Transporte en Barcelona sin gastar mucho dinero

La ciudad española de Barcelona tiene una red de transporte público grande y barata, fácil de utilizar. Aunque todavía existen algunos pequeños defectos, es generalmente fácil conseguir recorrer la ciudad sin gastar mucho dinero.

A continuación le brindamos algunos consejos para conseguirlo:

·     Tome el metro, que es la manera más rápida y fácil de viajar por Barcelona. Sólo basta saber las estaciones en las que usted quiere bajar o preguntarle al personal que trabaja allí. Así podrá viajar por toda la ciudad sin necesidad de conocer el idioma catalán.

·     Compre los boletos en tiras antes que individualmente, o compre un pase por uno, dos o cinco días para utilizarlo ilimitadamente en las redes de autobuses y metros. Estos boletos se compran en las oficinas de las estaciones o en las máquinas automáticas que se encuentran en la entrada de cada una de ellas.

·     Consiga los boletos que incluyan el cablecarril y las líneas funiculares si usted planea visitar Montjuic o Tibidabo.

·     Tome el autobús si usted prefiere viajar sobre tierra. Es más lento que el metro, pero es más atractivo a la vista. Los autobuses se manejan por códigos de colores: los autobuses rojos permanecen dentro de la ciudad, mientras que los otros lo llevarán hacia los suburbios y alrededores de Barcelona.

·     Pase mucho tiempo caminando, especialmente por el viejo Barrio Gótico y por Las Ramblas. La mayoría de las calles de Barcelona están diseñadas para caminar a pie, y la caminata le brinda la posibilidad de observar la arquitectura, y de disfrutar de la ciudad tranquilamente.

·     Utilice zapatos cómodos para caminar. Algunas de las partes más antiguas de la ciudad tienen calles empedradas y seguramente le dificultarán el paso.

·     Si alquila un auto, siempre guárdelo en estacionamientos. Aunque esta opción no es muy recomendable ya que Barcelona se caracteriza por tener mucho tráfico, por eso el transporte público es la mejor manera de recorrer la ciudad.

·     Intente conseguir un libro de frases o guía turística que contenga traducciones al catalán. La mayoría de los residentes en Barcelona hablan ambos idiomas, pero los carteles y señales están mayoritariamente en catalán y algunos prefieren ni hablar el español.

·     Los residentes de Barcelona tienden a vestirse bien, inclusive cuando se visten ocasionalmente. Raramente usan pantalones cortos en la ciudad. Si usted prefiere mezclarse con la muchedumbre considere llevar adecuada cuando viaje.

·     Solamente la línea del metro L2 tiene ascensores para su acceso. Las estaciones a lo largo de las otras líneas apenas tienen escaleras fijas y mecánicas.

·     Fíjese bien y cuídese de los carteristas y ladrones en el metro, como en cualquier subterráneo de cualquier ciudad. Si usted tiene problemas, todas las estaciones cuentan con una línea telefónica que se comunica directamente con la oficina de la estación.

·     Una forma clásica de robo es que una persona se le acerque con una botella y derrame bebida “sin querer” en su ropa, y entonces otro se ofrece a limpiarlo. ¡Ojo cuando lo limpian! No deje que lo toquen, límpiese usted mismo. Estos y otros trucos son muy comunes para realizar pequeños robos.