifradas esperanzas en que ambos profesionales no cobrarán honorarios por sus intervenciones.

El envía de ropa, – para niños de 1 a 13 años – no está descartado, ya sea por Correo Argentino, U.P.S. o Andreani.

En alimentos, los no perecederos son de preferencia.

Mi esposa se encuentra en el período de "remisión" de un cáncer de mama y estima que sus ansias de vivir está motivada por la obra que están realizando junto a nuestra vecina. Su formación y condición de creyente practicante, le da la fuerza para seguir esta tarea, que según "parece" le estaba reservada en este "lugar del mundo".

 Para ayudar, escribir a [email protected]