Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Obstáculos a la creatividad

Y cómo superarlos
  

Obstáculos a la
creatividad


Estar demasiado ocupado y demasiado involucrado con un problema  
 
– Tener metas y objetivos contradictorios  
No permitirse a uno mismo el tiempo suficiente para relajarse 
 


  


La
competencia en el mundo actual puede resultar un obstáculo para el
rendimiento creativo. Lo concerniente al progreso en el trabajo o las
oportunidades como opuestos de la estabilidad en el trabajo y la seguridad
pueden afectar las motivaciones para ser creativo en el trabajo.  

Las empresas han encontrado que la creatividad de sus empleados se promueve
cuando la estructura de su organización es menos jerárquica y más democrática
y libre. Éstos son los casos cuando el ambiente facilita la creatividad
aportando observaciones estimulantes. Un estudio sugirió que las señales en el
ambiente mientras se completa una tarea pueden facilitar la visión de la tarea
posterior, sin conocimiento del asunto.   


La
mayoría de los obstáculos a la creatividad puede encontrarse dentro de usted:  
    
– 
Miedo a la crítica  

– Falta de confianza  
– Estado de la mente o del cuerpo (experimentando tensión negativa por
ejemplo)  


El motivo principal que impide el pensamiento creativo es nuestra creencia de
que nosotros no somos creativos.
Mírelo de esta manera. Si usted se dice: “Yo soy una persona
creativa”, entonces usted tiene que tener creencias sobre usted que apoyen
esta identidad.
Si usted se dice, “yo soy simplemente un ser humano ordinario”,
entonces usted tendrá un juego diferente de creencias. Una vez que usted tiene
una identidad particular y una cantidad de creencias sobre usted, usted comenzará
a buscar las habilidades necesarias para expresar su identidad y creencias.
Si usted cree que usted es “una persona para nada creativa”, entonces
no hay ninguna necesidad de aprender cómo ser 
creativo.  
 

Algunas afirmaciones pueden usarse para crear una imagen conveniente de uno
mismo.  
 
La
creatividad es estorbada por un ambiente demasiado agitado que no provee el
tiempo de calma para la reflexión e introspección. 
También se obstaculiza
por:    

un ambiente estéril que hace no se estimulen los sentidos  


exigencias para una rápida producción de resultados.  


palabras ásperas (de otros o de nosotros)  


por reglas rígidas y barreras que nos impiden recoger la información
y/o conectarnos con otros.  


Los medios de comunicación masivos deshumanizadores pueden contribuir a las
limitaciones en la creatividad. Pase menos tiempo sumergido en la cultura
popular (viendo televisión o escuchando  música
pop), o tome conciencia de los quiebres del mundo cotidiano para practicar el
pensamiento creativo.


Otros factores que limitan el comportamiento creativo incluyen:  

 


·        
Estrés. La tensión no sólo es una distracción que agota energías que
podrían utilizarse por otro lado, creativamente. También es mala para la
propia salud.  

·        
Rutinas. Las rutinas o maneras de realizar las tareas tienen su utilidad,
pero permitiéndoles también inmiscuirse en la vida causan que uno limite el
rango de respuestas disponibles y puede llevar al desarrollo del “anatema
de la creatividad”, la “mente burocrática”.  

·        
Creencias. Tener una fuerte creencia en algo no sólo limita nuestra
opciones de respuesta, sino que limita la forma en que percibimos y procesamos
la información del mundo exterior. Podemos “filtrar” información que
se contradice con nuestras creencias y terminar en nuestro propio “túnel
de realidad”, en el cual permanecemos felizmente desprevenidos de mucho de
lo que ocurre delante de nuestros ojos.  


·        
Ego.  Tener una identidad con
un ego fuerte, con una creencia particular, exacerba esta situación y puede
llevarnos a defendernos agresivamente, en detrimento de nosotros, nuestra
creatividad y la sociedad. Esto no implica que uno no debe tener ninguna
creencia, meramente que uno necesita ser muy consciente de las creencias de uno
y sus consecuentes limitaciones.  

·        
Miedo. El miedo a la propia expresión y al juicio de los otros puede
limitar severamente la propia creatividad.

.       
Autocrítica.
El pensamiento negativo y la autocrítica también son factores que limitan la
creatividad individual.