Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Mercado de acciones: ¿el éxito sólo pasa por acertar?

¿Eres de los que piensan que acertar es lo único que debes hacer para tener éxito en el mercado de acciones? Tal vez hayas tenido suerte hasta ahora, pero podrías darte cuenta que nadie acierta para siempre. Si quieres ser un inversor exitoso, necesitarás de algo más que “aciertos”

Comprar acciones, venderlas… ¿y qué más? 

Algunas personas están convencidas de que “acertar” es lo más importante para tener éxito en el mercado de acciones. Pero la verdad es, a la hora de convertirte en un inversor exitoso, que hacer las cosas bien no es todo lo que cuenta. Y esto queda comprobado por el simple hecho de que no siempre harás las cosas bien.  

Tal vez sean malas noticias, pero es la realidad. Y debes escucharla, incluso cuando te hayas encontrado con alguien que asegure haber acertado en el 100% de las veces. Si todavía no te has topado con este tipo de personas, es un hecho que en el futuro lo harás.  

Y cuando esto ocurra, ten cuidado. Cuando alguien te diga que siempre ha tomado las decisiones correctas, en general, existen tres escenarios posibles: 

·         Que estés hablando con el mejor inversor o agente del mundo.

·         Que estés hablando con alguien a quien los libros definen como “principiante con suerte”.

·         Que estés hablando con un mentiroso. 

Analicemos brevemente todas estas posibilidades. El primer escenario, desde ya, es único en sus características. Por suerte, sería fácil de descubrir si estás ante el “gran inversor”. Simplemente, echa un vistazo a su registro de operaciones.  

A menudo, aquellos que vociferan constantemente su corrección disfrutan siendo tema de discusión. Por lo tanto, estarán más que contentos al mostrarte sus registros de operaciones. En caso de que intenten esconderte algún tipo de información, probablemente, no estén siendo del todo sinceros. 

El segundo escenario es mucho más frecuente. Un par de años atrás, cuando cualquier sujeto podía obtener ganancias a raíz de la constante suba de precios de las acciones, parecía que todos eran inversores expertos.  

En los mercados de la actualidad, ya no se ven a todos esos individuos sonrientes pululando por ahí. La mayoría de ellos no pudo volver a abrir los ojos cuando la burbuja explotó. Y muchos de ellos no tuvieron el coraje, o los medios financieros, para volver al juego. 

Por supuesto, el tercer escenario es el más frecuente. En este caso, debes adoptar el mismo abordaje que ante el gran súper inversor. Pregúntales si pueden mostrarte sus registros de operaciones. El mentiroso, desde ya, nunca accederá a tu petición.  

En cambio, intentará convencerte con historias fantásticas. Incluso, posiblemente, resultes fascinado. En cualquier caso, ninguna de estas historias servirá en el momento de hacerlas realidad en el mercado accionario.  

La verdad, sencilla y transparente, es que nadie puede invertir y acertar en todas las ocasiones. Simplemente, no es posible. No obstante, esto no significa que si alguien te dice que nunca pierde, necesariamente, esté mintiendo.  

Depende de lo que realmente quieran decir. Ellos no dicen que nunca pierden en una operación o en una inversión específica. Lo que quieren decir es que nunca cerraron el año con pérdidas. Pero, ¿cómo logran tener ganancias todos los años, incluso cuando, como cualquier persona, pierden en algunas operaciones?  

La respuesta es simple: aciertan más veces de las que se equivocan. Y lo más importante es que cuando no acierta, limitan sus pérdidas. 

Cómo invertir en la bolsa… ¿como en la ruleta? 

Para graficar esto, comparemos el mercado de acciones con el juego de la ruleta. Algunas personas podrían sustituir el uno por el otro con facilidad, ya que asumen que ambos son juegos de probabilidades.  

Otras podrían encontrar esta comparación ridícula, porque ambas actividades son radicalmente diferentes. Pero vayamos a lo que importa de verdad. En cualquier caso, hay algo muy importante que puedes aprender del juego de la ruleta. 

En el juego de la ruleta, las probabilidades están distribuidas en una forma razonablemente regular. Si decidieras jugar constantemente, sólo una pequeña cantidad, digamos 10 dólares, y continuamente jugaras al mismo color, digamos negro, en promedio, deberías acertar 18 de 37 veces.  

Desde ya, estarías equivocado unas 18 veces. Si concientemente juegas de esta manera, es probable que no ganes demasiado, pero tampoco podrías perder mucho.  

Lamentablemente, no puede decirse lo mismo del mercado de acciones. Las probabilidades son un poco diferentes en este punto. Sí, el mercado puede bajar y subir, y no existe el cero, pero hay más factores a tener en cuenta que en el juego de la ruleta.  

Invertir con alta rentabilidad: posible, pero no para siempre 

La misma estrategia que fue descrita en el ejemplo de la ruleta podría funcionar en el mercado de acciones, pero también podría costarte todo lo que tienes. Una parte de ser un inversor exitoso es acertar lo más a menudo posible. Y debes hacerlo aunque no puedas predecir el mercado, al menos no del todo.  

Puedes hacer la tarea estudiando los cuadros de análisis técnicos y efectuando investigaciones dentro de las compañías. Si sabes qué buscar, tus chances de acertar se verán incrementadas sensiblemente. 

En cualquier caso, sigue siendo imposible acertar todas las veces. Y aquí es donde entra en escena la lección del ejemplo de la ruleta. En primer lugar, debes ubicar tus apuestas equitativamente. No te dejes llevar por el impulso de apostar gran parte de tu capital en una operación sólo porque tienes una corazonada.  

Esto puede funcionar de tanto en tanto, pero a la larga o a la corta terminará lastimándote, y muy seriamente. Como ves, no se trata de cuánto haces cuando aciertas, sino de cuánto evitas perder cuando te equivocas.  

Invertir sin riesgo: ¿es posible? 

Tú puedes acertar en el 90% de las veces, y hacer mucho dinero, pero servirá de nada si pierdes todo en ese 10% de las veces que te equivocas. Por supuesto, la diversificación y la ubicación apropiada de los activos pueden protegerte, pero no es así de simple. Debes saber cuándo salirte. 

Por lo tanto, la próxima vez que estés por hacer una operación, pregúntate: “¿Y qué si me equivoco?”. Y luego determina cuánto estás dispuesto a perder y a partir de qué momento saldrás del juego. Una vez que hayas determinado esta regla básica, mantente apegado a ella.  

Incluso en las operaciones que podrían reaccionar justo un día tarde. Pero, a la larga, esto te lastimará menos que perder aquellas acciones a las que te aferrabas desesperadamente, esperando que se recuperaran. Sólo para finalmente descubrir que eso no ocurriría. 

¡ Aprenda cómo ganar más dinero haciendo que el dinero trabaje para usted !! (que es lo que hacen los inversionistas)
Para ello, le invitamos a inscribirse ahora en nuestro curso en Internet para Inversores gratis Aprenda a Invertir y Administrar su dinero