Una oportunidad de ser feliz

Aunque vivimos en una sociedad con nuevas formas de conducta, nuevos modelos y nuevas necesidades, de todas formas buscamos siempre una oportunidad de ser felices...

Creo en los seres humanos; y creo que todos estamos en este mundo para aprender y enseñar, creo en el valor de los niños y en lo que de ellos podemos aprender por su actuar  espontáneo; en los jóvenes por su dinamismo  y su fuerza  al actuar, y en los adultos porque en ellos está el realizar con madurez ejecutando lo aprendido; creo en la vida porque la considero una oportunidad de ser feliz. 

El  Lic. Oscar García, en su columna, comentó una anécdota muy linda que le contó un amigo suyo, y me permití compartirla con ustedes.

“Hace algunos días, saliendo de mi casa, se me acercó un niño pobre, el cual llegó hasta la reja.

Tendría  entre 8 o 9 años, la carita flaca, el pelo sucio la ropa vieja, los pies desnudos, pero lo que más me impactó fue lo que traía en sus espaldas: colgado de sus hombros a otro niño, que habría sido apenas un par de años más chico que él, quien no caminaba.

El niño apoyó, con mucho cuidado, a su “ pequeña carga”  en el borde de la reja, y levantando apenas su cabecita  me miró y me dijo:
– Señor¿ me puede ayudar con algo, me puede dar unas  monedas, si quiere le barro la cochera, le limpio su coche? Yo lo  mire con cara de asombro por el peso que llevaba; entonces le di unas monedas y le pregunté ¿ no pesa  mucho esa carga que llevas? 

Él sin vacilar un momento me dijo: no pesa nada, es mi hermano y el no puede caminar pero yo lo cargo. Y sin dudar lo  volvió a levantar sobre sus hombros, me dio las gracias y se fue”. 

Cuantas cosas podemos aprender los adultos de los pequeños, que no tienen  malicia y con cariño  hacen lo que tienen que hacer.

El amor  de los niños nos muestra el camino a seguir en nuestro actuar de adultos, actuar que muchas veces hemos endurecido por el paso del tiempo y la experiencia en la vida.

El actuar de este pequeño niño me dio una gran enseñanza, pues todos debemos en un momento cargar a nuestros hermanos, sean  quien sean, hasta que ellos puedan caminar o valerse por si mismos, aún a pesar de que tengamos  que cargarlos en nuestros hombros.

Si todos pensáramos por un momento quiénes son nuestros hermanos, los que fueron hechos como  nosotros por un ser superior y les ayudáramos a transitar por la vida.

Si recordásemos a familiares que hace mucho que no vemos, amigos que están solos y necesitan una mano amiga, a un hermano que los apoye con una sonrisa, con una mirada, con un escuchar sus problemas, decirles tan solo “ te quiero”, niños que mueren cada día de hambre de soledad.  

Pero pasan los días los meses y por tanto trabajo nos olvidamos de todo esto.

La paz de la sociedad depende de la justicia: la felicidad de los individuos depende de que puedan gozar en paz todas sus posesiones.

Conserva los deseos de tu corazón. Y escucha el llamado de Dios.

Y recuerda siempre:

DATE SIEMPRE UNA OPORTUNIDAD DE SER FELIZ.
DA UNA SONRISA QUE NO CUESTA NADA Y ENRIQUECE TU ALMA
NO HAGAS A OTROS  LO QUE NO QUIERES QUE TE HAGAN A TI

Este es el resumen de todas las leyes morales, de todas las religiones y las filosofías a lo largo de la historia.

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.