Sea el alma de la fiesta

Y sepa, ¡al fin!, lo que quiere de las mujeres un hombre de más de 40

Principios básicos del buen contador de chistes

1.- Lo primero es conoer vien la hortografia.
2.- Cuide la concordancia, el cual son necesaria para que Vd. no caigan en aquellos errores.
3.- Y nunca empiece por una conjunción.
4.- Evite las repeticiones, evitando así repetir y repetir lo que ya ha repetido repetidamente tratando de evitar repetir.
5.- Use; correctamente. Los signos: de, puntuación.
6.- Trate de ser claro; no use hieráticos, herméticos o errabundos gongorismos que puedan jibarizar las mejores ideas.
7.- Imaginando, creando, planificando, un escritor no debe parecer equivocándose, abusando de los gerundios.
8.- Correcto para ser en la construcción, caer evite en trasposiciones.
9.- Tome el toro por las astas y no caiga en lugares comunes.
10.- Si Vd, parla y escribe en castellano, O.K.
11.- ¡Voto al chápiro! … creo a pies juntillas que deben evitarse las antiguallas.
12.- Si algún lugar es inadecuado en la frase para poner colgado un verbo, el final de un párrafo lo es.
13.- ¡¡¡¡¡¡¡Por amor del cielo!!!!!!!!, no abuse de las exclamaciones!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!.
14.- Pone cuidado en las conjugaciones cuando escribáis.
15.- No utilice nunca doble negación.
16.- Es importante usar los apóstrofe”s correctamente.
17.- Procurar nunca los infinitivos separar demasiado.
18.- Relea siempre lo escrito, y vea si palabras.
19.- Con respecto a frases fragmentadas.

Reflexiones de los 40 (ya pasado más no pisado)

Cuando tuve 14 años, esperaba algún dia tener una novia.
Cuando tuve 16 tuve una novia, pero no había pasión. Entonces decidí que necesitaba una mujer apasionada, con ganas de vivir.
En la facultad salí con una mujer apasionada, pero era demasiado emocional.
Todo era terrible, era la reina de los dramas, lloraba todo el tiempo y amenazaba con suicidarse. Entonces decidí que necesitaba una mujer estable.
Cuando tuve 25 anos encontré una mujer muy estable, pero aburrida. Era totalmente predecible y nunca la excitaba nada. La vida se hizo tan plomiza que decidí que necesitaba una mujer mas emocionante.
A los 28 encontré una mujer excitante, pero no pude seguir su ritmo.
Iba de un lado a otro sin detenerse en nada. Hacía cosas impetuosas y coqueteaba con cualquiera que se le cruzara. Me hizo tan miserable como feliz. De entrada fue divertido y energizante, pero sin futuro.
Entonces decidí buscar una mujer con alguna ambición.
Cuando llegue a los 31, encontré una chica inteligente, ambiciosa y con los pies sobre la tierra.
Decidí casarme. Era tan ambiciosa que me pidió el divorcio y se quedó con todo lo que yo tenía.
Ahora que pasé los 40, me gustan las mujeres con tetas grandes. Y punto.

Gracias Rafael del Valle!

Compartir
|