Separaciones temporales

¿En qué momento de la relación es conveniente tomar distancia? ¿De qué modo adaptarse a esta situación sin entrar en la desesperación o la ansiedad que produce la falta de pareja?

En determinadas ocasiones, las parejas necesitan un respiro. La decisión de alejarse puede ser la solución esperada ya que la distancia a veces apacigua las aguas y ayuda a ver los conflictos de un modo más objetivo y calmo.

“Muchas parejas deciden separarse por un tiempo y luego retoman el vínculo desde una perspectiva más madura y dispuestos ambos miembros a asumir la responsabilidad de llevar adelante la pareja.

En otras circunstancias, lo que comienza como una separación temporal termina siendo definitiva. Todo dependerá de los verdaderos sentimientos de ambos y de las concesiones que se deseen hacer para que la pareja funcione”, comenta la psicóloga española Eugenia León Moreno.

Los alejamientos transitorios despiertan mucha inseguridad en los cónyuges. “El no saber qué pasará, qué deparará el futuro genera mucha incertidumbre y ansiedad.

Mientras dure este tiempo de distancia, hay que mantener lo más posible la calma y una manera productiva de sobrellevar la espera es trabajar sobre la propia autoestima, sobre aquello que despierte malestar y tampoco está de más distraerse con actividades que hasta el momento no se habían desarrollado”, aconseja la especialista.

Cómo encarar las relaciones temporales

1.- Si la pareja propone un distanciamiento no hay que entrar en pánico. “Esta idea no implica que se quiera terminar con la relación, sino que se necesita un espacio para repensar las cosas.

La distancia sirve para dos cosas: para separarse definitivamente o para reflexionar durante la ausencia del otro sobre lo bueno y lo malo de la relación. Mantener la calma es clave.

Si se está conviviendo en pareja, uno de los dos deberá irse del hogar. Lo más adecuado es que se vaya quien ha tenido la intención de poner una brecha entre ambos, pero todo es negociable y es mejor separarse en buenos términos ya sea por dos días o para siempre”, opina la profesional.

2.- Darse cuenta de las necesidades del otro es fundamental si se quiere llegar a establecer una relación sólida. “Muchas veces formamos pareja desde distintos niveles de necesidades y no se crece de igual modo.

Es importante poder escuchar al otro y tener en cuenta aquello que necesita para funcionar en pareja. Del espacio que se le dé al otro dependerá el éxito de la relación”, sugiera León Moreno.

3.- El tiempo de la separación tiene que respetarse. “Aunque sea complejo de asumir y aceptar lo adecuado es tener en cuenta la distancia y no poner trabas.

Es conveniente prescindir de mensajes, llamadas y apariciones que puedan perturbar la toma de decisiones”, explica la psicóloga.

¿Cuándo es conveniente una separación?

Si se ha agotado el diálogo. Si se han producido agravios. Si en la pareja solamente se mencionan las críticas y las peleas se hacen constantes.

“Estas situaciones generan mucho malestar y lo más conveniente es darse un respiro. El tiempo dirá si el distanciamiento será temporal o definitivo”, finaliza diciendo la experta.

Natalia Fernández, autora del libro “Recuperar Mi Matrimonio”, te ofrece consejos y herramientas para ayudar a las parejas en el desarrollo de una buena comunicación y la resolución de los conflictos que muchas veces llevan a la separación. Encuéntralo haciendo clic aquí