Sanguijuelas, finalmente reivindicadas

Puede parecer que hablamos de cosas del pasado, pero las sanguijuelas, a pesar de dar un poco de repulsión, pueden tener propiedades curativas asombrosas.
  
  


El lado bueno de las
sanguijuelas

 

Las sanguijuelas se han
vuelto a ganar un respecto que parecía perdido. Las sanguijuelas medicinales (Hirudo
medicinalis) son animales chupasangre que viven en agua fresca. Durante miles de
años, se usaron estas criaturas pequeñas y resbaladizas para chupar sangre
pensando que así se combatían diversas enfermedades. Se las consideraba una
práctica alternativa tanto al drenaje sanguíneo como a la amputación.

 

Actualmente, las
sanguijuelas se siguen utilizando en todo el mundo para curar heridas y
restaurar la circulación en venas y arterias bloqueadas. Este año, la
Administración de Drogas y Alimentos (FDA) autorizó a una compañía francesa a
comercializar a estas sanguijuelas como un insumo médico en los Estados Unidos.

 


Los beneficios de drenar la
sangre

 

Antes de que existieran los
antibióticos, los médicos prescribían tratamientos de drenaje de sangre a
quienes estuvieron afectados por enfermedades graves. En la década del ’40, los
libros de medicina defendían al drenaje de sangre como tratamiento para la
neumonía aguda. Pero la pregunta era por qué este tratamiento funcionaba algunas
veces y otras no. Recién este año, un científico de Chicago descubrió los
motivos.

 

Las infecciones por
estafilococos, causadas por la bacteria Staphylococcus aureus, pueden causar
graves infecciones en la sangre, los huesos y los pulmones (neumonía). Los
antibióticos han ayudado a controlar estas infecciones, pero en los últimos años
los estafilococos se han vuelto más resistentes a los antibióticos.

 

El estafilococo se alimenta
de componentes del hierro, que depreda de los animales que infecta. Obtiene la
mayoría del hierro durante la infección, para continuar creciendo.
Específicamente, prefiere el tipo de hierro que se encuentra en el grupo heme,
la molécula en los glóbulos rojos que ayuda a transportar oxígeno.

 

El drenaje de sangre parece
estancar al estafilococo y demorar su crecimiento. Cuanto menos sangre hay
disponible, más difícil es para el estafilococo rapiñar la cantidad suficiente
de hierro heme para sobrevivir. Los investigadores afirman que el drenaje de
sangre ha pasado de moda, pero la teoría puede llegar a encontrarle usos en la
medicina moderna.

 

Atacar la capacidad del
estafilococo para obtener hierro es una atractiva línea de investigación que
puede crear nuevas alternativas para la terapia contra este tipo de infección.


Si
quieres conocer las hierbas medicinales y cómo
usarlas para la preservación de la salud y la belleza en forma natural
,
inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Hierbas
Medicinales
, haciendo clic
aquí
.